domingo, 16 de febrero de 2014

Skunk Ape - El Pie Grande de Florida.

En el campo de la criptozoología, existe un tipo particular de críptidos; los famosos "humanoides salvajes" o "eslabones perdidos". En este grupo se encuentran monstruosos simios que supuestamente podrían ser un enlace entre el hombre moderno y sus ancestros, o sobrevivientes de las diversas especies de homínidos y primates prehistóricos.
Si bien usualmente se cree que este género solo se refiere al Sasquatch o Pie Grande, y al Yeti; hay decenas de supuestos híbridos de hombre y mono reportadas alrededor del mundo. En Estados Unidos en particular, además del Sasquatch se habla de otros como Old Yellow Top, el monstruo de Fouke y la criatura de la que hablaremos a continuación: el Skunk Ape.

La leyenda de Skunk Ape.
El Skunk Ape ("Simio Zorrillo" en inglés) es un críptido que supuestamente habita las áreas pantanosas de los Everglades en Florida, donde se le ha visto en lugares tan al norte como Tallahassee y el condado Dade. Se cree que el Skunk Ape puede pesar más de doscientos kilos y medir entre 2 y 2.20 metros de alto; lo que lleva a varios criptozoólogos a especular que pueda formar parte de la misma especie o inclusive ser una subespecie del famoso Pie Grande.
De acuerdo a los testigos, el olor que lo acompaña es similar al de huevos podridos o gas metano, posiblemente porque de acuerdo a algunos especialistas; un animal de ese tamaño bien podría ocultarse en nidos abandonados por cocodrilos, los cuales están por lo regular inundados con aguas pantanosas y cadáveres putrefactos de animales.
Los registros de encuentros con este ser datan desde finales de la década de 1920, resurgiendo entre 1960 y 1970, pero en particular en 1974; cuando múltiples pobladores del condado Dade reportaron haber visto un gran mono que corría en sus patas traseras. Al Skunk Ape también se le llama Simio de Pantano, Simio Apestoso, Pie Grande de Florida, Simio Myakka y el Simio Zorrillo de Myakka.
Si bien la mayoría de los avistamientos reportan haber visto a un animal solitario, en algunas ocasiones se menciona que se ha visto a varios Skunk Apes viajando en grupo; una costumbre que lo separa del comportamiento usualmente atribuido al Pie Grande y lo asemeja más al de primates conocidos como gorilas, oranutanes y chimpancés. Los reportes de Skunk Apes viajando en grupos se han vuelto más comunes en los últimos años; lo que sugiere la presencia de una población estable en el área de los Everglades, de donde proviene la mayoría de los avistamientos.
Sin embargo, observar uno resultaría difícil; pues se cree que son elusivos, poseen la capacidad para trepar árboles y nadar con el fin de evitar ser vistos.
Los expertos sugieren que de existir esta población, los Skunk Apes deben ser nómadas y recolectores, por lo que merodean las afueras de las ciudades y pueblos en busca de alimentos. Incluso existe un reporte en el cual uno de estos simios corrió por la autopista I-75 a plena luz del día; y se les ha visto en parques, reservas forestales y en los suburbios. También se sabe de incidentes en los que campamentos de cazadores y excursionistas han sido destruidos; pero no se sabe si por culpa de los Skunk Apes o algún otro mamífero grande de los Everglades.

La fotografía de Myakka.

Una de las fotografías de Myakka.
En el año 2000, el Sheriff del condado de Sarasota recibió un correo en el cual venían dos fotografías tomadas por una mujer que permaneció anónima. Las fotografías estaban acompañadas de una carta escrita por la mujer, que decía haber fotografiado al simio en su jardín durante una noche; y que durante el transcurso de tres noches, el animal había entrado a su jardín trasero para robar manzanas dejadas en el porche trasero. La mujer estaba convencida de que el animal era un orangután escapado, aunque los criptozoólogos rápidamente dijeron que se trataba de una especie completamente desconocida.
Las fotografías reciben su nombre del Río Myakka, que pasa cerca de varias poblaciones en el condado de Sarasota.
En los Everglades no es raro encontrar poblaciones de animales fugados, pues se sabe que la pitón de roca se ha convertido en una especie invasiva; y hay evidencia que indica la existencia de un grupo de chimpancés que merodean los pantanos. No resultaría descabellado creer que en los Everglades podría exstir una población pequeña de orangutanes, en especial tras el análisis de la fotografía hecha por Loren Coleman, una autoridad en el mundo de la criptozoología.
Comparación entre el Skunk Ape de la fotografía y un orangután.
Posterior al análisis de la fotografía, David Barkasy; dueño del serpentario de Silver City en el condado de Sarasota;  realizó varias expediciones para encontrar a la bestia, encontrándose en repetidas ocasiones con una extraña presencia que los acechaba desde los arbustos y la densa vegetación de los pantanos.
Barkasy y el grupo que lo acompañaba dijeron haber olido varias veces el inconfundible aroma a animales muertos; un rasgo que según algunos testigos, es propio del Skunk Ape, pero no pudieron indagar o realizar investigaciones más avanzadas; pues fueron expulsados por Rangers del servicio nacional forestal, ya que al parecer el área era parte de un parque nacional.

1 comentario: