lunes, 5 de octubre de 2015

La tumba de Molly Crenshaw.

Cerca de la ciudad de St. Louis Missouri, en el condado St. Charles; existe una tumba en medio del bosque que nadie se atreve a perturbar, pues las consecuencias podrían resultar fatales.
Por décadas, los estudiantes de la preparatoria Francis Howell han narrado la historia de Molly Crenshaw; una mujer que fue linchada y quemada durante mediados de los 1800s tras ser encontrada culpable por un muy mal año en las cosechas del pueblo. Dependiendo de la versión de la historia, Molly puede ser una mujer de descendencia haitiana o jamaiquina, una esclava liberada o practicante del vudú que era fanática de lanzar maldiciones a sus vecinos por cualquier tontería.
El final de la odiada mujer llegó durante un terrible invierno, cuando los pobladores decidieron culparla tras que las cosechas fallaran por el intenso frío. Crenshaw fue sacada de su casa, golpeada y linchada por una turba iracunda. La mujer, airada y a punto de morir por el daño infligido, lanzó una advertencia.
Cualquiera que tocara su tumba moriría.
Ignorándola, los campesinos se dispusieron a cortarla en pedazos; los cuales fueron enterrados a lo largo del campo para evitar que la bruja pudiese alzarse de entre los muertos para vengarse de la gente del pueblo.
Pero la magia de Molly siguió activa luego de la muerte de esta, pues la leyenda cuenta que por obra de una venganza extraterrenal; las piezas de la bruja se mueven año con año, acercándose poco a poco bajo la tierra como si fuesen gusanos putrefactos. ¿Y la maldición de la tumba?
Bueno, cabe mencionar que hay registros de dos jugadores de fútbol americano que intentaron robar la lápida durante la década de 1950. Ambos fueron hallados al día siguiente por el alguacil del pueblo... sus cuerpos destrozados habían sido empalados en la reja del cementerio donde Molly descansa hasta este día.

La verdadera Molly Crenshaw.
La "tumba" de Molly Crenshaw.
Aunque la historia de Molly Crenshaw tiene todo el atractivo de una producción de horror hecha en Hollywood, los historiadores locales están de acuerdo en algo: la mujer, al menos como reza la leyenda; jamás existió.
Sí hubo una Molly Crenshaw, pero no era jamaiquina o haitiana; y murió en 1913, no tras ser asesinada por una turba, si no por ingerir ácido carbólico. De acuerdo a los obituarios de St. Charles, Crenshaw era una maestra de escuela que se suicidó luego de que perdió el oído y llegó a mediana edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada