martes, 17 de noviembre de 2020

Los Payasos Planeadores del Plexo Solar.


El fenómeno de los Solar Plexus Clown Gliders (en español: "Payasos Planeadores del Plexo Solar") es poco conocido pero relativamente popular en círculos de discusión sobre el New Age y la parapsicología relacionada a la mente. 

Su origen ocurre en cadenas de e-mails enviadas a fines de los años noventa, que eran enviadas a manera de broma (de manera similar a los correos que involucraban a Teresa Fidalgo, Carmen Winstead o Smile.jpg) y sugerían que ciertas personas podían ser infectadas por entidades extradimensionales solo con escuchar el nombre del fenómeno o ver una serie de fotografías adjuntas al mensaje. 

De manera distinta a los críptidos, maldiciones y demonios; los SPGC eran entidades etéreas y efímeras que operaban de forma similar a Smile Dog, con contaminación memética a través de imágenes y palabras. Se cree que los SPCG se alimentan de la miseria y las emociones negativas, mismas que obtienen al bombardear a sus huéspedes con alucinaciones realistas para atormentarlos y se sugiere que sus poderes producen efectos comparables al de alucinaciones producidas por la metanfetamina o la paranoia de abstinencia. 

Entre estos efectos se incluyen una sensación de fatalidad ominosa, alucinaciones, experiencias extracorporales, paranoia, delirios y psicosis. 


La cultura hindú y las prácticas del New Age sostienen que el plexo solar, es el chakra que contiene emociones positivas y negativas; y es importante porque en él se concentran emociones que incluyen la perseverancia, el deseo de ganar, la ira, la irritación, el egoísmo, la agresividad, la destructividad, la violencia, la crueldad, el resentimiento, la preocupación, la ansiedad y el miedo; entre otros. 

Existen demonios y espíritus en diversas mitologías que se alimentan de estas energías negativas, de ello que para muchos practicantes del New Age sea primordial el limpiar los chakras. 


Historia de los SPCG. 

No existe un origen concreto del término, aunque se sugiere que fue ideado a partir de un concepto establecido por el cineasta David Lynch en su libro de 1973 "Catching the Big Fish: Meditation, Consciousness and Creativity"; donde habla sobre ansiedad, depresión y furia; y la forma en que lidió con ellas meditando. 

En el libro, Lynch explica que a todo ese negativismo le otorgó el nombre del "Suffocating Rubber Clown Suit of Negativity" (en español: Traje sofocador de payaso de goma de negatividad); y lo describía como sentirse metido en un traje sólido y pútrido hecho de goma caliente que desaparece una vez que se medita y recapacita en torno a sus problemas. 

Y aunque se sugiere que en la década de 1980 se popularizó la frase entre círculos de practicantes del New Age, algunos más sugieren a que puede ser parte de un experimento de control mental de la CIA, o algo relacionado al MK Ultra. 


Se volvió más prevalente en la década de 1990, cuando un virus troyano del mismo nombre se diseminó por Estados Unidos y Europa. El virus era de los primeros en usar screamers, pues se activaba al azar y mostraba la imagen de un rostro aterrador de forma rápida; llevando a los usuarios a creer que su PC estaba embrujada. 

Los SPCG se convirtieron en la base para otros memes de fenómenos que se distribuían de manera digital y herían a quien los veía. Ejemplos de estos incluyen una imagen fractal conocida como 'El Perico', el cual incluía una descripción sobre que con solo ver esa imagen producía la muerte; 'Hombre con dona', una fotografía del mangaka Hirohiko Araki comiendo una dona de color azul que podía causar un colapso psicológico en quien los veía; el famoso Smile.jpg, las fotografías de fantasmas y las maldiciones de correos en cadena. Estos fenómenos son denominados 'Basiliscos', en referencia a los reptiles mitológicos que mataban con la mirada. 


El virus SPCG. 

La idea es que al igual que ocurre con ciertas entidades ficticias como Pennywise, los dioses de Lovecraft o SCP-096, el saber de la existencia de los SPCG vuelve a la víctima susceptible a una infección o posesión demoniaca. La idea es que básicamente, el solo recitar las palabras Solar Plexus Clown Glider genera una reacción en el cerebro y el meditar o pensar sobre estas entidades provoca el comenzar a experimentar encuentros con ellas. 

En hilos archivados de 4chan se maneja la posibilidad de que como ocurre con los Basiliscos, los SPCG pueden llevar al desarrollo de un Síndrome Neuroléptico Maligno, en el cual el cerebro comienza a autodestruirse en respuesta a estímulos repetitivos; llevando a la mente a creer que algo muy terrible ha ocurrido y debe responder de manera acorde.

Un ejemplo parecido a este es el del cómic "DCeased", de DC Comics. En él, un virus tecnológico creado por el villano Darkseid y distribuido por el superhéroe Cyborg hace que toda persona expuesta a un dispositivo conectado a internet se transforme en un zombie poseído por la ecuación antivida mediante la contemplación de una pantalla en la cual dicha ecuación es transmitida de manera viral.

Y aunque los SPCG no son tan mortíferos como el virus en "DCeased"; actúan con principios similares de acuerdo al mito, distribuyéndose por la internet mediante un conjunto de palabras o imágenes que afectan el cerebro y los chakras; permitiendo que estas entidades o transtorno puedan manifestarse. 

Una de las supuestas imágenes que ocasionan el contagio de SPCG.

El ejemplo más conocido es el del presentador del podcast de Dead Rabbit Radio, Jason Carpenter, quien tras investigar sobre estos seres empezó a ver lo que describe como una cobra gigante en los pasillos de una corte. Luego de este fenómeno, Carpenter experimentó ansiedad y una degradación en su calidad de vida; por lo que considera a los SPCG como un parásito memético que existe solo para perpetuar el sufrimiento humano. 

Además de la cobra vista por Carpenter, los SPCG son reportados con la forma de payasos o mimos demoniacos comparables a Pennywise o el Joker, pero hay quienes sostienen que realmente son entidades similares a babosas o serpientes hechas de sustancias más allá de los límites de la tercera dimensión; algo similar a los Black Stick Men o el fenómeno de la Gente de Sombras. 

Finalmente, se sugiere que además del virus troyano y la palabra en sí, se puede ser infectado mediante un conjunto de imágenes en blanco y negro que deben ser vistas en orden para desatar un efecto de locura; e incluso se dice que existe una frecuencia de sonido específica que ocasiona la infección inmediata por los SPCG. 


¿Qué es en realidad?

La verdad aceptada, es que los SPCG no son más que una leyenda urbana sobreviviente de los días antiguos del internet y los correos spam de aol.com. Por ende, es el progenitor a ideas como El Perico, El hombre con dona, Smile.jpg, SCP-096 y el basilisco de Roko; entre otros. Una especie de versión digital del mito de Bloody Mary. 

miércoles, 16 de septiembre de 2020

Cabezas de Cámara - La creepypasta perdida.

Como muchos lectores sabrán, existe una popular clasificación de 'medios perdidos' en internet. Material que ya sea por falta de interés, la caída de un sitio o cuestiones legales de algún propietario intelectual; resulta muy difícil de encontrar o de plano inexistente. 
En este apartado podemos hablar de dos tipos distintos: 
Medios legítimos, es decir contenido real y cuya existencia puede ser corroborada por personal involucrado en su creación; por ejemplo el infame storyboard perdido de Rugrats, el capítulo para adultos del Laboratorio de Dexter o las grabaciones del suicidio de Christine Chubbuck y la muerte de Steve Irwin. En este caso, el medio resulta real y en ciertos casos, como en el del capítulo del Laboratorio de Dexter; incluso ha sido presentado en sitios web como YouTube, o destruido como pasó con la cinta de Steve Irwin.
Medios falsos, supuesto material con propiedades anómalas y que es fuente de creepypastas; como ocurre con el Suicidio de Calamardo, Dead Bart, Candle Cove o Amigos de la Fe. Aquí es fácil determinar su falsedad, y las supuestas copias existentes son trabajos de fans muy bien hechos o referencias hechas por los creadores. Por ejemplo, Candle Cove fue convertido en la temática de la primer temporada de la serie de ciencia ficción Channel Zero y el Suicidio de Calamardo fue referenciado en un capítulo de Bob Esponja. 
Pero hay materiales perdidos que resultan inclusive aún más dudosos. Por ejemplo, la creepypasta de Cameraheads o Cabezas de Cámara; una historia de horror supuestamente elaborada en los primeros años del foro /x/ de 4Chan, de manera similar a la fundación SCP, The Grifter o los Heraldos de la Perdición. 
La diferencia sin embargo, es que al parecer no hay una versión fidedigna del tema donde se originaron, ningún usuario de 4chan cuenta con una copia del tema e incluso los más veteranos de /x/ son incapaces de decir cuando se originó realmente. 
Hablamos pues, de una creepypasta mucho más antigua que Slender Man, el Rastrillo, Smile Dog, Jeff the Killer y cualquier otro de los seres que durante la última década han empezado a pulular en internet. Y de manera más perturbadora, nadie recuerda qué ocurrió con ella pese a que muchos tienen memorias de haberla leído.

La historia.

Post del 2014 preguntando por la existencia de la creepypasta.
La historia más aceptada, recopilada a través de sitios como la wiki de Creepypasta, Lost Media, Reddit, 4chan y algunos foros de terror; trata de un hombre posteando en 4chan, describiendo como encontró una mochila rota junto a un montón de libros mientras caminaba hacia su casa. Entre los libros se encontraba una nota en la que se leía "Maté a un Cabeza de Cámara"; y el autor supuestamente comienza a investigarlos, solo para percatarse de que en realidad son los Cabezas de Cámara quienes lo investigan. 
Con cada post, el autor parece empezar a perder la locura de manera progresiva, detallando a las criaturas como seres paranormales similares al Rastrillo y Slender Man en su forma de operación. Como un dato interesante, los Cabezas de Cámara son mucho más viejos que esos personajes, y un post se dedicaba a detallarlos como entidades biomecánicas similares a los diseños de HR Giger o el hoy extremadamente popular Sirenhead. 
Aunado a esto, en el tema se postearon una gran cantidad de fotografías, documentos y videos que daban a entender que se trataba tal vez de un ARG como el posterior Marble Hornets o la Fundación SCP. 
/x/Wiki.
Se sabe que había un artículo de los Cameraheads en /x/wiki, un depositorio de temas populares entre los usuarios de /x/; y que este aparecía en el apartado de 'Bullshit', descrito como "El Cáncer que está matando a /x/, un término que aplica a trolls y memes que han sido posteados muchas veces". 
El artículo en /x/wiki era supuestamente muy completo, con galerías de fotos y transcripciones de documentos sobre los Cabezas de Cámara. La wiki terminó perdiendo popularidad y con el tiempo se modificó como los Registros Akáshicos; con mucho material siendo borrado, incluida la creepypasta de Cabeza de Cámara.
Los usuarios de /x/ han intentado recuperar el artículo robado, y aunque con el tiempo han ocurrido temas de gente incrédula sobre la existencia de la creepypasta; el hecho de que en Wayback Machine se pueda acceder a la página que lista Cabeza de Cámara en el apartado de 'Bullshit' en /x/wiki, efectivamente confirma que es algo real y no una historia meta como Gozu. 
La evidencia.
Desafortunadamente, no hay una forma de obtener copias de los archivos en los primeros años de 4chan. Los hilos más accesibles de los /x/ archives actuales son del 2014, época en que resucitó el interés por la historia y se le otorgó estatus de medio perdido. 

En un tema que data del 27 de mayo del 2018, un usuario escribe lo siguiente:
"Cabeza de Cámara es una creepypasta muy vieja. Un tipo encuentra una nota que dice 'maté a un Cabeza de Cámara', evidencia de una pelea y una cámara rota. De ahí, se convierte en un descenso hacia la locura con estos seres infestando su vida. Es como las pastas de SCP, Arizona o la Cabaña y los Muñecos. Por un momento fue la única pasta en la /x/wiki y era un críptido principal e importante como los Acechadores de Texas. Creo que ambas han sido olvidadas y la historia de Cabeza de Cámara fue removida. Había unas fotos raras y con imperfecciones."

A inicios del 2020, un usuario de 4chan descubrió lo que parece ser uno de los videos del ARG original, el video titulado 'Camerahead' fue subido en el 2009 por el usuario kotyakov, y es el único video en esa cuenta. 
La descripción reza 'video extraño que estaba en un minidv que encontré en una barranca cerca de mi casa'. El video muestra principalmente estática junto a varias imágenes borrosas. Casi al final, aparece una figura enmascarada que sonríe y vuelve a desvanecerse en la estática. Usuarios de ObscUrban Legend Wiki han contactado a kotyakov preguntándole por la procedencia del video, pero no han recibido respuesta. 
El rostro en el video de kotyakov. 

viernes, 19 de junio de 2020

Dinosaurios en el oeste.

Una parte fundamental de la criptozoología es el estudio sobre la existencia de especies que de acuerdo con la ciencia, deberían estar extintas desde hace millones de años. Así es que durante décadas, criptozoólogos de todo el mundo han investigado reportes de encuentros con animales como el tilacino, el perezoso gigante, el tigre dientes de sable o el mamut lanudo; siempre amparados en el redescubrimiento de organismos Lázaro, por ejemplo el celacanto, la tuatara o algunas especies de tiburones de agua profunda. 

De forma más sorprendente todavía, algunos investigadores sugieren que evidencia arqueológica de diversas culturas, tanto representaciones como figuras mitológicas, podrían implicar la existencia de dinosaurios; y no aves, si no grandes saurios que por alguna razón han permanecido sin cambios desde el cretácico superior, pese a la falta de evidencia paleontológica sobre su existencia arriba de los límites de la frontera K-T en el registro geológico.
Nombres que incluyen al Mokele-Mbembe, el monstruo de Loch Ness, el Kasai Rex y el Ropen son adjudicados a oscuros bosques tropicales en África, montañas inhóspitas en Papua Nueva Guinea o profundos cuerpos lacustres. Pero como ya se ha hablado anteriormente en esta página, existen casos de dinosaurios vistos en lugares inusuales, sitios que uno daría por explorados en su totalidad debido al amplio desarrollo urbano. 
Esta es la historia de los dinosaurios del medio oeste americano.

Los Dinosaurios del Río. 
Eel estado de Colorado son populares las historias de los 'dinosaurios de río' o 'mini T-Rexes'; animales con la apariencia de terópodos del tamaño de un jaguar, de piernas largas y brazos cortos que evocan la apariencia de monstruos antiguos como el Tyrannosaurus Rex o el Tarbosaurus.
Su sobrenombre más popular, dinosaurios de río, proviene de que casi todos los avistamientos han tenido lugar en las inmediaciones del río Colorado y otros cuerpos de agua; y han sido fotografiados en diversas ocasiones, aunque siempre bajo condiciones que impiden una imagen clara como ocurre siempre con avistamientos criptozoológicos. 
Una anécdota presentada por la North American Bio Fortean Review habla de un hombre que montaba cuatrimotos con un amigo en la costa del río Colorado cuando encontraron a una criatura inusual en su camino; y la describe con el aspecto de un reptil bípedo de metro y medio de largo, de color verdoso con granjas negras en la espalda y coloración naranja en el vientre. El animal caminaba en sus dos patas traseras, a la vez que las delanteras eran mucho más cortas y presentaban tres dedos terminados en garras curvas. 
El hombre logró tomarle unas cuantas fotografías que fueron enviadas al cirptozoólogo Chad Arment; pero cabe aclarar que son de muy baja calidad y podrían ser falsificadas con un dinosaurio de juguete. 
Chad Arment también ha mostrado una fotografía en la que aparece un hombre sin identificar, el cual sostiene un rifle en una mano y una especie de dinosaurio similar al Compsognathus en la otra. No se sabe mucho de la fotografía, más allá de que fue 'tomada en algún lugar de Colorado'; pues Arment no ha logrado ubicar a la persona que la envió originalmente.
En el año 2001, otra persona le contó a a un criptozoólogo sobre su encuentro con algo que a primera vista pensó podía ser un ciervo, pero que al emerger de la espesura de un pastizal se reveló como una especie de cruza entre un cocodrilo y una grulla; de un metro de alto, con un cuello largo y delicado, y una larga cola que representaba la mitad de su longitud. 
La testigo señala que el 'dinosaurio' corría graciosamente en dos patas de manera similar a la de un correcaminos. 

El depredador misterioso.
Durante la década de 1930, existió la leyenda de que en Pagosa Springs en Colorado se vio a un grupo de dinosaurios pequeños, los cuales iban acompañados de uno mucho mayor y que tras ser abatido a tiros por un granjero local; fue medido con más de dos metros de longitud y al que se le adjudicaron una serie de ataques contra ovejas en meses anteriores. 
El ser fera de color gris, con una cabeza como la de las serpientes, una larga cola como la de los varanos, poderosas patas traseras y patas similares a las de los pollos. 
De acuerdo con habitantes de la localidad, el animal fue puesto en hielo y enviado al museo de Denver, más no existen registros oficiales de la institución de haber recibido tal muestra. 
En la revista Rocky Mountain Empire de 1982 se detalla otros encuentros con estos dinosaurios; los cuales eran vistos corriendo a través de autopistas rurales e incluso en algunas cavernas de la localidad.

El Raptor de Mesa Verde.
En abril de 1996, una habitante de la comunidad de Mesa Verde en California, clamó haber visto a un gran lagarto de metro y medio de largo por uno de alto; parado sobre sus patas traseras y corriendo a gran velocidad a través de su jardín, en dirección a un estanque. La mujer no sabía de qué se trataba, e incluso luego de ver un libro sobre los reptiles que habitaban el área no pudo identificar al animal. 

Y así como estos, hay decenas si no es que cientos de relatos más, cada uno con sus variaciones únicas. Georgia tiene por ejemplo una historia previamente relatada en este blog, sobre el encuentro de un joven y su abuelo con un grupo de 'raptores' similares a los de las películas de Jurassic Park. En Oklahoma se habla de más raptores que merodean las planicies en busca de ganado y ciervos; a su vez que en Texas se habla de una especie denominada como el 'Boomer' o Tronador de la Montaña. 
Según la leyenda, los tronadores miden hasta dos metros de alto, asemejan al Tyrannosaurus Rex más que a un dromaeosaurio, y emiten poderosos rugidos que han sido descritos como el sonido de truenos a la distancia. Como un dato interesante, existe un reporte de 1970 en el cual un automóvil fue perseguido por uno de estos seres. 

A diferencia de Pie Grande, el Mothman o los gatos anómalos; la presencia de los dinosaurios de río, raptores y mini T-Rexes parece concentrarse en una sola franja de tierra; nunca yendo a los estados norteños, bosques o regiones costeras y hacen pensar que efectivamente podría seguir existiendo una población de terópodos que cazan en las planicies y se mantienen cerca de cuerpos de agua. 
Las explicaciones al respecto van desde mascotas como varanos o caimanes que han sido liberados o escapado de sus dueños hasta inusuales correcaminos de gran tamaño, avestruces y emús de alguna granja cercana. Pero coincidentemente, estos seres son descritos como animales escamosos o con plumaje irregular y primitivo.
Otra posibilidad es la de una especie desconocida de lagarto, pues es sabido que algunos reptiles pueden correr a dos patas por distancias cortas.

Inkanyamba - La gran serpiente de la tormenta.

En la mitología Xhosa de Sudáfrica, la Inkanyamba es un ser gigantesco descrito como una gran serpiente con cabeza parecida a la del caballo y que vive en las cataratas Howick, así como otros cuerpos de agua en la región. Es tan antiguo que aparece en pinturas rupestres de yacimientos arqueológicos a lo largo de la región Kwazulu, donde de acuerdo con antropólogos e historiadores, es visto como una encarnación de la lluvia y la tormenta, debido a su asociación con las feroces tormentas veraniegas que azotan el sur de África pues es en esa época cuando es visto más comúnmente.
Los Xhosa creen que el Inkanyamba vuela por los cielos una vez cada año, tomando la forma de un gran tornado mientras busca a una hembra de su especie. 

Aún en la actualidad, los pobladores descendientes de las tribus Xhosas de Sudáfrica reverencian y temen el poder de la Inkanyamba, y las supersticiones en torno a esta se hacen presentes en cada temporada de lluvias. 
Por ejemplo, se cree que las ráfagas de viento en una tormenta son producidas por una Inkanyamba macho, volando frenética con la intención de aparearse. Otros sostienen que las casas con tejados reflejantes de zinc o de color azul pueden llamar a la serpiente, porque puede considerar el reflejo como si de la superficie del agua se tratase, y por ello intentará zambullirse en ella. Ejemplo de esto fue la destrucción de una escuela y un campamento en la localidad de Hogsback por un tornado anómalo en el año de 1998.
En la mitología Xhosa, las colas de los tornados son
atribuidas a la presencia de la Inkanyamba.
En Hogsback y otras comunidades Xhosa, los habitantes venden figurines con forma de tornado y de serpiente, estos últimos basados más en dragones y dinosaurios; pues se cree que ningún ser humano ha visto claramente a la Inkanyamba, ya que es invisible. 
Estas figuras implican un alto grado de respeto hacia la criatura, ya que los ancianos de las comunidades continúan narrando la leyenda y haciendo hincapié en la naturaleza destructiva y letal de la gran serpiente, a la que debe tratarse con respeto. Los niños son enseñados a no pronunciar su nombre en voz alta, pues esto podría invocarla y desatar su ira. Incluso, los vendedores de figurines se refieren a sus piezas como 'tornados', y evitan usar el nombre de la serpiente por temor. 
E incluso en años recientes, los habitantes de las regiones de Ingwavuma y Pongola han culpado a la Inkanyamba por un misterioso y devastador fenómeno atmosférico en 1998, en el cual miles de personas resultaron damnificadas y hubo decenas de muertos.

¿Qué es el Inkanyamba? 
Pitón de roca africana (Python sebae). 
En esa región de África habitan dos grandes especies de anguila de agua dulce, la Anguilla Mossambica y la Anguilla Marmorata; las cuales pueden crecer hasta casi dos metros de largo y podrían ser una explicación para la identidad de la Inkanyamba. 
Los nativos Zulu y Xhosa niegan que esto sea así, pues la gran serpiente es mucho mayor a las anguilas y tiene poderes sobrenaturales. Otras explicaciones dadas son la de una especie de serpiente acuática constrictora desconocida, parecida a la pitón de roca africana o un saurio sin extremidades como las Amphisbaenas. Expertos en criptozoología sugieren que de ser real, la Inkanyamba sería un reptil enorme que habita las inmediaciones del río Mkomazi, las cataratas Howick, la presa Midmar y algunas presas en las tierras centrales de Sudáfrica y Zimbabwe. Puede ser territorial, debido a historias en las cuales se ha visto a dos Inkanyambas luchando entre sí de manera parecida a la de los cocodrilos. 

La fotografía. 
Una de las fotografías publicadas en 1996. 
La Inkanyamba se volvió famosa a nivel mundial en 1996 cuando un periódico sudafricano ofreció una recompensa a cualquiera que pudiera presentar evidencia fotográfica de la criatura; y dos imágenes fueron publicadas al poco tiempo de ello, aunque no se daba una indicación clara de la apariencia del animal y con el pasar de los años se consideró que ambas eran falsas. 
En esa época se dijo también que los pobladores del río Mzintlava eran atacados constantemente por otro saurio carnívoro con una probóscis, llamado Mamlambo o 'Devorador de Cerebros'. 
Esto llevó a la creación de un rumor en el cual el gobierno sudafricano supuestamente planeaba en capturar al animal que vivía bajo las cataratas Howick y así moverlo a un área protegida para salvaguardarlo de la extinción. Los Zulus se opusieron tajantemente, no por motivos culturales o de preservación ecológica; más bien porque temían que el gobierno no pudiese lidiar con la ira de la Inkanyamba y el hacerla enfurecer solo resultaría en la masacre de cientas de personas en las aldeas cercanas. 

miércoles, 10 de junio de 2020

La anémona.

Esta historia es supuestamente verídica, tomada del diario de un oceanólogo e investigador cuyo nombre permanecerá en el anonimato por decisión de su familia. No he visto las páginas del diario en persona, pero estoy tratando de conseguirlas. 
Por el momento, disfruta una versión resumida.

-Fecha sin especificar.
Acabo de escuchar a un cachalote en el  hidrófono. Muy inusual en esta área y época del año. La frecuencia es un puñado de hertzios más baja de lo normal. ¿Posible nueva subespecie?

-Fecha sin especificar. 
La manada está inquieta. Todavía escucho al cachalote. Hoy no he visto a Marv, espero que el viejo esté bien.

-Fecha sin especificar.
La manada continúa agitada. Segundo día al hilo sin ver la vieja aleta dorsal llena de cicatricez de Marv. Me empiezo a preocupar. 

-Fecha sin especificar.
Escuché a Marv en el hidrófono. Que bueno saber que está bien.

-Fecha sin especificar.
Sigo escuchando a Marv en el hidrófono. Suena angustiado. La manada continúa agitada.

-Fecha sin especificar.
Si esto sigue así, voy a tener que submergirme y buscarlo.

-Fecha sin especificar.
La manada está extremadamente agitada. Me empujaron a la superficie cuando quise bucear.

-Fecha sin especificar.
(Ilegible)

-Fecha sin especificar.
No sé si debería escribir esto. Siento que me estoy volviendo loco. Eso que vi no puede ser real.

-Fecha sin especificar.
Está matando a los salmones. No se los come, solo los deja flotando para que se pudran. Las ballenas no quieren comerse a los salmones y creo que no tardará para que mueran de hambre.

-Fecha sin especificar.
El hijo de puta empezó a cantar otra vez. 

-Fecha sin especificar.
Tengo que bajar y tratar de detenerlo. Sé que no estoy loco. Voy a escribir lo que pasó en mi última inmersión, en caso de que algo salga mal.
>Usé el hidrófono para triangular el punto de donde venían los llamados de Marv. Revisé la profundidad, me vestí y me sumergí. La manada intentaba empujarme a la superficie, pero seguí nadando hacia abajo y eventualmente se detuvieron, rodeándome a la distancia y haciendo sonidos tristes que nunca antes había escuchado en orcas. Continué, determinado a encontrar a Marv y llegar al fondo de lo que estaba pasando. El pobre bastardo. Luego de cierta profundidad, la manada dejó de seguirme y siguieron nadando en círculos; llorando de esa forma extraña.

>Llegué al fondo, pero no pude ver a Marv de inmediato. Lo escuchaba, pero sin ver su ubicación. Sonaba como si estuviese a mi lado, aunque no podía verlo. Me di cuenta de que eran los muros del canal haciendo rebotar el sonido a mi alrededor. Seguí buceando y finalmente lo encontré: Flotaba, inmóvil y atrapado en una especie de sustancia traslúcida.
Parecía inconsciente, pero todavía podía escucharlo. Debía ser imposible que continuara con vida luego de estar tanto tiempo bajo el agua, pero seguía vocalizando. Tomé mi cuchillo y traté de cortar lo que en ese momento creí era plástico de algún tipo. 
Al instante que mi mano tocó esa cosa, fui golpeado por un fuerte dolor en mi brazo que se extendió al resto de mi cuerpo. Vi estrellas y cuando recuperé la consciencia, estaba flotando inmóvil junto a Marv. 
Nunca he estado más asustado en mi vida. Lentamente, sentí un tentáculo que se había enredado en mi brazo, jalándome al fondo. Mis intentos por ver qué había debajo fueron en vano, ni siquiera podía mover los ojos... y esa cosa seguía arrastrándome, girando mi cuerpo hacia él. 
Conforme apareció el fondo del océano en mi campo de visión, noté que algo estaba horriblemente mal: En lugar de arena y rocas, el fondo pulsaba y se movía como una alfombra de gusanos; y un filamento que emergía de esa masa de arena viviente era lo que me jalaba. Podría describirlo como una especie de anémona gigante, extendiendo sus tumores bulbosos en dirección a mí. Era jalado centímetro a centímetro, de la misma forma que un pescador haría con un pez que acaba de morder el anzuelo.
No podía llorar, ni siquiera cerrar mis ojos. Solo mirar como esta cosa me atrapaba como un pez. El cabrón se tomaba su tiempo, tal vez porque le gustaba la idea de marinar a su comida con el sabor del miedo. Y estoy seguro que hay peores formas de morir, pero esta debía ser una muy arriba en la escala. 

Entonces, la toqué finalmente. Todavía puedo recordar la sensación.
Miles de apéndices parecidos a las antenas de un caracol, picándome los brazos y el rostro. Se sentían como papel de lija. Jalándome. Seguía paralizado, pero dentro de mí, gritaba al tope de mis pulmones. La masa me continuó jalando con un movimiento constante, cada pulso llevándome más y más profundo en el océano.
Creo que acepté que estaba muerto para cuando la criatura sumergió mi cabeza en su cuerpo. Todo lo que podía escuchar era como raspaba contra mi máscara, metiéndome más y más dentro de su enormidad.No sé si me desmayé o quedé catatónico, porque de pronto recuperé la consciencia y ya estaba flotando en una nube de sedimentos lodosos. Todo a mi alrededor eran los mismos tentáculos y antenas bulbosos, pero ya no eran una masa; si no un cardumen o un enjambre que se movía sin dirección. Me tomó un segundo el recuperar mi calma. En ese momento, algo muy grande me rozó.
Si no siguiera paralizado, seguro me habría cagado encima. La figura volvió a tocarme, era una silueta enorme que desplazaba el agua violentamente a su paso. Los tentáculos del fondo eran arrancados del suelo marino cada que la sombra se movía.

Escuché una llamada.
Una ballena. Shae, una de las hembras de la manada. 
Más sombras grandes descendieron al fondo, y en cuestión de momentos el resto del grupo se le había unido. Las ballenas se lanzaron en picada, emitiendo vocalizaciones que jamás había escuchado; y la anémona disparó varios filamentos como el que nos había atrapado a Marv y a mí; pero los animales los esquivaron y continuaron barriendo el fondo, lanzando nubes de sedimento y tentáculos por todos lados. 
Sentí que Shae y otras ballenas me alzaban hacia la superficie poco a poco. Después de una hora flotando, pude moverme lo suficiente para trepar de vuelta al bote. Shae soltó un chillido alegre al ver que ya estaba a salvo. 
Supongo que lo que sea que está allá abajo no es fanático de que le roben el almuerzo, así que por eso mata a los salmones. No sé qué haré, pero primero muerto que dejar que las ballenas pasen hambre.

Esa es la última entrada en el diario, y el escritor se encuentra aparentemente desaparecido o muerto. 

martes, 12 de mayo de 2020

El monstruo de la caña de azúcar.

De las historias relacionadas a la criptozoología y la actividad OVNI, el caso del monstruo de la caña de azúcar es poco conocido aún entre los investigadores y conocedores del tema; debido a su escasa difusión en comparación a otras criaturas paranormales como el Mothman, el Monstruo de Flatwoods o el Demonio de Dover.

El incidente se hizo famoso gracias al investigador OVNI Albert Rosales, quien detalló el encuentro en una noche de 1915 entre un par de guardias de una plantación de caña y una bestia que parece salida de la imaginación febril de algún escritor como H.P. Lovecraft o H.G. Wells.
Rosales narra que esa noche, los dos guardias montaban a caballo en torno a un campo de cañas; y se encontraban llegando a una curva cuando sus monturas se detuvieron de golpe y comenzaron a reaccionar de forma bastante alarmada, resoplando y relinchando. Los hombres intentaron calmar a los animales, y al hacerlo, lograron divisar algo más adelante en el camino; una especie de 'costal' blanco en el pasto junto al sendero de terracería.
Algo en ese bulto alarmaba a los caballos, así que decidieron investigar. Sin embargo, al acercarse más al extraño objeto; los hombres retrocedieron de golpe cuando este comenzó a moverse de forma similar a un gusano o una oruga; arrastrándose hacia ellos y los caballos. Uno de los guardias sacó un revólver y abrió fuego contra el bulto.

Lo escalofriante es que, como si se tratara de una mala película de ciencia ficción, el bulto pareció hincharse y crecer de tamaño con cada disparo que recibía; llegando a medir tanto como los caballos que continuaban debatiéndose detrás de sus jinetes. Los guardias intentaron subir y cabalgar de vuelta a la casa principal de la plantación para dar alerta de lo que ocurría; pero los caballos, ya sea por terror o algo más, sencillamente se quedaron congelados y con los ojos fijos en el bulto. 
Temiendo lo peor, los guardias optaron por abandonar a los caballos y echar a correr. 

Una vez de vuelta en la oficina de la plantación, discutieron por horas y llamaron a la policía; la cual por las condiciones precarias de la campiña cubana, llegó al amanecer. Ya acompañados por oficiales armados, los guardias volvieron al punto del camino donde la noche anterior habían divisado a tan espantosa aparición; imaginando que la hallarían ahí junto a los pobres caballos.
Sus miedos resultaron pobremente infundados, pues solo encontraron a los caballos sanos y salvos, pastando a un costado del camino y ningún rastro del extraño ser en forma de costal. Revisiones posteriores por parte de veterinarios revelaron que los caballos no habían sufrido daño alguno, y que lo único que podía apoyar la historia de los guardias; era un ligero rastro de tierra removida en el camino; como la que dejaría alguien al arrastrar algo por ella. 

Del monstruo de la caña de azúcar, no se volvió a saber jamás.

El Simio Marino de Steller.

George Wilhelm Steller fue un zoólogo, botanólogo y explorador que vivió durante el siglo XVIII, y por cuya importancia se le considera parte esencial en el estudio de la historia natural del estrecho de Bering y las costas de Siberia y América del Norte. 
En 1740, comandó una expedición que atravesaría el estrecho entre la península de Kamchatka en Siberia y la costa occidental de Alaska; y durante este trayecto descubrió seis especies de animales marinos y aves, entre ellos la vaca marina y el cormorán moteado (ambos extintos en la actualidad debido a la pesca excesiva), y varias especies de leones marinos y águilas pescadoras. 
En base a sus observaciones, Steller publicó el libro "De Bestiis Marinis" (Sobre las Bestias del Mar), el cual detallaba la fauna del estrecho de Bering. Pero es entre las notas sobre la vaca marina, el cormorán, la nutria marina y otros ejemplares locales; que Steller describe un animal extraño: el Simio Marino. 
George Wilhelm Steller (1709-1746)
Steller describe lo siguiente mientras su exploración recorría las islas Shumagin del archipiélago Aleutiano, en la costa suroeste de Alaska:

"El 10 de Agosto encontramos un animal marino muy inusual y desconocido, del cual daré una breve descripción fue lo observamos por dos horas: Medía aproximadamente dos brazadas de largo, su cabeza era como la de un perro con orejas puntiagudas y erectas. De sus labios colgaban bigotes. Sus ojos eran grandes; el cuerpo era largo, grueso y redondo, volviéndose más delgado conforme se llegaba a la cola. La piel parecía cubierta de pelo grueso, de color gris en la espalda pero de un blanco rojizo en el viente; aunque en el agua el animal parecía completamente rojo como una vaca. La cola se dividía en dos aletas, de la cual la superior era lo doble de largo que la inferior. Nada me sorprendió más que no poseía patas delanteras; más en su lugar contaba con aletas.

Por dos horas nadó cerca a nuestra nave, mirando con admiración a la embarcación y a nosotros. A veces se acercaba tanto que podríamos haberlo tocado con un palo, pero tan pronto como alguien lo intentaba, se alejaba. Se alzaba a un tercio del agua, como si fuera un hombre, y permanecía así por varios minutos. Luego de mirarnos por media hora, se hundió como una flecha bajo la nave y emergió del otro lado; haciendo lo mismo unas treinta veces más. El animal recogió un pedazo de alga y empezó a jugar con él, haciendo tales trucos y juegos que nos hizo reír. Luego de varios saltos entretenidos, finalmente se fue al océano y no volvió a emerger. Fue visto después, varias veces en diferentes puntos del mar."

¿Qué era el Simio Marino?
Reconstrucción basada en el texto de Steller.
Durante siglos, los criptozoólogos han tratado de descifrar la identidad del animal visto por Steller, llegando a la conclusión de que no existe un animal reconocido por la ciencia bajo ese aspecto y que lo hostil de las condiciones climáticas de Siberia y Alaska permite que tal animal pueda existir sin ser descubierto. 
Los escépticos sugieren que Steller pudo haber fallado al identificar a una especie de nutria o foca, pero cabe mencionar que alguien con sus conocimientos y experiencia no podría haber errado tras ver a la criatura por dos horas, en especial considerando que se trataba de un encuentro a corta distancia. 
Sin embargo, algunos han notado que la existencia del simio marino pudo ser una sátira o parodia dirigida al capitán del barco de Steller, pues durante el texto usa el término Simia marina danica o 'Simio de mar danés' y se ha creído que fue utilizado para burlarse del capitán Bering, el único danés en la nave. 
Foca leopardo (Hydrurga leptonyx)
En la investigación de Mackal en base a los textos de Steller, se sugiere que el animal podría haber sido una foca; tal vez una que no hubiese sido descubierta hasta entonces (haciendo énfasis en que la fauna del estrecho de Bering no había sido catalogada). 
Esta opinión sin embargo, es descartada debido a la falta de aletas o patas delanteras en el animal, pues todos los mamíferos marinos siguen un plan corporal parecido. Aunque se ha manejado que igual podría ser una deformidad congénita en una foca, o que podría nadar con las aletas pegadas firmemente hacia el cuerpo de manera parecida a la de la Foca Leopardo, aunque las Focas Leopardo solo existen en el hemisferio sur. 
Mackal también plantea la posibilidad de que se tratase de una especie única y desconocida de mamífero marino y no necesariamente parte de la familia de las focas. 

Para este punto, también debe considerarse que Steller no tuvo una observación idónea, pues dos partes del cuerpo del animal estaban ocultas bajo el agua y a una distancia considerable del barco. Sobre las aletas delanteras, Steller hizo énfasis en que no era que no existiera, si no que no podían ser vistas. 
Los zoólogos que han investigado el famoso Simio Marino insisten que puede ser un oso ártico marino, Challorhinus ursinos; especie de foca que posee una cabeza caniforme, ojos grandes y bigotes de la misma manera que es descrita por Steller; así como la forma corporal y el pelaje grueso. 
En la biografía de Steller también se nota que durante la época en que hizo esta observación, jamás había visto a un ejemplar de esta especie de foca y que posiblemente lo que llegó a ver fue un ejemplar juvenil. 
Oso ártico marino (Callorhinus ursinus)
Aquí hay que notar que estas focas tienen un amplio rango geográfico, con las hembras y cachorros pasando el invierno en las costas cálidas de California y el resto del año llegan a pasar la primavera en las Islas Aleutianas, donde se aparean. 
Las hembras de la especie cuentan con un color grisáceo en la espalda pero ligeramente rojizo en el vientre, como aquél descrito por Steller; y su longitud de casi metro y medio se acerca mucho a las mediciones del críptido. 
La falta de extremidades también puede ser achacada a esta especie de pinípedo, pues la posición de las patas delanteras se encuentra mucho más atrás que en cualquier otro animal que Steller pudiese haber conocido en ese entonces; lo que explica porqué pudo alzarse a una tercera parte de su tamaño sin mostrar extremidades. También se sabe que cuando nadan a alta velocidad, las focas pegan las aletas contra el cuerpo de tal manera que parecen invisibles.