viernes, 17 de julio de 2015

Ogopogo.

Las aguas del lago Okanagan en la provincia de Columbia Británica, Canadá, son hogar de un críptido acuático conocido como Ogopogo o Naitaka; y cuyo nombre significa "demonio del lago". Supuestamente ha sido visto desde el siglo XIX por miembros de las naciones nativo-americanas, y es descrito como una serpiente marina de entre 10 a 15 metros de largo.
Las historias de las naciones nativo-americanas lo definen no como un monstruo marino, si no como un espíritu o demonio acuático de gran poder; y que habita los ríos y lagos de la cuenca del valle Okanagan; por lo cual debían llevar pollos y pavos como tributo al espíritu cada que se acercaban o debían cruzar el agua en sus canoas para pescar.

La descripción del Ogopogo.
El Ogopogo es usualmente descrito como un gran animal serpentino con varias "jorobas" y cubierto por piel de un verde grisáceo. Su cabeza es alargada y termina en un hocico puntiagudo como el cráneo de un caimán, una serpiente o un caballo. Algunos testigos dicen que tiene orejas y cuernos, mientras que otros más lo describen como un "tronco" viviente.
El criptozoólogo Karl Shuker identifica al Ogopogo como un animal marino similar a las ballenas primitivas como el Basilosaurus; pero bien puede ser una confusión con animales comunes como nutrias y esturiones, u objetos como troncos flotantes.

Una supuesta fotografía del Ogopogo.
El primer avistamiento oficial del Ogopogo se da en 1926, cuando un gran número de personas dijeron haber visto a una gran criatura nadando en las aguas frente a la playa de Okanagan Mission. En 1968, Art Folden filmó lo que parece ser un gran pez o animal marino que se mueve dejando grandes olas en el agua; y varias décadas después un análisis computarizado del video mostró que efectivamente se trataba de un objeto tridimensional.
Recientemente, el Daily Courier de la ciudad de Kelowna reportó que dos científicos de la localidad accedieron a analizar los restos de un espécimen sin identificar encontrado en la costa del lago Okanagan. Una muestra de tejido sería enviada a un investigador en Ontario para realizar pruebas de DNA; mientras que los restos serían examinados por un zoólogo en Alberta.
Los restos fueron hallados por un hombre llamado Dan Poppoff durante un viaje en kayak; y son los de un animal putrefacto que mide aproximadamente un metro de largo. De inmediato comenzaron los rumores sobre que podría tratarse de una cría del Ogopogo.
Para criptozoólogos como John Kirk, el catálogo de videos e imágenes del Ogopogo son mucho más numerosos que los del monstruo del Lago Ness o cualquier otro críptido; y muchos de ellos no han podido ser desmentidos, lo que indica que las aguas del lago Okanagan podrían esconder un misterio que revolucione el campo de la zoología.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada