martes, 20 de marzo de 2012

La Mano Peluda

La famosa Mano Peluda
Para un mexicano, la mención de la Mano Peluda significa instantáneamente dos cosas: un excelente programa radiofónico que cuenta historias de horror, y un medio popular arraigado en la mente de los niños...
Porque, ¿qué niño mexicano no hay sido 'asustado' en su momento por la Mano Peluda?

La historia es muy vieja, y tiene múltiples versiones; e incluso nombres, ya que además de la Mano Peluda también se le llama "Mano Pachona", "Mano del Diablo", "Mano Negra" o la "Mano del Diablo"... y se dice que puede ser la mano cercenada de una bruja, la mano de un joven que se masturbaba mucho, la mano del Demonio que busca nuevas víctimas, la mano de un obrero que fue cortada durante un accidente; y otra infinidad de teorías, aunque en general se le toma como una especie de "boogeyman" para asustar a los niños que se portan mal.
La criatura tiende a aparecer bajo las camas o tras muebles; donde jala la pierna o la mano de un niño para tratar de llevárselo con ella; e inclusive se dice que aparece en los inodoros, esperando a cualquier víctima que vaya a realizar sus necesidades fisiológicas. Otros sitúan al espectro en fábricas o vías de tren abandonadas, donde muchas veces es la mano de un obrero o un ferrocarrilero que fue cercenada por un deasfortunado accidente, y busca venganza... mientras que hay historias que la ponen como la mano de un demonio, que busca llevarse a las víctimas al inframundo o tan solo ahorcarlas para aterrorizarlas.

Lo más extraño es que en los pueblos (e incluso en las ciudades) ha habido reportes de encuentros con estas famosas 'manos peludas'... de viajeros que las ven cruzar páramos llenos de pasto como si fuese una enorme y deforme araña, de niños (y adultos) que han sido agredidos por una mano invisible al momento de buscar algo debajo de la cama, e incluso quienes al bajar los pies de la cama son 'jalados' por una mano negra y velluda, como la de un mono. En el programa radiofónico del mismo nombre; ha habido multitud de historias relacionadas con este ser, en particular la de un hombre que aseguraba haber sido agredido por esta entidad poseedora de fuerza sobrehumana, y que efectivamente era una mano más similar a la de un primate que la de un hombre, cubierta de grueso pelo negro y perfectamente cortada en el punto en que empieza la muñeca en un brazo.

Una de las historias "oficiales" de este ser es de la época previa a la Revolución Mexicana; y es la que narraré a continuación:

"Allá por el año de 1908 abundaban en la ciudad de Puebla los llamados Montepíos bajo la anuencia de las autoridades del porfiriato que reciban tajadas suculentas.
Los usureros se aprovechaban de las personas que iban a dejar sus propiedades. Joyas, muebles, vajillas, enseres de plata, relicarios, ropa y hasta juguetes fueron a parar a las arcas repletas de los millonarios.
En la calle de Merino se encontraba la Casa Comercial de los Villa, su propietario era un señor calvo, bajo y rechoncho. Tenía la peculiaridad de tener mucho vello en el cuerpo y extremidades. Este personaje había hecho una fortuna siendo administrador de un mercado. Se encargaba de un Montepío, esposa era conocida como la gangosa. Así pues el señor Villa se llamaba Horta. No se sabe si verdaderamente era su nombre o un apodo.
El odio de los poblanos con este personaje era bien conocido. Las maldiciones era encaminadas en su mayoría hacia sus manos, esto se debía a que le gustaba llevar anillos engarzados en piedras preciosas.
Obscuro y amargado era su corazón jamás se le conoció alguna obra piadosa. Qué Dios te seque la mano, decían los transeúntes al pasar frente a su negocio. Donde se veían las sombras de el y de la gangosa apilando monedas de oro sobre la mesa.
La historia comienza cuando Horta muere y esta leyenda tal vez fue inventada por la gente para ennegrecer más la memoria del avaro.
La noticia de la Mano Negra y peluda apareció por primera vez un pequeño periódico de puebla llamado el Duende. Siempre ocurría a eso de las 11 de la noche, una sombra misteriosa atravesaba los gruesos muros alrededor del cementerio de San Francisco, una mano negra y siniestra trepaba cual tarántula amenazadora con la intención de atrapar incautos.
Una vez que encuentra una víctima sube rápidamente hasta su cara, le arranca los ojos y lo estrangula. Después vuelve a su cripta para juntarse con sus restos que están ahí enterrados.
En entrevista un sepulturero juraba que la mano salía del sepulcro luciendo un gran número de anillos lujosos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada