jueves, 28 de mayo de 2015

El embrujo del Queen Mary.

El Queen Mary.
El RMS Queen Mary zarpó por primera vez  el 27 de mayo de 1936, como un trasatlántico de lujo y la nave más grande de su tiempo; una maravilla de ingeniería naval que no solo desempeñó múltiples viajes a lo largo del Atlántico, si no que incluso fue usada como una nave de transporte durante la Segunda Guerra Mundial.
Tras el final de la guerra, el Queen Mary volvió a ser modificado y puesto de nuevo en servicio como un crucero, al menos hasta mediados de la década de los sesenta; cuando el uso de jets facilitó y redujo los tiempos de viaje a lo largo del océano Atlántico. El 31 de octubre de 1967, el Queen Mary zarpó por última vez de Southampton y llegó a su destino final, Long Beach, California; donde permanece desde entonces.
Hasta la actualidad, el Queen Mary permanece como un importante destino turístico y museo; siendo incluso reconocido en el Registro Nacional de Lugares Históricos de los Estados Unidos. Si bien gran parte de su maquinaria fue removida, dejando a la nave varada para siempre; otras partes de su larga historia como transporte, crucero y nave militar permanecen en sus corredores y cubiertas...

Los espíritus del Queen Mary.
Se sabe que cerca de 49 personas murieron durante el tiempo que el Queen Mary funcionó como un crucero de lujo, y que cerca del 75% fueron de trabajadores, con el resto siendo pasajeros. No hay un número conocido sobre si soldados o prisioneros de guerra murieron durante su uso como nave de transporte en la Segunda Guerra Mundial; 
El primer fantasma se encuentra en la habitación B340, la cual incluso dejó de ser alquilada a huéspedes por la gran cantidad de sucesos paranormales que se suscitan en ella. Los empleados y guías de turistas que trabajan en la nave creen que en ella puede encontrarse el alma de un viajero asesinado, mismo que abre las llaves del agua en el baño, arroja las cobijas de la cama y ha obligado a que se retire gran parte del mobiliario para evitar que lo mueva o lo arroje.

El segundo espíritu más notable es el llamado John Pedder, un bombero en la sala de máquinas que fue aplastado por la puerta 13 del barco. La historia cuenta que durante emergencias, las puertas de seguridad se cerraban para evitar que la nave se hundiera; y que los empleados solían apostar para ver quién podía cruzar la puerta más veces antes de que se cerrara. En una de estas ocasiones, Pedder fue aplastado al cerrarse la puerta sobre él.
Desde entonces, un hombre de barba y vestido con overoles azules es visto caminando por el pasillo y desvaneciéndose al llegar a la puerta 13. En el tour de leyendas que se da en el barco, los guías se refieren a él como "Harry Media Compuerta"; aunque su nombre verdadero aparece en la lista de empleados fallecidos que se encuentra colgada en la enfermería del barco.
La piscina de primera clase.
La famosa piscina de primera clase es quizás el punto más embrujado de la Queen Mary; y donde supuestamente se aparecen espíritus de personas que se ahogaron en ella, aunque en el barco no se tienen registros de personas que hayan muerto en ese lugar.
Los fantasmas vistos en la piscina parecen ser exclusivamente femeninos: varias mujeres adultas y una niña pequeña, que falleció en la antigua piscina de primera clase y que si bien se manifiesta en toda la nave, parece concentrar sus apariciones en esta sala. En los vestidores hay algo que ha sido descrito por médiums y psíquicos como "un vórtice de energía negativa", y donde se aparecen figuras entre las sombras, mismas que han sido captadas por la cámara de vigilancia de la piscina.

En la sala de boilers, mismos que ya han sido removidos desde hace años; hay varias historias sobre trabajadores fantasmales que aún acechan en las noches, la misma niña fantasma de la piscina y una que otra presencia invisible en la enorme habitación que hoy funciona como salón de conferencias.
Curiosamente, el Queen Mary fue conocido como "El Fantasma Gris" en la Segunda Guerra Mundial; y en alguna ocasión hundió a una nave escolta al chocar con ella. Se dice que en la proa del barco, pueden escucharse los gritos de auxilio de aquellos que perecieron en el accidente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada