lunes, 8 de junio de 2015

Monos Demonio


En las áreas del suroeste de Estados Unidos no es raro escuchar historias de encuentros con "Monos Demonio", grandes primates similares a mandriles que aparecen en zonas boscosas de Arizona, Nuevo México, Utah y Colorado. Son descritos usualmente como monos de un metro de alto, peludos y similares a un babuino o mandril, con poderosas patas traseras, colas largas, dedos terminados en zarpas afiladas y rostros caninos. 
El primer encuentro con estos veloces depredadores ocurrió en South Pittsburgh, Tenesee durante 1934; donde un grupo de testigos observó a una bestia misteriosa saltando a gran velocidad a través de un campo. 
El segundo tuvo lugar en 1959, cuando una pareja de apellido Boyd conducía por un camino montañoso de Virginia. Según los Boyd, una bestia de aspecto simiesco atacó el auto en que viajaban, dejando marcas de arañazos en la carrocería. La hija de los Boyd, Pauline, describió al animal: "Tenía pelo café, pecho de color blanco, dos patas traseras muy grandes y brazos cortos".
En 1969, el primatólogo John Green se topó con registros del avistamiento de un "mono" de cola larga en la comunidad de Mamquam, Columbia Británica; y que dejó un rastro de huellas terminadas en tres dedos.
En el 2006, un testigo anónimo declaró que el 12 de enero de ese año él y su familia entraron a su hogar en Chicago para encontrarse a un ser demoniaco atacando a su perro labrador de un año, y que la bestia parecía una mezcla infernal de mono, lobo y algo salido de una película de horror; con largos colmillos, cola de primate y ojos brillantes.
Sorprendentemente, el hombre tomó una fotografía de la bestia; lo que la obligó a salir huyendo por una ventana. Según el anónimo, el vecindario había estado sufriendo una serie de desapariciones de mascotas durante los últimos meses; y que un individuo vio a un "mono" colgando de un árbol con la cola.

El cadáver Deridder.
Una de las fotografías de Mullins.
En 1996, una mujer llamada Barbara Mullins conducía por una autopista de Louisiana durante un día de verano particularmente cálido cuando vio una masa peluda tirada a un costado del camino. Llena de curiosidad, se acercó y tomó una fotografía que hasta la fecha no ha podido ser explicada.
En la imagen de Mullins aparece un animal desconocido, peludo y de forma similar a un primate. De acuerdo con la mujer, el cadáver era casi tan grande como un perro San Bernardo, y asemejaba a un mandril adulto.
El Departamento de Vida Salvaje y Pesca de Louisiana examinó las fotografías y llegó a la conclusión de que era un Pomeranian, cosa que habría sido lógica juzgando la morfología del cuerpo... aunque completamente desmentida al medir el cuerpo en las fotografías, que era del tamaño de un perro grande y no uno de compañía como el Pomeranian.
La investigación continuó hasta el 2000, cuando un hombre llamado Roy Young llegó a la conclusión de que se debía tratar del Loup Garou; un críptido relacionado a los hombres lobo, el Simio Zorrillo y el monstruo de pantano de la Isla Honey.

El Booger de Belt Road.
En 1979, en las profundidades del estado de Georgia hubo reportes provenientes de la comunidad de Belt Road, de encuentros con un mono bípedo conocido como el Booger, y que fue descrito como un animal feo, de cola peluda y rostro de perro.

La descripción de los Monos Demonio coincide con cercopitecos como los papiones, mandriles y los geladas; mismos que al ser vistos a la distancia también pueden ser confundidos por perros gracias a sus hocicos cortos y cuerpos peludos.
Los criptozoólogos están convencidos de que puede tratarse de una especie sin clasificar de primate, o quizás algún remanente de la familia conocida como los Társidos; mientras que otros investigadores y creyentes de lo paranormal creen que los Monos Demonio pueden estar más bien relacionados con la mitología.
Los parapsicólogos relacionados con el caso han descubierto la existencia de leyendas entre una tribu conocida como los Choctaw, que hablan de un monstruo llamado "Nalusa Falay"; el cual es descrito como un ser alto, delgado y humanoide con ojos brillantes y orejas puntiagudas. Se cree que el Nayusa Falay acecha a sus víctimas en la oscuridad.
Especies de babuinos del Viejo Mundo.
De vuelta al campo de la paleontología, los zoólogos especulan que estos animales podrían estar relacionados con grandes primates extintos como el Theropithecus oswaldi, un gran papión pariente del gelada moderno (y mismo que es asociado con el Oso Nandi de África) o del sorprendente y aterrador mandril gigante, un animal extinto conocido como el Dinopithecus.
El investigador Loren Coleman ha acuñado el término "napes" (abreviación de "north american apes") para referirse a los reportes de encuentros con simios en Norteamérica, así como todos esos primates distintos al Pie Grande y los grandes homínidos misteriosos.
Los Napes, a diferencia de Pie Grande, caminan a cuatro patas y tienen breves movimientos bípedos, asemejan chimpancés o mandriles y se les encuentra en pantanos y el Sureste de los Estados Unidos; donde se han encontrado poblaciones de primates escapados de laboratorios o circos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada