domingo, 4 de octubre de 2015

La bestia vampiro de Bladenboro.

Reconstrucción popular de la Bestia.
Durante el invierno entre 1953 y 1954, la localidad de Bladenboro, Carolina del Norte; fue sede de una extraña serie de muertes de animales cometidos por un depredador desconocido que pronto ganó fama por su brutal modus operandi: la decapitación y aplastamiento de sus víctimas, todas ellas animales domésticos.

El inicio.
La noche del 29 de diciembre de 1954, el jefe de policía de la ciudad de Clarkton (a cuatro kilómetros de Bladenboro) recibió una serie de llamadas en las cuales varios testigos de la zona narraban haber visto un depredador desconocido durante la noche, una bestia "delgada, negra y de metro y medio de largo" a la que se le achaca la muerte de un perro.
Este pequeño prólogo antecedió al 31 de Diciembre, cuando Johnny Vause; un poblador de Bladenboro, encontró muertos a sus dos perros durante la noche. Los dos animales habían sido destrozados y aplastados, y yacían en charcos de sangre, como el mismo Vause explicó al dar el reporte a la policía:
"Mis perros pelearon como los grandes. Había grandes charcos de sangre en el porche. Y un
charco de saliva en la entrada de la casa. Mató a un perro a las 10:30 y lo dejó ahí tirado. Mi
padre envolvió al perro en una manta, pero esa cosa volvió por el cadáver y se fue con él.
A la 1:30 de la mañana, regresó y mató al otro perro antes de huir. Encontramos el cuerpo tres
días más tarde, entre las ramas de un seto. La cabeza de uno de los perros había sido arrancada
y su cuerpo aplastado, como si algo lo hubiese masticado. Al otro perro le habían arrancado 
la quijada."
-Johnny Vause.
Los ataques solo comenzaban.
La noche del primero de enero de 1954, dos perros más fueron hallados en la granja de Woodie Storm; y de acuerdo a un testigo, uno de ellos parecía haber sido masticado y vomitado por algo enorme.
La noche siguiente, un granjero llamado Gary Callahan reportó que su perro fue asesinado durante la tarde de ese día. Dos perros más fueron hallados muertos el 3 de enero, y durante la autopsia, el jefe de policía Roy Fores se encontró con que el animal no tenía nada de sangre en el cuerpo. Fores también añadió que los perros mostraban rastros de haber sido "masticados" y escupidos.
Los diarios locales publicaron artículos el 6 de enero, explicando que la noche del 5, un conejo había sido decapitado limpiamente en el patio de una casa. El 7 de enero, se le sumó un perro más hallado cerca del pantano de Bladenboro.
El dueño de una gasolinera local, Julian Shaw; halló una cabra que de acuerdo a él, había sido "aplastada como si le hubiesen dado con una pala" y que estaba seguro que lo que fuese que mató a la cabra, también había estado matando vacas y cerdos salvajes desde hacia tiempo. 

El encuentro con el monstruo.
La primer descripción de la bestia llegó el cuatro de enero, cuando un residente de nombre Malcolm Frank dijo haber visto un extraño animal cruzando la calle frente a su casa. Lo describió como "de metro y veinte de largo, peludo y con rasgos de oso y pantera". 
El hijo de un hombre de Bladenboro llamado Carl Pate, declaró al poco tiempo que la noche del 3 de enero se encontró con algo "pequeño y que iba junto a una de sus crías". Un tercer avistamiento se dio esa misma noche por James Pittman; que a las once de la noche escuchó un ruido similar al llanto de un bebé fuera de su ventana. Al asomarse, vio que los arbustos al lado de su casa se movían.
Sin embargo, la descripción más clara viene de un hombre llamado Lloyd Clemmons, que fue publicado por el Wilmington Morning Star y reza de la siguiente forma:

"Tengo dos perros. Niggy, uno negro y pequeño, y Peewee; uno café y poco más grande. Mi esposa
y yo nos encontrábamos en la sala. Escuchábamos que los perros estaban intranquilos, la luz de mi
patio delantero estaba encendida y Larry Moore tenía su luz trasera iluminando el otro lado del
patio... Me asomé y vi esta cosa. Me dejó perturbado.
Era como de sesenta centímetros de alto, con una cola de treinta. Era negro y con el rostro de un
gato. Solo que jamás he visto un gato tan grande. Se movía en silencio, sigiloso, como si intentase
atrapar a Niggy y Peewee. Salté con mi escopeta y le disparé, pero solo logré que se escabullera
entre la oscuridad de la noche. Jamás lo vi de nuevo."

Un gupo de cazadores de Wilmington pasaron esa noche rastreando al animal en los pantanos cercanos al pueblo. De acuerdo con lo que encontraron, debía tener zarpas de al menos tres centímetros de largo y un peso de 45 kg. 
El movimiento circular del animal sugería que debía tener crías (lo que coincide con el relato de uno de los testigos) o una pareja cerca. 
La mañana del cinco de enero, el jefe Fores encontró al animal atacando a un perro a lo lejos; pero el canino pudo escapar a su perseguidor. Fores también dijo haber encontrado huellas cerca de la orilla de una cañada próxima a donde el animal atacó días antes. 
La señora C.E. Kinlaw encontró esa noche a un animal que parecía un puma gigantesco, atacando a un perro a tres casas de distancia de la suya. El animal corrió hacia ella al verla, pero dio media vuelta y escapó al escucharla gritar. 
Un niño llamado Dalton Norton reportó haber visto un "gran gato" la noche del 6 de enero. Según él, escuchó un ruido en el porche, como el de un bebé llorando. Entonces la cosa saltó del tejado del porche y salió corriendo hacia otra casa. 
El 11 de enero, dos automóviles se detuvieron en la carretera al encontrar a un depredador de casi metro y medio de largo. Uno de los conductores declaró que el animal tenía orejas cortas, era pardo y que había algo en él que resultaba muy perturbador.

La caza.
Fusell y Woodrow posando con el lince muerto.
Temiendo que la bestia pudiese atacar a los habitantes de Bladenboro, el jefe Roy Fores organizó una compleja cacería usando perros de ataque y a doce cazadores experimentados del pueblo. Para el día siguiente, el 5 de enero, más de quinientas personas rastrearon los bosques y pantanos usando sabuesos.
El 6, el número se incrementó a 800 personas que salieron hacia el pantano. Fores intentó usar perros para hacer salir al animal, pero el plan fue cancelado por oficiales de la ciudad debido al riesgo que suponía no solo para los canes; si no para los curiosos que buscaban encontrar al misterioso depredador.
Sin embargo, fue hasta el 13 de enero que hubo resultado alguno. Luther Davis, un granjero local; mató a un gran lince en su propiedad cerca de las 8:30 de la mañana. Woodrow Fusell, alcalde de Bladenboro; dio una conferencia en la cual explicaba que la bestia había sido asesinada por fin. Pero la población, y en especial los cazadores, se encontraban escépticos de que un gato pequeño fuese capaz de matar perros, cabras y vacas.
Ese mismo día, Bruce Soles, que viajaba de Bladenboro a la comunidad de Tabor City; arrolló a un animal desconocido con su auto. De acuerdo con Soles, el animal tenía los colores de un leopardo, medía sesenta centímetros de alto y pesaba cincuenta kilos. 

La identidad del monstruo.
Un Puma, animal que se cree era la bestia de Bladenboro.
De acuerdo a los reportes de encuentros con la bestia, el animal era definitivamente un gran felino; pero las descripciones varían desde un lince de gran tamaño hasta pumas, leones y leopardos. El cazador S.W. Garrett llegó a la conclusión de que el grito de "bebé" de la bestia era similar a los chillidos producidos por el puma, el gato doméstico y en algunas ocasiones el zorro o el coyote.
El jefe Fores y algunos cazadores de Bladenboro tenían la sospecha de que el animal era un lobo, pues los pobladores más viejos de la zona decían que usualmente se encontraban manadas de estos animales en las zonas que rodeaban el pantano.
C.E. Kinlaw dijo que el animal era un "puma gigantesco", mientras que el Bladen Journal escribió un reportaje en el cual se postulaba al glotón como el culpable más posible; mientras que en otros diarios se sostenía la creencia de que se trataba de un perro que escapó de su dueño y acabó volviéndose salvaje.
Un glotón, también llamado wolverine, carcajou o gulón.
Finalmente, el editor de la gaceta científica del Robesonian dijo que el culpable era definitivamente un gato, y que a juzgar por sus gruñidos y chillidos; era un puma famélico.
La teoría del puma fue confirmada por el programa MonsterQuest, que tras varios análisis llegó a la conclusión de que el atacante era uno de estos felinos.

¿Realidad o fraude?
Un mod del videojuego Zoo Tycoon 2, donde el animal aparece como "Vampire Beast".
Un año después, el alcalde Fussell viajó a Charlotte para conseguir copias del filme "The Big Cat" para su exhibición en Bladenboro al día siguiente. Se imprimieron folletos para el teatro que rezaban "¡Ahora pueden ver al Gato! ¡Lo tenemos en nuestra pantalla!".
Fussell mismo creía que el monstruo era un fraude, aunque fue él mismo quien llamó a los diarios para notificar los perros muertos. Encontró las muertes como algo extraño y dijo que "un poco de publicidad nunca hacía daño":
"Debíamos hacer algo. La ciudad tenía armas hasta los dientes. Incluso los niños llevaban pistolas. El jefe Fores y yo sabíamos que a alguien le iban a disparar. El animal era 90 por ciento falso y 10 por ciento verdad. Los periódicos lo llamaron 'Bestia de Bladenboro' y dijeron que era un vampiro".
-Woodrow Fussell, 1954.
El impacto de la bestia continúa hasta hoy.pues en Bladenboro se sigue realizando un festival anual llamado "El Festival de la Bestia" en el cual, la bestia de Bladenboro (también llamada cariñosamente "Bob") aparece como mascota.
En el género de los videojuegos, se puede encontrar una verstión de la bestia en el juego Zoo Tycoon 2 como parte de la expansión hecha por fans llamada "Paranoia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada