miércoles, 8 de abril de 2015

El perro de Newgate.


En la vieja prisión de Newgate, ubicada en Londres; se aparece una de las entidades fantasmales más aterradoras en la historia de Inglaterra: un malévolo sabueso negro de ojos rojos.
La leyenda data de la época de Enrique III, durante la época de una hambruna extrema, donde los prisioneros de Newgate inclusive llegaron a cometer actos de canibalismo para sobrevivir. Entre las víctimas de este periodo se encontraba un hombre que fue encontrado culpable de practicar la magia negra, y que estando a punto de morir, declaró que buscaría venganza desde el más allá.
El primer reporte se origina a partir de las anécdotas de un tal Luke Hutton, que fue encerrado en Newgate y enviado a la horca en 1598. La leyenda usual de la aparición del sabueso viene de un libro publicado en 1638 y llamado "El descubrimiento de un Monstruo en Londres", y reza de la manera siguiente:

"Describo mi lectura de una antigua Crónica, que habla de un espíritu andante con la forma de un perro negro; que flota por las calles poco antes de que se dé una Ejecución y por las noches mientras las se dan las sesiones en los juzgados.
En el reino del Rey Enrique el tercero, ocurrió una gran hambruna en Inglaterra, pero especialmente en Londres, donde muchos sufrieron de un hambre tal que condujo a los prisioneros de Newgate a devorarse entre sí; en especial aquellos recién llegados. Entre estos estaba un cierto escolar encerrado bajo sospecha de Conjuros, y que usando Embrujos e infernales Magias Oscuras; hizo mucho daño a los súbditos del Rey, a quienes atormentó con Furias Infernales, Espíritus y Duendes. Y este hombre fue elegido para ser devorado...

Pero la presa prometió vengarse... cada noche aparecía un Perro Negro que caminaba de lado a lado de la prisión, listo para devorar ferozmente a aquellos que habían comido la carne humana... y acompañado de lamentos de gran dolor y tormento, que le produjeron terribles temores a los presos, y esos temores se convirtieron en pánico, y el pánico en desesperación... y esa desesperación los llevó a matar al carcelero, y muchos escaparon, pero fueron por siempre atormentados por la imagen de un Perro Negro que los perseguía hasta sus muertes."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada