viernes, 15 de mayo de 2015

La hiena.

Tomado de 4chan.
Vivo en Ohio, cerca de la frontera con Virginia del Oeste. Es un área boscosa, llena de campesinos y casas en medio de la nada; por lo que me gusta permanecer adentro jugando videojuegos.
Casi toda mi familia consiste de campesinos, con la excepción de unas tías lesbianas. Mis tías son geniales y también viven cerca del bosque; pero su casa es bonita, con jardines amplios y un huerto al fondo. La tía A es Bióloga, una excelente cocinera, me gana en el Smash Bros, está metida en toda clase de cosas paganas y ocultas; pero rara vez habla de ello.
La tía B es programadora y da soporte técnico, me construyó una computadora para gaming excelente como regalo de cumpleaños y no cree en las cosas ocultas de la tía A. Su casa está a unos diez o quince minutos manejando, o a cinco minutos si se corta camino a pie a través del bosque.
En fin...

Hace un par de años empecé a escuchar toda clase de ruidos raros que venían del bosque, pero los achaqué a los animales que viven por la zona. Al poco tiempo de eso, la tía A empieza a portarse rara y a decirme que no vaya a su casa por el camino que atraviesa el bosque. 
Así que le pregunto porqué, a lo que responde con un "no es seguro".
Claro que siendo un adolescente confiado, seguí yendo por el bosque de todos modos. 
Al menos hasta esa tarde.
En esa ocasión, ya cuando casi se hacía de noche, escuché un ruido muy cerca de mí cuando me encontraba caminando de regreso a casa. Algo que sonaba como la risa de una hiena mezclada con el ulular de un búho. Corrí de vuelta hasta casa, pero alcancé a ver una figura vagamente humanoide a la distancia cuando ya estaba a unos pasos de mi casa. Aunque siendo ya casi de noche, no pude ver exactamente de qué o quién se trataba.
Le conté a mi padre sobre lo sucedido, pero él es un campesino extraño cuya única respuesta para todo es "dispárale", asi que se ofrece a darme un arma en caso de que sea algún animal rabioso o agresivo. Bueno, al menos con un arma me siento más seguro; pensé.
Unos días después le platiqué a la tía A, se enojó y me dijo que no quería que volviera a atravesar el bosque a pie. La tía B se encogió de hombros y me dijo que estaría bien si tenía un arma.

Al llegar el invierno, y gracias al frío particular a finales del 2014; me ví forzado a conducir cada que iba a casa de mis tías. De vez en cuando escuchaba sonidos inusuales en el bosque, pero de ahí en fuera el infierno fue tranquilo.
Así que cuando comenzó a subir la temperatura y bajó el nivel de la nieve, decidí caminar otra vez en el sendero del bosque. No pasó nada más allá de los ruidos, y algunas cosas apareciendo rápidamente al borde de mi visión; aunque debo decir que siempre tuve la sensación de que algo me estaba observando.
A lo mejor era mi propia paranoia, así que lo descarté y seguí caminando por el bosque para ahorrar gasolina. Más o menos a mediados de abril, iba de regreso a mi casa al anochecer cuando finalmente pude ver qué era lo que producía los ruidos.
Primero oí el sonido de hiena, seguido por un movimiento rápido frente a mí. Saqué mi arma como advertencia por si se trataba de algún campesino o bromista; y la cosa esa se limitó a aullar. 
He escuchado lobos, zorros y otros animales del bosque... pero nada como eso. Era un aullido que atravesaba el cuerpo, y que provenía de algo que acababa de aparecer detrás de un árbol: una criatura de más de dos metros de alto, aterradora, esquelética y pálida.
Algo que no supe qué era.
Ni siquiera pensé en dispararle, solo di media vuelta y corrí tan rápido como pude hasta llegar a casa de mis tías; siempre seguido por la risa de la hiena y sus pisadas detrás de mí... fuertes y rápidas. Grité y finalmente llegué a la casa de mis tías, justo donde tienen plantados algunos manzanos. La cosa se detuvo en seco, lanzó un chillido desgarrador y desapareció en el bosque.
La tía A sale corriendo, gritándome que entre y me esconda en el piso de arriba con la tía B; que está muerta de miedo por el escándalo afuera. Escucho la puerta de la sala abriéndose y corro a la ventana para asomarme y ver a la tía A corriendo hacia el patio.
La cosa sale de los bosques y se detiene frente a los manzanos; como si fuesen una especie de barrera mágica. La tía A se planta frente a la cosa y le dice algo, no sé qué. La tía B y yo no tenemos ide ade qué carajo pasa, y estamos aterrados pensando que la cosa va a atacar a la tía A.
Pero la tía A permanece firme, observando al monstruo moviéndose de lado a lado sin poder atravesar los árboles. La tía A le vuelve a gritar, cosa que hace reír a la hiena por un momento antes de desaparecer en el bosque.
Al volver a la casa, la tía B y yo le preguntamos a la tía A qué pasó, que que´demonios era esa cosa. La tía A se sirve un trago y se sienta en un sillón, y solo nos dice que nos calmemos. Que la cosa esa se fue; después llama a mi papá y le dice que me quedaré con ellas esa noche. Al final llama a la policía y les dice que hay un "animal agresivo" en el área; evadiendo todas nuestras preguntas a lo largo de la noche.

Al día siguiente me llevó a casa, y he pasado el último mes preguntándome qué carajo era eso o porqué la tía A no me quiere decir qué es. Lo único que menciona es que ya se fue, y que solo era un animal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada