jueves, 16 de julio de 2015

La niña de la fotografía.


En un día de escuela, un niño llamado Tom se encontraba en clase haciendo trabajos de matemáticas. Faltaban seis minutos para salir. Mientras hacía sus deberes, algo llamó su atención.
Su escritorio estaba junto a la ventana, y al mirar hacia fuera, vio lo que parecía ser una fotografía tirada en el césped. Cuando acabaron las clases, corrió hacia el lugar lo más rápido que pudo, cegado por la curiosidad. Al levantarla, se dio cuenta de que era una fotografía en la cual aparecía la niña más hermosa que había visto. Vestía mallas y zapatos rojos, y una de sus manos tenia un signo de paz.
Era tan hermosa que quería conocerla, así que le preguntó a cuantos pudo para saber si alguien la había visto antes o si la conocían. Pero se sintió devastado cuando nadie le pudo dar información sobre la identidad de la niña. 
Pasó el día, y eventualmente llegó la hora de dormir.
Poco después de la media noche, Tom fue despertado por un toque ligero pero audible en su ventana. Como el golpe de una uña. Se asustó. Luego de un nuevo toque, escuchó una risita y vio una sombra en la ventana. Curioso, Tom se asomó por la ventana; pero no encontró a nadie.
La noche siguiente fue despertado por otro golpe. Tomó la fotografía y siguió la risita, sin pensar bien lo que hacía. Al llegar al camino, Tom no pudo ver un auto que venía a toda velocidad. Murió al ser atropellado, sosteniendo la fotografía en sus manos.
El conductor, asustado y sabiendo que había hecho algo malo, intentó salir y ayudarlo; pero Tom ya había fallecido. Entonces vio la fotografía.
Era una niñita haciendo una seña con tres dedos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada