domingo, 20 de abril de 2014

Los ataúdes de la bóveda Chase.

La Bóveda Chase.
En la isla de Barbados existe una leyenda que habla sobre ataúdes movidos por fuerzas sobrenaturales desde hace siglos; y pese a que los detalles que rodean el fenómeno son vagos, el enigma continúa fascinando a los investigadores de lo paranormal y los habitantes de Barbados hasta este día.
El fenómeno ocurrió en la Bóveda Chase, una cámara funeraria ubicada en un cementerio de las indias occidentales; a siete kilómetros de Bridgetown. La construcción es de gran tamaño, y fue construida para albergar los restos mortales de la familia Chase y sus amigos más cercanos; elevada específicamente a unos cuantos centímetros del suelo para protegerla de los huracanes y otros elementos que azotan la isla.
La bóveda se llenó poco a poco con los restos de varios miembros de la familia Chase. La primera fue la señora Thomasina Goddard, enterrada en un ataúd simple de madera en julio de 1807. Al año siguiente se le unió una niña de dos años llamada Mary Ann Chase, y su hermana de esta, Dorcas; posteriormente en 1812. La muerte de Dorcas pudo haber sido propiciada por su padre, quien la llevó al extremo de una depresión que culminó en una fatal inanición. Thomas Chase, padre de las niñas; fue enterrado semanas después de Dorcas.

Cuando la bóveda fue abierta para el funeral de Thomas, la procesión se escandalizó al ver que ninguno de los ataúdes se encontraba en el lugar adecuado; lo que también ocasionó furia entre la muchedumbre, por la posibilidad de que algún grupo de robatumbas haya irrumpido al sepulcro y sacudido los ataúdes en búsqueda de botín. Sin embargo, la entrada presentaba un problema para los ladrones: para cubrirla, se colocó una gigantesca losa de roca, y para abrirla había que picar el cemento, necesitando después la fuerza de varios hombres para mover la losa. Eventualmente se decidió que los robatumbas de alguna forma lograron mover los ataúdes.
Se reemplazaron y el ataúd de plomo de Thomas Chase fue puesto en su lugar, para luego sellar la bóveda de nuevo.

El 25 de Septiembre de 1816, la bóveda fue abierta para enterrar al niño Charles Brewster Ames. Similar a lo que ocurrió anteriormente, todos los ataúdes habían sido desacomodados; incluido el pesado ataúd de Thomas, el cual sobrepasaba los 120 kg. De nuevo se acomodaron y la bóveda fue sellada otra vez.
Cincuenta y dos días después, se debió enterrar a Samuel Brewster; y un gran grupo de curiosos se reunió para ver lo que ocurría. Se examinó cautelosamente la entrada en busca de daño cometido por alguien que intentase forzar la losa; no se hallaron defectos y se procedió a abrir la bóveda. Como ya se esperaba, la bóveda se encontraba desordenada; y el ataúd de la señora Goddard había sido dañado gravemente, al grado de que se necesitó envolverlo en alambre.
Algunos investigadores, incluido el reverendo Thomas Oderson; examinaron la bóveda y no se halló nada que pudiese indicar qué ocasionaba los extraños sucesos; así que la bóveda fue limpiada y sellada de nueva cuenta.

El 17 de julio de 1819, la bóveda fue abierta y se volvió a encontrar en desorden. El único ataúd intacto era el de la señora Goddard, frágil y hecho de madera. Esta vez, el gobernador de la isla, Lord Combermere; ordenó una investigación profesional. La bóveda entera fue analizada sin resultado alguno. Se acomodaron los ataúdes y se colocó arena en el piso para identificar las huellas de los perpetradores. El ataúd de la señora Goddard fue puesto contra una pared al ser tan frágil; la bóveda se selló y se colocaron sellos personales del gobernador en el concreto de la losa.

El 28 de abril de 1820, el gobernador y varios amigos viajaron a la bóveda y encontraron el sello intacto. Al abrirla, se encontró con que los ataúdes habían sido desacomodados y colocados incluso de cabeza. Sorprendentemente, en la arena colocada en el piso no había huella alguna de posibles ladrones o bromistas. Los ataúdes fueron removidos de la bóveda y enterrados en otro lugar de la isla. Y una inspección rápida del lugar no encontró agua o filtraciones, se eliminó la idea de que fueron movidos por un terremoto o algún derrumbe; ya que el ataúd de la señora Goddard era el único que misteriosamente no era cambiado de lugar.

jueves, 3 de abril de 2014

Lucy la muñeca.

Hay una muñeca en mi armario, mamá. Es una muñeca grande. Más grande que tú, mamá. Está rota. Alguien debió tirarla, ¿eh?. Hay un gran agujero en su mejilla. Puedo ver sus dientes, mamá. Pero todavía creo que es bonita. Tiene una bonita sonrisa. Siempre sonríe porque siempre está feliz. Me canta, mamá. Como tú hacías cuando era bebé. Tiene una bonita voz. Y un vestido bonito. ¿Puedo ser su amiga, mamá?

No la puedes ver, mamá. Solo yo puedo. Se va cuando estás en mi habitación. Solo sale de noche.

Es muy buena, mamá. ¡Incluso me da dulces! Me dice toda clase de cosas. Su nombre es Lucy, mamá. Está hecha de vidrio como mi otra muñeca. Quisiera que pudieras verla. Ella dice que es tímida. Quisiera que no lo fuera. Así podrías ser su amiga. ¿Porqué no me crees, mamá? Está ahí. Puedo verla. Sé que sí. Es real, mamá. No estoy inventando cosas. ¡Por favor, créeme, mamá! Lucy dice que te va a lastimar si no me crees. No quiero que te lastime, mamá.

Mmá, Lucy me asusta. Sácala de mi habitación. Me dice que haga cosas malas. No quiero hacer cosas malas, mamá. No quiero meterme en problemas. Ya no sonríe, mamá. Por favor haz que se vaya. No quiero ser su amiga ya. Me asusta de verdad, mamá.

La hice enojar, mamá. Le dije que no quería ser su amiga. Se fue de mi habitación. No sé a donde va. Te oí gritar, mamá. ¿Estás bien? ¿Te asustó? La puerta se está abriendo. ¿Eres tú? ¿Te hiciste cargo de ella?

Lucy volvió, mamá. Estoy asustada. Se ve muy enojada, mamá. Está toda manchada de rojo. ¿Donde estás? Por favor ven a aydarme, mamá. Me quiere lastimar. ¡No la dejes lastimarme, mamá! ¡Tiene un cuchillo, mamá! ¿Porqué tiene un cuchillo? Me esconderé bajo la cama hasta que vengas a salvarme. Apúrate, mamá.

No puede verme. Yo puedo verla. Está cantando. Me está buscando. Camina por la habitación. Oh, no. Se dejó de mover. ¡Me encontró, mamá! ¡Ayúdame, mamá! Me quiere lastimar con el cuchillo, mamá. ¡Mamá, ayuda! Sigo gritando pero tú no vienes, mamá. ¿Porqué no me salvas? ¡Me está lastimando, mamá! ¡Ayúdame, por favor!

lunes, 31 de marzo de 2014

Los Ángeles de Mons.

Representación de arqueros en la batalla de Agincourt.
El 22 de agosto de 1914, inició la primer gran batalla de las Fuerzas Expedicionarias Británicas en la Primera Guerra Mundial; la cual llegó a ser conocida como la batalla de Mons. Para sorpresa de ambos bandos, las fuerzas alemanas que tenían una ventaja tecnológica y numérica muy superior a la de los británicos; fueron vencidas de una manera aplastante, y Alemania se vio forzada a retroceder al día siguiente.
Pese a la censura en los medios ingleses, la batalla se consideró un momento clave en la guerra y fue la primera indicación de que vencer a Alemania como se pensaba.
Para el resto del mundo, la habilidad británica para repeler la marcha de los alemanes fue impresionante, y el reclutamiento militar para luchar en la guerra se incrementó bastante en las semanas posteriores.
El 29 de Septiembre, el autor galés Arthur Machen, publicó en el periódico londinense The Evening News; una historia llamada "Los Arqueros"; inspirada en relatos que escuchó sobre la pelea en Mons y una idea que se le ocurrió despés.

Machen, que ya había escrito anteriormente varios artículos sobre el conflicto para el diario, situó su historia al momento de la retirada en la Batalla de Mons. La historia describía arqueros fantasmales de la Batalla de Agincourt, siendo invocados por un soldado que pedía ayuda a San Jorge. La historia de Machen, sin embargo; no fue considerada ficción y esa misma edición del Evening News la publicó como un relato de primera mano, y se le consideró un documento falso. El resultado fue que Machen se vio rápidamente asediado en busca de fuentes para corroborar su historia por parte de lectores que la consideraron verdadera, a lo que él respondió que todo era ficción.
Un mes después, Machen recibió peticiones de parte de editores de revistas parroquiales para re-imprimir la historia, y en la introducción del libro "Los Arqueros y Otras Leyendas de la Guerra", Machen contaba que un sacerdote anónimo, el editor de una de estas revistas; subsecuentemente le pidió que por favor re-imprimiera la historia a manera de panfleto, y que si podía escribir una narración corta para darle fuentes respecto a ella.
Sin embargo, soldados que participaron en la batalla, comenzaron a narrar historias sobre que habían visto cadáveres de soldados alemanes con heridas de flecha en el cuerpo; la presencia de una "línea de figuras brillantes" que se interpusieron entre ambos ejércitos. Esto llevó a Machen a pensar que los arqueros de su historia se convirtieron en lo que eventualmente llegó a ser conocido como los Ángeles de Mons.

Los Ángeles.
El 24 de abril de 1915, la revista British Spiritualist publicó una narración que hablaba sobre las visiones de una fuerza sobrenatural que intervino milagrosamente para ayudar a los británicos a ganar en un momento decisivo de la batalla. Esto rápidamente degeneró en una oleada de anécdotas similares y rumores. Las descripciones de esta fuerza variaban desde arqueros medievales junto a San Jorge, hasta una extraña nube luminosa y la eventual versión de guerreros angelicales. Historias similares de apariciones en el campo de batalla ocurrían constantemente en las luchas medievales y antiguas. 
En mayo de ese mismo año, explotó una controversia en la cual los ángeles fueron vistos como prueba de acción de la divina providencia en favor de los Aliados; lo cual se diseminó rápidamente por los periódicos en todo el mundo. Macen, entretenido por los rumores y decidido a acabar de una vez por todas con ellos; volvió a publicar su historia en agosto, con un prefacio largo que decía que los rumores eran falsos y se originaron en su historia.
La única evidencia real de visiones por parte de los soldados en la batalla, dijeron que lo que observaron fueron jinetes fantasmales, no ángeles o arqueros; y que esto ocurrió durante la retirada y no en la batalla misma. Estas visiones en ningún momento intervinieron para atacar o detener a los alemanes, y fueron explicadas como alucinaciones debido a la falta de sueño de parte de los soldados.

domingo, 30 de marzo de 2014

Los lugares más embrujados del mundo - Parte 2.

Continuamos con la lista de los lugares más embrujados del mundo. Como en la entrega anterior, esta lista no presenta un orden absoluto y la mayor parte de los datos fueron tomados de internet.

El Castillo de Edinburgo, Escocia.
El castillo de Edinburgo es uno de los lugares más embrujados de Escocia, y la ciudad del mismo nombre es conocida como la ciudad más embrujada de Europa. El castillo es una fortaleza con más de 900 años de antigüedad; y en él se han visto flautistas fantasmas, la aparición de un hombre decapitado que toca un tambor, espíritus de prisioneros franceses de la Guerra de los Siete Años, y prisioneros de la guerra de la revolución americana. Inclusive se habla de que hay un perro fantasma que se aparece en el cementerio para los canes de los antiguos habitantes del castillo.

El Asilo para lunáticos de Beechworth, Australia.
Establecido en el año de 1867, el asilo de Beechworth es uno de los tres principales del estado australiano de Victoria; y funcionó por 128 años, hasta que fue clausurado en 1995. Se cree que en él hubo hasta 1200 pacientes de los cuales solo unos cuantos estaban enfermos mentalmente; ya que la mayoría solo eran alcohólicos o adictos al opio, y a lo largo de su historia hubo 9000 muertes confirmadas en este sitio; muchas de las cuales son el origen de las historias de encuentros con lo sobrenatural en su interior.
Uno de los fantasmas es el de la Matron Sharpe, una figura que viste con capucha gris y merodea por todas las áreas del hospital; y en vida fue una de las pocas integrantes del equipo del hospital que era amable con los pacientes y los trataba bien. El ala de Grevillia era donde se conducían las terapias de electroshock (los cuales de acuerdo a los sobrevivientes, eran tan brutales que se rompían huesos y ligamentos). Y es en Grevillia donde aparecen dos fantasmas: uno es un doctor que ronda las salas por la noche, y el segundo es la Matron Sharpe; que exuda una presencia reconfortante.
Además de esos fantasmas se habla de risas de niños, una mujer fallecida al ser arrojada de una ventana, la cual se aparece donde murió; una niña que se acerca a las mujeres que visitan el hospital y habla con ellas, un anciano que se asoma por las ventanas, e inclusive un espíritu llamado Tommy Kennedy; el cual gusta de jalar la ropa de las personas y picarles las costillas.
Además se mencionan puertas que se abren solas, gritos en las profundidades de los pasillos, un hombre que se materializa en el ático; un anciano que protege los jardines, pisadas en la noche y golpeteos desde el exterior de las ventanas del edificio.

El edificio Joelma, Brasil.
A las 8:50 de la mañana del primero de febrero de 1974, una unidad de aire acondicionado se sobrecalentó y ocasionó un incendio en uno de los departamentos del Edificio Joelma, en Sao Paulo, Brasil. Debido a que gran parte del mobiliario del edificio era inflamable, el fuego se extendió rápidamente. La construcción solo tenía una escalera, y el fuego ocasionó que no se pudiera pasar del onceavo piso; por lo que los bomberos brasileños intentaron evacuar a los 756 habitantes en los elevadores, aunque el procotolo anti-incendios dijese lo contrario. Cerca de 170 personas subieron al tejado, con la esperanza de ser rescatados por un helicóptero; pero sin donde aterrizar y con una gruesa nube de humo dificultando el rescate... solo se pudo salvar a 80 personas una vez que el incendio fue extinguido. Otros cuarenta más saltaron para evitar ser quemados vivos.
Al final, el incendio fue apagado a las 10:30 de la mañana, y la cifra de muertos rápidamente se extendió hasta 170 personas que habían muerto por el fuego. El edificio fue reconstruido y llamado Praca de Bandeira; pero en la actualidad gran parte de él está deshabitado gracias a las apariciones de aquellos que murieron en las llamas. Se habla de gritos, figuras envueltas en llamas que corren por los pasillos e imagenes de individuos que saltan desde el tejado hacia sus muertes.

El Hotel Chelsea, Estados Unidos.
En este blog ya se ha hablado de algunos aspectos del Hotel Chelsea, el cual se ubica en la ciudad de Nueva York y ha sido sede de gran parte de la historia del rock n' roll estadounidense. En su interior han vivido figuras de la talla de Janis Joplin, Jimmy Hendrix, Sid Vicious y Nancy Spungen, Leonard Cohan y muchos otros cantantes y músicos. La historia del hotel se extiende hasta la fecha de su construcción, en el siglo XIX; y a lo largo de toda su existencia ha habido cientas de historias sobre actividad paranormal en su interior.
Según algunos historiadores, puede que inclusive haya más espíritus que vivos en el interior del Chelsea tras que fue puesto en venta la década pasada. Así pues, en sus pasillos y departamentos se habla de que Sid Vicious embruja los elevadores, de que un espíritu violento vestido de gris empuja a las personas que bajan las escaleras principales; voces y conversaciones en los corredores, la imagen de un poeta muerto que se aparece mirando por las ventanas; una sobreviviente del Titanic que aún busca a su esposo fallecido en el desastre; apariciones esqueléticas en los armarios y otras más como sonidos de pasos, orbes y gritos.

Panteón de Belén, México.
En la ciudad de Guadalajara, en México; existe una imponente necrópolis construida hace cientos de años, y que si bien en la actualidad solo funge como atractivo turístico; aún sigue siendo conocido como uno de los lugares embrujados más conocidos del país.
Entre las historias que se cuentan sobre él se halla la de un vampiro en cuya tumba crece un árbol, el cual previene que el demoniaco ser resucite y aterrorice de nuevo a la ciudad; otro árbol donde se aparece un hombre ahorcado; niños fantasmas que recorren las tumbas por la noche, personas enterradas vivas y un sinfín de casos más. Curiosamente, en el panteón se han tomado fotografías y video en los cuales aparecen desde orbes y sombras, hasta la imagen de un 'monje' que camina en escena, solo para desaparecer segundos después al internarse en una pared sólida.

Torre del Fantasma, Argentina.
En torno a esta construcción que se alza en pleno Buenos Aires, existe una leyenda que habla de una pintora llamada "Clementina"; la cual desapareció misteriosamente luego de que un periodista descubriera imágenes de duendes en los negativos de unas fotografías que tomó a la casa al momento de entrevistarla. En otra versión de la historia, se habla de que la pintora se suicidó; y que su alma en pena sigue vagando dentro de los muros de la casa. De acuerdo a los habitantes del edificio, aún hoy ocurren sucesos inexplicables como objetos que se mueven de lugar y ruidos de todo tipo; los cuales se le atribuyen al espíritu de la pintora o a los duendes que supuestamente la atormentaron en vida.

La Casa Matusita, Perú.
En Lima existe un edificio conocido como la Casa Matusita; donde de acuerdo a la creencia popular han ocurrido eventos paranormales gracias a los espíritus de una familia asesinada hace años, que penan en busca de venganza. Así pues, sobre la Casa Matusita se cuentan historias de violenta actividad poltergeist, gritos inhumanos en la noche, figuras y apariciones fantasmagóricas, y un sinfín de eventos que bastarían para aterrar a los más intrépidos aspirantes a cazafantasmas.
Se cuenta que en la casa hay fuerzas sobrenaturales que gustan de agredir físicamente a los visitantes a la casa; por lo que nadie soporta estar ahí por más de unos cuantos minutos. Se habla también de que un presentador de televisión llamado Humberto Vilchez Vera; intentó pasar una noche en el interior como parte de un concurso de desafíos. Dos horas después, Vilchez Vera salió gritando de la casa, completamente enloquecido y lanzando espuma por la boca; y se maneja que existe una grabación en poder de la cadena de televisión que no ha sido mostrada al público; donde se ve al presentador gritando que se hallaba rodeado de espíritus, así como gritos desgarradores, ruidos y cosas siendo lanzadas por los aires.
Las Pirámides, Egipto.
Pocos lugares despiertan tanta fascinación en el ser humano como las Pirámides de Egipto y las ruinas de la antigua civilización. Aunados al misterio de la construcción de las gigantescas pirámides, las maldiciones en torno a los faraones y la posible actividad extraterrestre; hay muchas historias sobre apariciones y actividad paranormal en el área. En el desierto de Farafra, se dice que uno puede ver al fantasma del faraón Akenatón, y que ha sido avistado por decenas de turistas y nómadas. La leyenda reza que Akenatón prohibió la veneración a los dioses egipcios al momento en que subió al trono; lo que desató la furia de los sacerdotes y creyentes del reino. Al morir Akenatón, los sacerdotes lo maldijeron a vagar por el desierto durante la eternidad como un castigo por prohibir sus creencias.
En las pirámides de Giza y el Valle de los Reyes, los empleados y turistas que las han visitado de noche cuentan historias de un hombre vestido con ropa de inicios del siglo XX, quien se cree podría ser el fantasma de Howard Carter. Otros más reportan un orbe de luz que puede ser un faraón, flotando lejos de las pirámides en dirección al valle de los reyes al sur. En este valle, también se puede apreciar al fantasma de un Faraón; el cual comanda una carroza espectral jalada por caballos fantasmales de color negro. En las noches, el fantasma del faraón Khufu ha sido visto salir de su pirámide y rondar por las arenas del desierto, ordenándole a todos los que se encuentra, que huyan del lugar.

Camino Tuen Mun, Hong Kong.
El camino Tuen Mun, en Hong Kong; es uno de los caminos más importantes en la isla, y por él pasan miles de personas a diario. Sin embargo, también en él han ocurrido muchos accidentes que lo convierten en uno de los más peligrosos del mundo. Según los habitantes de la localidad, esto se debe a que los fantasmas de las víctimas de accidentes previos aparecen de la nada en medio del camino. Esto ocasiona que los conductores frenen o intenten desviarse; lo que muchas veces termina en un accidente fatal.
De acuerdo a los sacerdotes tradicionales del área, los accidentes solo continúan incrementando el número de fantasmas que se manifiestan en el camino.

Lavang Sewu, Indonesia.
El nombre Lawang Sewu significa "mil puertas" en el idioma de la isla de Java. Este nombre se le da a un gran edificio que data de la colonia holandesa en el área, en la ciudad de Semarang en el centro de Java. El nombre se debe a que el edificio tiene muchas puertas y ventanas que semejan portales.
De acuerdo a los turistas, en el interior se aparecen espíritus sin cabeza, el fantasma de una mujer holandesa y varios espectros más. Un programa de televisión supuestamente logró tomar video de un fantasma en los túneles bajo el edificio.

La Isla de las Muñecas, México.
Al sur de la ciudad de México se encuentran los canales de Xochimilco, una serie de cuerpos de agua conectados entre sí. En ellos se localiza la Isla de las Muñecas; donde un hombre llamado Julián Santana, se convirtió en un ermitaño que vivió en ella por más de cincuenta años.
La isla obtiene su nombre de las diversas muñecas que fueron obtenidas por Santana a lo largo de los años, de acuerdo a que solo así podía "protegerse" del espíritu de una niña que murió al ahogarse mientras visitaba el lugar muchos años atrás. El ermitaño también decía que en los canales había una "sirena" que intentaba llevárselo al agua, lo que hace más misteriosas las circunstancias sobre su muerte, ya que Santana fue descubierto en el río, ahogado. No es raro ver ofrendas llevadas a la isla por visitantes, ya que se dice que dentro de cada muñeca hay un alma; y que pueden moverse y hablar con las personas que visitan la isla. También se ha visto al espíritu de Santana en el lugar, junto a orbes, sonidos fuertes e incluso un video donde puede verse a un muñeca abrir y cerrar los ojos por sí sola.

lunes, 24 de marzo de 2014

Ahuizotl - El Monstruo de Agua.

El Ahuizotl en Dungeons and Dragons.
En la cultura de los aztecas, el nombre Ahuizotl significaba "espina de río", y hacía referencia no solo a uno de los más grandes gobernantes del imperio mexica, si no también a un temido ser legendario que merodeaba el lago de Texcoco en busca de presas fáciles.
El Ahuizotl aparece en la mitología de los aztecas a partir del siglo XIII, donde es descrito como un animal similar a un simio, pero de hábitos anfibios y una cola que terminaba en una 'mano' similar a la de una persona. Se decía que también poseía ciertas características caninas, un voraz apetito y amor por el consumo de carne humana (en especial partes crujientes como uñas y huesos); a eso se le añadía que devoraba con singular alegría los ojos de sus presas y su método de ataque consistía en hacer gritos similares a los de un bebé para atraer a su presa hacia el borde del lago de Texcoco.
Su piel era similar a la del perro, pero lustrosa y repelente al agua (comparable a la de la nutria o una foca), y poseía la habilidad de erizarla hasta convertirla en púas como las del puercoespín; podía manipular objetos con sus manos y la cola, y se le temía porque se le consideraba un guardián del agua: enemigo de los pescadores y cazadores de aves acuáticas, pero también uno de los hijos de Tláloc. Así pues, sus víctimas eran consideradas sacrificios a los dioses, y de acuerdo a la tradición azteca; aquellos devorados por el Ahuizotl estaban destinados a morar por la eternidad en el paraíso del dios de la lluvia.
Al Ahuizotl debía ofrecérsele parte de la pesca del día para evitar que hundiera la embarcación donde viajaban los pescadores o cazadores; aunque no era raro escuchar historias de canoas volteadas por el animal o de viajeros que eran jalados por la bestia hacia el lago, que usaba su fuerte cola para arrastrar a sus víctimas una vez que se encontraban cerca del agua.
Así pues, las desapariciones de algunos viajeros eran atribuidas a este animal; y la falta de uñas, ojos y dientes producida por peces que mordisquean los cadáveres de ahogados; dieron origen a las leyendas de que el Ahuizotl prefería cierto tipo de partes del cuerpo de sus presas.

En el libro 11 del Códice Florentino se le describe de la siguiente forma:
"Similar al teui, el pequeño perro teui; pequeño y suave, brillante. Tiene diminutas orejas puntiagudas como las de un can pequeño. Es negro como el hule, resbaloso, de piel suave y cola larga. Y esta cola está proveída de una mano al final; igual a la mano de un hombre. Y sus manos son como las del mapache o las del mono. Vive en cavernas submarinas, en profundidades acuosas. Y si alguien llega a la entrada o está en el agua con él, el monstruo lo jala hacia las profundidades... Una vez que el cuerpo ha sido recuperado, no tiene ojos, dientes y uñas; todas han sido arrebatadas de él. Pero su cuerpo está intacto, su piel sin lastimar. Su cuerpo sale todo mojado, suave, como si se le hubiese golpeado con una piedra o tuviera pequeños golpes... Cuando al Ahuizotl se molesta por no atrapar a nadie, no ahogar a ninguno de los comunes, entonces llora como un niño. Y quien oye esto piensa que es un bebé, tal vez abandonado. Ahí cae en las manos del Ahuizotl, el cual lo ahoga."

En la cultura popular, el Ahuizotl aparece en series como The Secret Saturdays (donde toma la forma de un primate de gran tamaño), el videojuego Pokémon (los Pokémon Aipom y Ambipom son monos con colas terminadas en manos), como un posible enemigo en los suplementos de Dungeons and Dragons, y en el juego conocido como Here Be Monsters.

lunes, 3 de marzo de 2014

El Furby.

Un Furby.
"Los Furbies eran unos juguetes muy populares en los años 90 y apenas dejaron de producirse en el 2007, pero a decir verdad... creo que debieron dejar de producirlos antes.
Muchos dicen que los Furbies son malévolos, que están poseídos por una fuerza que les permite cobrar vida. Yo creo que muchas historias de "Furbies malévolos" son reales, en base a mis experiencias. Sé que mi historia es real, así que ustedes eligen si creen en ella o no. Pero yo sé que pasó.
Cuando los Furbies salieron, como cualquier otro niño le rogué a mis padres para que me compraran uno. ¡Y estaba feliz cuando lo hicieron! ¡Era divertido! Podía hablar, comer, bailar y cantar... era todo lo que quería de niño. Y amé a mi Furby... por unas semanas.
Por un rato, mi Furby actuó como debía; pero después comenzó a desarrollar, digamos... una actitud. Cuando quería jugar con él, respondía con un "no". Cuando le pedía hacer algo, decía que no. Y todo empeoró hasta que dejó de reaccionar y en lugar de esa expresión adorable de felicidad que tenía; parecía haber adoptado una de maldad. Su cara se veía enojada por alguna razón, y definitivamente no volví a verlo de la misma forma.
Incluso cuando intentaba "alimentarlo", se negaba; y si ponía algo en su boca hacía un sonido como de ahogarse y decía "Yo no hambre!", y así siguió hasta que un día que intenté darle de comer, me gritó con una voz distorsionada y me dijo algo que no sabía que podían decir: "TU NO GUSTAS!". Estaba tan asustado que le quité las baterías, lo puse en un armario y ni siquiera me atrevía a acercarme.
Meses después, tuve un momento de aburrición y me decidí a ir a buscar a mi Furby. Había pasado un rato desde los eventos y pensé que a lo mejor solo había sido un error en la bocina del muñeco. Fui, tomé al Furby y apreté el botón de 'reset'. Lo encendí y empecé a jugar con él; y el muñeco tenía el comportamiento normal: decía cosas, chistes e inclusive bailaba y cantaba para mí. Pero conforme pasó el tiempo y empecé a pedirle que jugáramos, volvió a actuar de manera negativa y a rehusarse. El muñeco no quería jugar y esto me hizo enojar, lo arrojé a la pared y empezó a hacer ruidos y movimientos extraños, como si estuviera funcionando mal. Lo apagué, pero para mi sorpresa eso no sirvió.
Pensé en sacarle las pilas, pero me aterrorizó que al abrirlo; el muñeco no tenía baterías. De hecho nunca las había reemplazado. Y esto me asusta hasta la fecha. Estaba aterrorizado entonces y lo arrojé bajo las escaleras de nuestro sótano. Dejó de hacer ruidos y moverse, así que asumí que se había roto y cerré la puerta. Revisé dos veces que la puerta tuviera seguro, y me fui a dormir.
Al otro día, bajé al sótano para tomar al Furby y decirle a mi mamá que lo tirara. Revisé bajo las escaleras y moví todo lo que estaba ahí, pero el Furby había desaparecido. Le pregunté a mi mamá si lo había tomado, pero ella dijo que no y que no había estado en el sótano desde hacia varios días.
Furby se había ido. Nunca apareció. Eventualmente me rendí y dejé de buscar. Mi familia y yo estuvimos de acuerdo en que el muñeco estaba poseído y nos alegró que desapareciera. Pero lo que me asusta es que aún no sé donde está, por lo que sé podría estar acechando en mi departamento; aunque una parte de mí piensa que el Furby volvió al infierno. Todavía me asusta pensar que alguna vez tuve un Furby poseído.
Esta es mi historia. Sé que no da miedo, pero les aseguro que fue 100% real. Créeme si quieres, pero no tienes qué hacerlo porque sé que fue verdad. Sé lo que pasó. Y como consejo... por favor no compren uno de estos pequeños demonios."

domingo, 2 de marzo de 2014

El Horror de Enfield.

A comienzos de la década de 1970, la pequeña población de Enfield, Illinois; fue acechada por una extraña criatura que distaba demasiado de los usuales fenómenos paranormales como luces en el cielo, panteras negras y aves del trueno. El 25 de abril de 1973, un poblador encontró a la abominación que más tarde sería conocida como el Horror de Enfield.
A las 9:30 de la noche, Henry McDaniel y su esposa volvieron a casa y fueron recibidos por sus hijos; quienes les contaron que una "cosa" había intentado entrar a la casa rascando la puerta. Poco después, Henry escuchó un peculiar sonido de arañazos en la puerta; y salió esperando ver un perro o un gato, pero lo que encontró fue algo que salía de toda comprensión: Frente a Henry se hallaba una criatura con "tres patas, cuerpo y brazos cortos, dos ojos rosados del tamaño de luces de automóvil; de un metro de alto y con piel gris".
Henry se petrificó al ver a la bestia, azotó la puerta y se armó con una pistola calibre .22 y una linterna. Procedió a dispararle a la criatura, la cual siseó como un gato salvaje y procedió a alejarse galopando a través del patio; eventualmente desapareciendo de la vista de McDaniel al cruzar unas vías de tren y una línea de árboles. Según McDaniel, la criatura cubrió cerca de quince metros con tres saltos.
Al investigar, los patrulleros estatales encontraron varias marcas de zarpas en un costado de la casa, y huellas similares a las de un perro pero con seis dedos en lugar de cuatro. Dos de las pisadas eran de cuatro pulgadas de ancho, mientras que la marca dejada por el tercer pie era menor.
Unas horas más tarde, la policía local recibió un llamado de alerta en el cual se mencionaba que una criatura había atacado a un niño cerca de ahí. El ser desgarró la ropa del niño con las zarpas en sus manos, mientras que las de los pies lograron romperle los zapatos. Al llegar la policía, no encontró rastro alguno de la entidad y decidieron buscarla posteriormente.
El 6 de mayo, Henry vio de nuevo a la criatura a las 3 de la mañana; tras haber sido despertado por los ladridos de los perros de un vecino. Otra vez, la criatura merodeaba cerca de las vías del tren, lo que hizo por varios minutos hasta que casualmente desapareció saltando en la noche. McDaniel declaró que "vi algo moviéndose en las vías del tren, no le disparé ni nada." Luego de eso fue que el término "El Horror de Enfield" s hizo popular y la ciudad se llenó de turistas que buscaban ver a la criatura.
Al recibir atención innecesaria, el Sheriff Roy Poshard Jr. le dijo a McDaniel que evitara decirle algo a los visitantes, pero conforme transcurrieron los meses se incrementó el número de turstas; y si bien algunos eran criptozoólogos genuinos, otros solo eran cazadores y maniáticos de las armas que querían un trofeo de la bestia. Esto obligó al Sheriff a arrestar a cinco cazadores por dispararle a algo 'gris' que corría por los bosques.
Dos de esos cazadores juraron haber visto un "mono gris" que se movía bajo la espesura. Poshard amenazó a McDaniel, que estaba convencido de que algo realmente extraño estaba pasando; pues luego de que los cazadores y turistas se fueran, cuatro personas más vieron al Horror.
Rick Rainbow, el director de la estación WWKI de Kokomo, Indiana; estaba recorriendo la zona junto a tres amigos cuando vieron a una criatura de metro y medio de alto, gris y jorobada; que corría por los árboles cerca de una casa abandonada. La entidad se movía muy rápido y se desvaneció del campo visual de los cuatro hombres. Sin embargo, Rainbow dijo haber grabado los gritos de la criatura al escapar.
Luego de eso, la criatura no volvió a ser vista.