martes, 25 de agosto de 2015

El Chonchón.

El Chonchón es una entidad voladora originaria de la mitología mapuche y el folklore chileno y de algunas zonas de Argentina. Al igual que otras aves fantásticas de la mitología chilota, el Chonchón está considerada un ave de mal agüero o portadora de la mala suerte.
Se le conoce también como Chon-Chon o Tué-tué, y aparece o es descrito como un ave monstruosa de plumas grises cuya característica principal es que en lugar de cuerpo solo hay una monstruosa cabeza humana; y que vuela por las noches lanzando un grito ominoso que suena como "Tué tué", el cual señala que alguien va a morir.
También revolotea sobre los lugares donde hay enfermos, y tiende a chupar la sangre de éstos.

El Calcú.
El Chonchón está arraigado a la tradición mapuche del Kalkú o Calcú, el cual es un hechicero o brujo que emplea magia negra, fuerzas malignas y espíritus oscuros conocidos como wekufes. En Argentina y Chile moderno, el Chonchón se asocia con las prácticas tradicionales de la brujería y la magia negra europeas.
Se dice pues, que el Chonchón es un Calcú que ha descubierto el arte secreta de volar, la cual se logra untando una crema especial en la garganta; que ocasiona que la cabeza se desprenda del cuerpo y se transforme en un ave para volar. En algunas variantes, el brujo debe mencionar un cántico que dice "Sin Dios, ni Santa María. El cuerpo permanece en la casa" para poder alcanzar la transformación en Chonchón.
Un Chonchón sale únicamente en noches sin luna, tiene poderes mágicos y solo puede ser visto por Calcús o brujos que quieren usar su poder. Sus alas pueden ser las de una gran ave de presa o búho, un murciélago o incluso sus propias orejas extendiéndose hasta alcanzar un tamaño enorme.
Algunas variaciones de la leyenda indican que el Chonchón más que una transformación mágica, puede ser una criatura totémica comparable al Yenaldooshii nativoamericano o el nahual de los brujos mexicanos; y no es raro que en algunas localidades y poblados remotos se acuse a alguien de ser un Calcú en secreto.

Para repeler o evitar al Chonchón existen varias técnicas y supersticiones, las cuales van desde portar una cruz o dibujarla en el piso, hasta quemar ciertas hierbas aromáticas y finalmente una oración conocida como el "Magnificat"; la cual lamentablemente solo es conocida por ciertas personas con educación en las artes de la hechicería.
La forma más segura es entonar un rezo que mágicamente derriba al Chonchón y lo deja aleteando sobre el suelo. La oración dice así: "San Cipriano va para arriba. San Cipriano va para abajo, sosteniendo una vela del buen morir".
Una vez que el Chonchón está en el suelo, se le debe dejar ahí; o se tiene qué dibujar una Estrella de Salomón con un cuchillo en el centro, y ahí caerá el ave monstruosa. Si un Chonchón se encuentra en peligro, chillará para llamar a otros a que lo ayuden; y si el ave logra ver la cara de quien lo derribó, intentará vengarse de maneras crueles y despiadadas.
El Chuncho (Glaucidium Nanum).
El Chonchón, al igual que otras aves nocturnas y monstruos alados de la mitología chilota y mapuche; bien puede estar basado en un búho conocido como Chuncho; el cual tiene grandes ojos y es de hábitos nocturnos.Se dice que el Chuncho es un ave de mala suerte, y que su presencia en casa de alguien que está enfermo indica que la persona fallecerá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada