miércoles, 2 de diciembre de 2015

Las momias de Guanajuato y la leyenda de la momia viviente.

Las momias de Guanajuato.
En la ciudad de Guanajuato, México, existe un curioso fenómeno conocido como "Las Momias de Guanajuato"; que consiste en más de cien cadáveres que sorprendentemente fueron momificados por las condiciones especiales del terreno guanajuatense.
Las momias tuvieron su origen en 1833, durante un brote de cólera en la ciudad que acabó con muchas vidas. En el año de 1865, una nueva ley local fue impuesta obligando a las personas a pagar una cantidad para mantener a sus difuntos enterrados en los cementerios locales. De no ser así, los cuerpos serían exhumados.
Y así sucedió, pero pasa que al desenterrarlos, los sepultureros y oficiales de la ciudad se dieron cuenta de que algunos cadáveres habían sido momificados. Al no ser reclamados, se les almacenó en un edificio que para inicios del siglo XX se transformó en un atractivo turístico. cuando los trabajadores del cementerio comenzaron a cobrar para que las personas vieran a las momias. En la actualidad, el sitio fue convertido en un museo conocido como "El Museo de las Momias".

La momia más pequeña del mundo.
"La momia más pequeña del mundo" y "La embarazada".
La momia más pequeña del mundo es la de un bebé de cinco meses de edad que se cuenta estaba en el vientre de su madre cuando murió. Ambos acabaron momificados y se comparten una vitrina del museo.

La Bruja.
La Bruja.
De entre todas las momias de la colección, hay una que llama poderosamente la atención de quienes visitan el museo. La momia conocida como "La Bruja" fue en vida una mujer que habitó la zona del Baratillo, donde se ganó la fama de ser una poderosa practicante de magia negra, limpias y trabajos de hechicería. En particular era famosa por realizar amarres efectivos y lanzar poderosas maldiciones que siempre terminaban con la vida de sus enemigos.
Le decían la Señora Negra, era temida por todos los guanajuatenses e inclusive tenía el récord de haber sido sacada varias veces de panteones por profanar tumbas en busca de osamentas con las cuales realizar sus trabajos.
Fue de las momias que se empacaron para ir de gira a Estados Unidos, y de manera curiosa, ocurrió que cuando el personal de la aduana del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México pidió que abrieran la caja de la bruja para verla; la Ciudad de México fue sacudida por un temblor de 5.8 grados en la escala de Richter.

El Dr. Remigio Leroy.
La primer momia descubierta fue la del Dr. Remigio Leroy, un médico francés que falleció en el siglo XIX y fue exhumado el 9 de julio de 1865. Su cadáver estaba bastante bien conservado para tener más de cinco años muerto.

Otras momias que conforman la exposición son Ana María (de 1903), Juan Jaramillo (fallecido en 1903 y exhumado en 1910) que es la momia mejor conservada, la Mujer del Camisón (exhumada en 1973), "Paul" (un extranjero), La China, llamada así por sus rasgos orientales; "La Momia Enterrada Viva", "Juana Aguilar", "El Ahogado" y "El Apuñalado"; estas últimas cuatro con rasgos de muertes violentas.
También se exhiben momias de niños, en una sala conocida como "La sala de los Angelitos" por la tradición de enterrar a los niños vistiéndolos como santos. 

La leyenda que a continuación se narra, relata un encuentro entre un joven empresario y lo que parece ser una momia que cobró vida:
En una ocasión, un hombre de negocios se encontró con la posibilidad de viajar a Guanajuato para asistir a una convención. Naturalmente, esto lo emocionó; pues siempre había ansiado viajar y conocer esa ciudad tan famosa por su historia rica en leyendas.
Su viaje fue placentero, pues es sabido que los guanajuatenses son personas amables. La conferencia sorprendentemente finalizó temprano por que el encargado del evento jamás apareció, y al no tener nada qué hacer, el empresario decidió explorar los mágicos callejones y rincones de la ciudad. Como era de esperarse, lógicamente llegó al atractivo más conocido de Guanajuato: el museo de las momias.
Al llegar a la taquilla, se le informó que las momias "andaban de viaje", pues 36 de los cuerpos en el museo fueron extraídos para llevarlas a una gira en Estados Unidos. De esos 36, apenas había vuelto la mitad; por lo que todavía había espacios vacíos en los exhibidores del museo.
Sin tomarle importancia, decidió entrar y rápidamente quedó asombrado por las momias que se encontraban en el lugar. De estas, le llamó mucho la atención un aparador que se encontraba vacío pero que confirmaba que ahí debía haber una momia. Era como si el cadáver se hubiese puesto de pie y salido del museo.
Fue curioso, pero el resto de la visita continuó sin más sorpresas y al anochecer ya se encontraba de vuelta a su hotel. De camino, pudo percatarse de que un automóvil que venía a toda velocidad por una calle estaba a punto de arrollar a una mujer que caminaba por ahí.
Al no poder hacer otra cosa, decidió arrojarla a la acera contraria. La mujer no se quejó, solo se puso de pie y le agradeció.
El empresario fue incapaz de verle el rostro, ya que lo cubría con una mascada de seda. Pero esa sorpresa se convirtió en miedo una vez que la mujer le dio la mano y se dio cuenta de que un dedo de la mujer se desprendió y cayó sobre su palma.
El dedo, huesudo y reseco, tenía el mismo color y textura que el de una momia del museo.
Para cuando pudo reaccionar, la mujer ya se había ido.

1 comentario:

  1. Todo en esta vida es un misterio donde todo puede ser posible , pero aveces también nuestros nervios suelen traicionarnos por la impresión con las cosas que vemos. De modo que como puede aver sucedido puede que no... cada quien tendrá una opinión acerca de lo sucedido de acuerdo a sus propias experiencias y creencias.

    ResponderEliminar