miércoles, 11 de febrero de 2015

La Dama Negra del bosque Bradley.


En la aldea de Bradley, en la localidad inglesa de Lincolnshire; existe una leyenda que habla sobre una fantasmal mujer vestida de negro que acecha en los bosques que rodean el lugar. Los testigos la describen como una mujer joven y bonita, de aproximadamente 1.70 de alto, que porta un vestido y una capucha; ambos de color negro, y un rostro pálido y de expresión melancólica.

La historia es la siguiente:
Durante la Guerra de las Rosas, un joven leñador y su esposa vivían con su bebé en una cabaña pequeña en el bosque Bradley. El leñador fue eventualmente llamado a servir en la guerra, y viéndose sin otra opción; accedió a hacerlo, dejando sola a su esposa y al bebé. 
La esposa tomaba a su bebé y caminaba cada día al lindero del bosque, esperando ver a su esposo regresando triunfal; hasta el día en que un ejército enemigo cruzó el río Humber y marchó por el bosque para atacar Lincoln. Mientras la mujer escapaba, fue agredida por tres soldados que la violaron brutalmente, para luego tomar a su bebé y salir cabalgando hacia el bosque, riéndose durante todo el camino.
Con el corazón roto y humillada, la esposa del leñador se dedicó a vagar sin rumbo por los bosques; esperando encontrar a su esposo e hijo hasta que murió de hambre. Sin embargo, luego de su muerte varias personas dicen haberla visto andar por el bosque durante la noche; siempre enfocada en una búsqueda inútil e interminable.
Se dice que si alguien se introduce en el bosque durante la víspera de navidad y canta "¡Dama Negra, Dama Negra, yo tengo a tu bebé!" tres veces, la Dama se les aparece para que le devuelvan a su bebé.

La historia, siendo tan vieja como la misma Guerra de las Rosas; ha pasado de generación en generación por siglos, y pese a su comportamiento pacífico, no es raro que un padre le diga a sus hijos que si no están en la cama a cierta hora de la noche, la Dama Negra irá por ellos.
En la localidad colindante de Nunsthorpe, se maneja que la Dama Negra es el espíritu de una monja, ya que los ropajes negros que porta son similares a los usados por las religiosas de un convento que existió ahí hasta la Reforma Protestante; y concuerda con las descripciones de varios testigos que dicen haber visto a una monja en el bosque.
En otra variación de la historia, se maneja que se trata de una solterona ermitaña, que se dedicaba a la brujería y agredía a los niños que se acercaban a sus dominios en lo más profundo del bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada