jueves, 25 de junio de 2015

Vuelos fantasma.

Como ya se ha hablado en varias ocasiones en este espacio, algunos de los fenómenos de manifestación fantasmal más conocidos en el mundo involucran no apariciones de personas o animales; si no vehículos misteriosos que aparecen de la nada o reproducen las condiciones de un accidente que tuvo lugar varios años atrás.
En esta ocasión, se hablará de algunos casos los cuales involucran seres del más allá en vuelos, o la aparición de víctimas y aeronaves relacionadas con algún incidente.

Un último vuelo.
La historia, que fue obtenida en el foro de Airliners.net, un espacio para personal aeronáutico o simplemente aficionados de los aviones; cuenta que durante un vuelo trasatlántico en un avión de dos niveles; una azafata se hallaba en el piso inferior realizando preparaciones para la hora de dormir. Conforme se acercó a la escalera, se encontró cara a cara con un anciano sentado en un peldaño. La azafata le comentó que no podía estar en un área restringida, a lo que el hombre se disculpó y le pidió que si por favor podía decirle a su esposa que no se preocupara por él.
El hombre dio los datos de su cónyuge y el número de asiento en que viajaba, para después subir la escalera. La azafata servicial fue a buscar a la esposa del anciano, que se sorprendió y explicó que sí, que viajaba con su esposo... pero que el hombre se encontraba en un ataúd en el área de carga.
La descripción que la azafata dio del hombre resultó correcta, y el capitán confirmó que sí, que en el avión se transportaba un ataúd.

La azafata en jefe.
Una pasajero de American Airlines contó en alguna ocasión su historia para un popular sitio estadounidense sobre fantasmas: durante un vuelo nocturno, vio pasar a una azafata pálida, demacrada y con la mirada perdida; que ignoró de lleno a todos los pasajeros incluido el que narró la historia.
A la mañana siguiente, el hombre le preguntó a otra empleada sobre el estado de la misteriosa mujer, a lo que ésta respondió que la aparición ya era conocida entre quienes trabajaban ahí, y que solo se referían a ella como la "azafata en jefe".

El Amarillo.
Según trabajadores del aeropuerto de Copenhague, un avión modelo Boeing 737 que regularmente hace paradas en dicha terminal, se encuentra embrujado. Al avión, al que le llaman "El Amarillo", 
El staff encargado de limpieza teme acercársele durante la noche, y varios pasajeros han reportado haber escuchado ruidos en el techo, como si alguien caminara sobre el avión durante un vuelo. Hay que mencionarse que sí, hay reportes de que una mujer murió a bordo de la nave durante un viaje.

El vuelo 401 de Eastern Airlines.
El 29 de diciembre de 1973, el vuelo 401 de Eastern Airlines chocó en los Everglades de Florida; matando a 101 de los 176 pasajeros a bordo. La compañía logró rescatar piezas de la nave, mismas que usaron como repuestos para otras naves en servicio.
Al poco tiempo, pasajeros y personal en otros vuelos comenzaron a reportar avistamientos de los espíritus del capitán Bob Loft y el ingeniero Don Repo; quienes volaban en el 401. Estos sucesos también comenzaron a ocurrir en vuelos de la aerolínea TWA que recibieron partes del 401.
El equipo de la camina de un L1011 reportó haber visto a un piloto vistiendo el uniforme de Eastern mientras abordaban. El hombre les dijo que revisaran el motor número tres antes de abandonar la cabina; y dicho motor presentó fallas técnicas durante el vuelo.
Otro incidente en el L1011 tuvo lugar cuando una mujer dijo que el pasajero sentado a su lado desapareció súbitamente mientras hablaba con él; cosa que la hizo entrar en estado de pánico y obligó a que la sacaran de la nave. 

Singapore Airlines.
Un Boeing 747 de Singapore Airlines supuestamente está embrujado por el espíritu de un trabajador que murió electrocutado a bordo. Se dice que curiosamente, cuando el avión entra en el espacio aéreo de Japón, en su interior se aparece una azafata japonesa.
La historia cuenta que la azafata usó ese avión para regresar a Japón luego de ser diagnosticada con un cáncer que le provocó la muerte.

El avión fantasma de Pearl Harbor.
Esta historia es quizás de las primeras que se tienen registro sobre aviones fantasma, pues tuvo lugar al año siguiente del ataque en Pearl Harbor; cuando un radar estadounidense detectó un avión viajando a suelo norteamericano en ruta desde Japón.
Cuando se envió a un grupo de pilotos para interceptarlo, estos dijeron que se trataba de un P-40 dañado, lleno de agujeros de bala y con el tren de aterrizaje destrozado. El piloto, que se encontraba manchado de sangre; les sonrió, saludó y se lanzó en picada hacia el suelo; chocando estrepitosamente.
El equipo de rescate y limpieza enviado horas después sí encontró una aeronave envuelta en llamas y despedazada, pero no hubo rastro alguno del cadáver del piloto. Los más intrigante era que jamás se supo de donde provenía el vehículo.

El caso Derbyshire.
Hace unos años, Tony Ingle, habitante de la provincia inglesa de Derbyshire; dijo haber visto una nave que no producía nada de ruido al volar. El avión, que de acuerdo a Ingle era un modelo usado durante la segunda guerra mundial; descendió hasta perder el control y estrellarse tras una colina. Al correr para ver el estado del piloto, Ingle se encontró con un campo intacto y lleno de cabras y ovejas.

Sheffield Peaks.
En 1997, varios pobladores de la aldea Sheffield Peaks vieron la aparente caída de un biplano que volaba demasiado bajo. Algunos se agacharon conforme la nave atravesaba la ciudad y desaparecía en dirección a una ciénega a las afueras de la localidad.
Pese a repetidas búsquedas, el avión jamás fue hallado. 
Durante la segunda guerra mundial, Sheffield Peaks fue lugar de más de cincuenta choques de avión en los cuales más de 300 hombres perdieron la vida.

El choque de Long Island.
En 1997, varios testigos de Westbrook, Connecticut; observaron la caída de una avioneta en la costa cercana a Long Island. La nave pareció caer en el agua, pero jamás salpicó o se escuchó ruido alguno. No se reportaron aviones desaparecidos y los equipos de rescate no hallaron resto alguno bajo las gélidas aguas.

Los paracaídistas.
En 1950, tres mujeres de Ovando, Montana; fueron testigos de un avión que caía en picada y del cual salieron dos personas en paracaídas que desaparecieron a la distancia. Días más tarde, un niño local dijo haber escuchado una explosión cerca de su casa; un sitio que se hallaba a corta distancia de donde las mujeres vieron el avión fantasma.
Tras una búsqueda infructuosa, las autoridades fueron incapaces de dar con los restos de una aeronave o indicios de que ahí hubiese ocurrido un siniestro.

Dark Hollow.
En 1955, varios equipos de rescate acudieron a Dark Hollow, Pennsylvania, luego de que diez personas vieran un avión en problemas que rozaba las copas de los árboles y eventualmente "chocó" en las montañas. Se escuchó el impacto, pero jamás se encontró evidencia del choque.

El vuelo 93.
Los guardias de seguridad y agentes del FBI enviados a supervisar la limpieza y remoción de escombros en el choque del vuelo 93 de United Flight el 11 de septiembre del 2001; reportaron a varias cadenas de noticias en Estados Unidos sobre sus encuentros con lo inexplicable.
Se habla de voces, apariciones de grupos de personas, toques en los tráilers usados como laboratorios forenses y sombras en las cercanías del sitio del choque. También se han fotografiado orbes de luz en el monumento a las víctimas del vuelo 93, Sin embargo, el encuentro más impresionante fue el que tuvieron varios guardias de seguridad mientras daban una ronda a las tres de la mañana: cuentan que mientras caminaban a lo largo de una reja establecida para delimitar el perímetro del sitio del accidente, se toparon con una joven vestida con jeans y un suéter; que trotaba buscando la manera de salir del lugar. Cuando la alumbraron con una linterna para preguntarle qué hacía ahí, la mujer se desvaneció en el aire.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada