martes, 12 de julio de 2016

El Poltergeist de Enfield - La verdadera historia de El Conjuro 2.

La casa de los fenómenos.
En 1977, el distrito londinense de Enfield fue objetivo de la atención internacional al ser el sitio de lo que puede ser uno de los casos más conocidos en la historia de la parapsicología y la investigación de fenómenos sobrenaturales. El evento, que fue denominado como "El Poltergeist de Enfield" fue atestiguado por más de treinta testigos y registrado en todos los medios británicos de la época.

El inicio.
Margaret "Peggy" Hodgson y sus cuatro hijos vivían en una casa de Enfield cuando comenzaron a experimentar extraños sucesos durante la noche: Eran despertadas en la madrugada por toquidos en las paredes y el ruido de muebles que se arrastraban por sí solos. 
La familia acudió primero a vecinos y después a la policía, insistiendo que los sonidos eran inexplicables y que no eran obra de un ladrón común y corriente.
Uno de los oficiales constató que el problema era algo real, pues presenció como una silla se arrastraba por el piso sin ayuda alguna. El Daily Mirror tomó fotografías de Janet Hodgson, de 11 años, siendo levitada y todo el material grabado por la BBC terminó inservible sin explicación alguna.
Supuesta fotografía de Janet Hodgson levitando.
Maurice Grosse y Guy Lyon Playfair, miembros de la Sociedad de Investigación Psíquica viajaron a la casa para documentar lo ocurrido; atestiguando que efectivamente objetos como ladrillos de Lego y canicas eran lanzados por los aires, mientras que otros juguetes  de las niñas parecían calentarse a altas temperaturas sin razón alguna.
Playfair y Grosse intentaron comunicarse con el espíritu solo para recibir respuesta a través de una voz masculina que salía de la boca de una de las hijas de Margaret. 

"La voz solo era una parte. La niña levitó de manera horizontal, y arrojó muebles a través de la habitación."
-Testimonio de Maurice Grosse.

Luego de cuatro días de investigación, todos los periodistas que se encontraban en la casa se mostraron aterrados y pidieron intervención de las autoridades. Una mujer policía confirmó que lo ocurrido era real, y que ella misma presenció actividad sobrenatural: Objetos que se materializaban en el aire, cucharas dobladas e incendios espontáneos. Toda clase de fenómeno conocido en un caso de poltergeist.
De acuerdo con los reportes de la policía, de vez en cuando se escuchaba una serie de cuatro toquidos provenientes de un muro, los cuales se repetían dos minutos después desde el interior de otra parte de la casa.
Los demás policías involucrados revisaron la casa en busca de ratas o tuberías defectuosas, pero no hallaron nada que pudiera explicar los toquidos.

"La hija mayor señaló una silla que se hallaba al lado de un sofá. Entonces vi la silla arrastrándose por el suelo por espacio de más de un metro. La investigué al detenerse, pero no encontré explicación alguna para el movimiento."
-Reporte de la investigación.

La Voz.
Fotografía de Grosse hablando con el espíritu dentro de Janet.
De lo ocurrido en la casa de Enfield, el evento más perturbador fue la manifestación de una posible posesión espiritual; ya que una de las niñas que habitaban la casa comenzó a hablar cn la voz de un anciano.
Cuestionada por el investigador Maurice Grosse, la entidad dentro de la niña se refirió a ´él por su nombre y comenzó a producir toda clase de pistas respecto a su identidad como un antiguo habitante de la casa de los Hodgson.

"Quedé ciego dos años antes de morir. Entonces tuve una hemorragia, me quedé dormido y morí en una silla en la esquina de debajo de las escaleras."
-La entidad.

El espíritu se presentó a sí mismo como Bill Wilkins, que efectivamente vivió y falleció en la casa de una hemorragia cerebral casi cincuenta años atrás. El espíritu también dijo que no estaba enojado y no tenía un mensaje especial, si no que simplemente disfrutaba de torturar a la familia.
Al pedírsele que se retirara, se negó y burló de Maurice Grosse.
Otro espíritu apareció durante una entrevista con la BBC, identificándose como Stuart. El tal Stuart saludó a Grosse y trató de decir un chiste de noc-noc. Al volver Janet a un estado consciente, dijo que Stuart era el espíritu que molestaba a su familia; y que las voces provenían de "detrás de ella", como si alguien hablara a su espalda y no dentro de ella.
Janet también dijo que Grosse la hizo beber agua, pero que aún así las voces podían escucharse saliendo de su cuerpo.
Los fenómenos, que llegaron a ser más de 2000, continuaron por los siguientes dos años y se detuvieron tan súbitamente como empezaron.

Los Warren.
Ed y Lorraine Warren.
Ed y Lorraine Warren, investigadores paranormales famosos por su trabajo en la casa de Amityville, visitaron Enfield en 1978 y terminaron convencidos de que había fuerzas paranormales involucradas en el incidente.
Pero a diferencia de la versión mostrada en "The Conjuring 2", el trabajo de los Warren en el fenómeno de Enfield fue casi mínimo, y de hecho no tuvieron nada que ver en la manera en que acabó el embrujo. De acuerdo con Ed, los responsables eran demonios que tomaban la forma de almas de un cementerio local, y que pretendían ser espíritus humanos.
En realidad, los Hodgson fueron ayudados a fines de 1978 por un sacerdte que visitó la casa y realizó un exorcismo; lo que ayudó a disminuir un poco la intensidad de los sucesos hasta que se detuvieron del todo al año siguiente. Aún así, el hijo menor de la familia Hodgson explicó que en la casa se seguía sintiendo una presencia invisible.
Peggy Hodgson permaneció en la casa hasta su muerte, y al poco tiempo de eso una familia nueva se mudó a la casa. De manera espeluznante, la abandonaron luego de experimentar una sensación de ser observados y ver la aparición de un hombre entrando a una habitación durante la noche.
Actualmente, la casa está ocupada por otra familia que pide no ser identificada para evitar atraer curiosos o verse relacionada con el éxito de "The Conjuring 2".

Valak.
Valak (Bonnie Aarons) en "The Conjuring 2".
En la película de "The Conjuring 2", el evento del poltergeist de Enfield está relacionado con Valak, una entidad demoniaca que toma la forma de una monja espectral. De acuerdo con la guía de demonología conocida como La Llave Menor de Salomón, Valak (también pronunciado Ualac, Valac, Valax, Valu, Valic y Volac) es el Gran Presidente del Infiern.
Se le muestra como un niño pequeño con alas que monta un dragón de dos cabezas y comanda más de treinta legiones de demonios.
Valak es invocado por practicantes de magia para revelar la ubicación de tesoros, es extremadamente poderoso y comparte un fragmento de su poder con aquellos dignos de invocarlo.
Pero Valak no tiene nada qué ver con Amityville, Enfield o los Warren. En realidad aparece en la película porque el director James Wan buscaba una forma de enlazar Amityville con Enfield para la película de The Conjuring y sobrepasar la limitante de derechos; ya que en sí el Horror de Amityville es propiedad de otra compañía productora, lo que le limita el uso de elementos encontrados en la casa de Nueva York y el libro de Jay Anson.
El porqué de la apariencia de Valak en la película es otra cuestión que proviene de la misma Lorraine Warren. La investigadora mencionó que en alguna ocasión tuvo un encuentro con un vórtice de oscuridad en el cual podía apreciarse una figura negra y encapuchada en el centro; lo cual fue traducido por Wan al diseño de la monja fantasmal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada