lunes, 11 de abril de 2011

El Vampiro de Barranca del Muerto

Esta es una leyenda medianamente conocida en el D.F., y tiene múltiples variaciones respecto a en qué lugar sucedió, pero esta en especial va dedicada a una persona muy querida para mí que tiende a viajar de noche en la línea que va del Rosario a Barranca del Muerto.
Estación Barranca del Muerto

La historia es la siguiente...
Un pasajero se queda dormido en el último tren de la línea 7, la que va del Rosario a Barranca del Muerto (una estación conocida por su gran profundidad); y despierta durante la madrugada, cuando el tren avanza y solo ve el letrero del andén que dice "Barranca del Muerto".
Se asustó al ver como la luz del túnel se hace más pequeña y desaparece, y a medida que el tren se adentra en el túnel, hace cambio de vía y se apaga la luz. El vagón queda envuelto en las penumbras y el perturbador silencio del túnel del metro.
El hombre prendió su encendedor y suspiró aliviado al ver que no estaba solo, pues un vagabundo dormía en el otro extremo del vagón. Buscando compañía, lo despertó y comenzaron a buscar auxilio.
O al menos, hasta que algo o alguien aterrizó en el techo del vagón y caminó por él, hasta meterse por una ventana.
Acto seguido, el indigente comenzó a gritarle insultos pensando que era el conductor o algún empleado del sistema de transporte, y le recriminó que porqué los asustaba así. Al ver al indigente, el ser misterioso se abalanzó sobre él. La luz del encendedor le permitió al primer usuario ver que el ser estaba mordiéndole el cuello al indigente, y se acercó un poco más para mirar la escena, pero no contaba con lo que vió.
El atacante era delgado, de dos metros de altura, piel de un color amarillento, ojos rojos brillantes, garras huesudas y alargadas; y su rostro era similar al de un murciélago.
El ser lo miró con furia, soltó al indigente y lanzó un chillido mostrando sus afilados colmillos.
El pasajero escapó saltando por una ventana del vagón, y corrió como alma que lleva el diablo hasta que llegó a lal uz del andén, sin dejar de escuchar los chillidos inhumanos del ser tras él. Cuando logró llegar al andén, subió y con horror pudo sentir que la criatura lo sujetaba de la pierna derecha; un horror que lo llevó a desmayarse.
Al volver en sí, despertó en un hospital y narró su testimonio a las autoridades, que indudablemente no creyeron en su historia. Desde entonces, el pasajero evita subirse al metro, pasar cerca de las coladeras o los respiraderos del sistema de transporte.
Y ahora sabe, porqué los vagones del metro siempre son limpiados al final de cada recorrido.


Nota: No encontré material relacionado fuera de varias versiones, pero encontré un video que resulta sumamente interesante... empleados del metro escuchan gritos en la estación Tacubaya, parte de la línea que va del Rosario a Barranca del Muerto. ¿Coincidencia?

8 comentarios:

  1. Hey man, este relato se asemeja mas a un creepy paste, pero esta chido, un conocido dice que se topo con un sujeto similar al que describes por esas mismas lineas del metro, habra que hacer una investigacion con miras a su captura (todos con antorchas y machetes al metro!!!!)

    ResponderEliminar
  2. Chales, esta no la había oído... Cómo que ya no miraré igual el metro...

    ResponderEliminar
  3. Efectivamente se trata de la estación Tacubaya pero es el andén de la línea 9 (Café) Pantitlán - Tacubaya, y definitivamente el metro tiene sus secretos...

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Me ayudó mucho a mi tarea, pero no entendí una parte donde dice ''El pasajero escapó saltando por una ventana del vagón, y corrió como alma que lleva el diablo hasta que llegó a lal uz del andén'' no entendí donde dice lal uz .-.









































    NOOOOOOOOO!

    ResponderEliminar