martes, 31 de marzo de 2015

Ronda de vigilancia.


Tomado de 4chan.
Hace unos años trabajé como guardia de seguridad en una universidad cerca de mi casa. Era un trabajo común y bien pagado, pero veía mi buena dote de cosas raras: más que nada peleas, venta de drogas, sexo público y gente alcoholizada.
Pero a veces, veía otras cosas. Cosas mucho más raras.
A veces trabajaba en el cuarto de vigilancia, y algunas otras me tocaba patrullar. Esa noche en particular, me tocó permanecer en el cuarto de vigilancia, y no llevaba mucho tiempo ahí cuando un guardia llamó a la oficina. Dijo que sentía que alguien lo seguía en el edificio de ciencias, pues podía escuchar pasos tras él cuando caminaba por los pasillos; pero que al voltear no había absolutamente nadie.
Este hombre era alguien que llevaba años en el trabajo, y definitivamente no era alguien que se asustara por alguna sombra o cualquier ruido. Le dije que estaría ahí enseguida y que llamaría a la Policía del Campus (sí, teníamos seguridad y policía en el campus; son dos trabajos diferentes).
La Policía y yo llegamos al edificio, establecimos un perímetro alrededor y lo recorrimos habitación por habitación; pero jamás encontramos algo. Estábamos pensando que quien fuese el bromista, ya se había largado, cuando uno de los oficiales gritó "¡Lo acabo de ver!", y salió corriendo tras el supuesto culpable.
Lo seguimos, pero sin éxito. Lo único considerable era un olor a azufre o huevos podridos, y estábamos por irnos de vuelta a la oficina; cuando escuchamos una carcajada a la distancia. De nuevo, rastreamos todo el edificio en vano. Hasta buscamos en las grabaciones de las cámaras de vigilancia en busca de alguna evidencia de la identidad del intruso, pero en el video únicamente aparecíamos nosotros.
Sin sombras, borrones o algo que indicara quién era el intruso.
La risa no fue captada por las cámaras, así que no podíamos decir que algo había pasado; pues no teníamos evidencia. Lo manejamos como allanamiento, alguien que entró al edificio intentando robar químicos para hacer drogas, y ahí quedó el asunto.
Desde el incidente, en el edificio de ciencias hay dos guardias asignados mientras que en los otros solo hay uno. Y puedo decirles algo, no sé bien qué era lo que perseguimos, pero definitivamente se sentía una vibra de maldad en el aire esa noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada