domingo, 17 de abril de 2011

El León Acuático

Afríca es conocida por ser el continente donde viven tres de los grandes felinos, dos de ellos representantes de las cuatro especies del género Panthera, el león y el leopardo (las otras dos son el jaguar y el tigre); y el animal terrestre más veloz de todos, el guepardo (Acinonyx Jubatus).
Sin embargo, la tradición oral y la mitología del continente africano nos otorga relatos terroríficos sobre otras especies desconocidas de felinos que opacan al león en ferocidad y tamaño. La mayoría de estas son catalogadas como mitos o meros reportes criptozoológicos, pero cabe mencionar que África ya ha sido el escenario del descubrimiento en tiempos recientes de un felino que se consideraba un mito (el guepardo rey),

El León Acuático es un animal relativamente desconocido para la criptozoología (opacado por críptidos más famosos como el Mokele Mbembe, el Oso Nandi o el Mngwa); aunque es conocido de varias formas en áreas de todo el centro de África. En Angola se le llama Coje Ya Menia; en la república centroafricana y el Chad es conocido como Mamaïmé, Muru-Ngu, Ngoroli y Nze-Ti-Ngu; Dilali en Camerún, Vasoko en el Congo; Simba Ya Mai, Ntambue Ya Mai y Ntambo Wa Luy en Zaire; Ol-Maima y Dingonek en Kenia, y Nyokodoing en Sudán.
Básicamente todos estos nombres describen a un felino críptido, el "león acuático".
El León Acuático es descrito como un gran felino de pelaje oscuro y moteado, y con afilados colmillos como "los de una morsa"; así como poseedor de un gran tamaño, comparable al de un caballo adulto. Su piel es brillante contra el sol, como la piel de focas o las nutrias; y con una especie de melena en el cuello, no tan abundante como la del León Africano, pero sí de pelaje grueso.
Si bien hay grandes felinos que entran al agua a cazar (concretamente el tigre de bengala y el jaguar), el León Acuático posee adaptaciones propias de un mamífero marino, como una cola corta, patas grandes con membranas entre los dedos y el previamente mencionado pelaje brillante.
Aunque, su característica más llamativa resultan ser sus caninos superiores que hacen pensar a uno en los extintos felinos dientes de sable.
Smilodon, ilustración de Charles Knight.
De acuerdo al mito, son animales que viven en familias pequeñas, habitan cavernas cercanas al agua y rugen de forma similar a de los leones y tigres. Supuestamente es nocturno, con ojos brillantes y que reflejan la luz.
Las historias de este animal especifican que es capaz de darle caza a los elefantes y a los hipopótamos (cosa que ningún otro depredador africano puede hacer por sí solo); y algunos ejemplares de estos últimos han sido hallados con marcas inexplicables, más similares a los zarpazos de grandes felinos que a las heridas de combate contra otros hipopótamos.
Un reporte del año 1910 proveniente de la República Centroafricana narra lo siguiente:
"Para cruzar el río Bamingui es necesario reunir embarcaciones de 10 soldados cada una, es decir por lo menos 700 kilogramos de peso en cada embarcación. No obstante, bajo la mriada del oficial a cargo, un león de agua volcó una barca y se llevó a un soldado con él. Parece ser que los leones del agua viven en las cuevas cercanas al río, y sus ojos brillan en la noche como chispas, y su rugido se asemeja al de una tormenta eléctrica o un tornado."

Otro reporte posterior, de los años 20, narra el encuentro de un cazador con uno de estos animales en un río de Gabón.
El cazador encontró el cadáver de una hembra de hipopótamo que fue atacada por un animal de gran tamaño. Se desechó la posibilidad de que hubiese sido producto del ataque de otro hipopótamo por dos razones: que solo los hipopótamos macho se atacan entre sí, y que las heridas en el cadáver asemejaban más a las del ataque de un gran felino que a las producidas por los colmillos de otro hipopótamo o por un cocodrilo de gran tamaño.
Se describen como "dos agujeros enormes y muy profundos; uno debajo del cuello y otro en el hombro."

En el año 1970, un hipopótamo sumamente agresivo que atacaba las barcazas que transportaban gente entre Chad y Camerún, fue encontrado y se le encontraron heridas similares a las que describió el reporte de los años 20.
Smilodon Floridensis
En Zimbabwe se habla de "leones de agua", pero aquí la descripción solo hace referencia a su comportamiento, más no a una apariencia felina. De aquí provienen los nombres Ze-Ti-ngu o Ti-Gou (pantera de agua), Maimaimé (león de agua) y Ngoroli (elefante de agua).
En cuevas de Brackfontein Ridge se encuentran imágenes pictóricas que representan a animales con colmillos como de morsa, pero con largas colas y de color similar al del tigre.

Hay muchas explicaciones respecto a estos críptidos africanos de gran tamaño. Desde reliquias prehistóricas, hasta especies desconocidas o sub-especies adaptadas a hábitos depredatorios acuáticos.
Dinofelis Therailurus - Plioceno
Debido a sus características, la explicación más obvia es que sea una especie de felino relacionado a los "tigres dientes de sable" (en concreto, las especies africanas de las familias Metailurini como Dinofelis y Metailurus, y los maquerodontinos Machairodus, Homotherium, Lokontailurus, Miomachairodus y Megantereon) y adaptado a la vida acuática gracias a que fueron desplazados por los felinos del género Panthera como cazadores del bosque y la sabana.

Algo que no resulta por completo descabellado, puesto que es bien sabido que animales como el Gato Pescador y el Jaguar tienden a cazar en el agua, e incluso hay confirmación visual de que los tigres del subcontinente indo y los Sundarbans pueden dar caza a cocodrilos y a antílopes acuáticos.
Nutria Gigante (Pteronura Brasiliensis)
Otra explicación considerable es que se trate de un mamífero semiacuático que no pertenezca necesariamente a la familia de los felinos. En el plioceno existió una nutria del tamaño de un león africano, la Satherium Piscinarium, o Nutria de Hagerman; y en la actualidad el mustélido más grande del mundo es la Nutria Gigante del Amazonas (en la imagen).
Sin embargo, los mustélidos no han desarrollado en todo el registro fósil evidencia de colmillos como los de los tigres dientes de sable, aunque dicha teoría no queda del todo descartada, puesto que incluso los marsupiales han desarrollado esta clase de colmillos. Así que, es solo cuestión de elucubrar si podrían llegar a desarrollarlos.

Tal vez el león de agua no sea más que un mito entre los nativos africanos, pero puede que, al igual que ha ocurrido con animales como el gorila, el rey guepardo, el okapi y el león del Atlas; África aún esté reservando un último descubrimiento científico que revolucione el campo de la zoología.

2 comentarios:

  1. Mmmm... esto de animales raros... esta muy raro... quién sabe que habrá realmente...

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar