jueves, 8 de enero de 2015

La cinta.


En el verano de 1983, en una comunidad cercana a Minneapolis, Minnesota; se encontró el cuerpo calcinado de una mujer en el interior del horno en una granja; y frente a ella, una cámara sobre un tripié que apuntaba al horno donde se había hallado la mujer. La cámara no contenía cinta alguna.

Aunque el FBI consideró que se trataba de un homicidio y cerró el caso unos meses después, el verano siguiente se encontró una bolsa que contenía una cinta de vídeo sin marcar en el fondo del pozo de la granja; mismo se había secado por el calor que azotó Minnesota durante ese año. Pese a que la cinta estaba deteriorada por la humedad y no contenía audio alguno, los investigadores policíacos de la comunidad pudieron ver el contenido.
La grabación mostraba a una mujer filmándose a sí misma, con la cámara en el mismo ángulo que la encontrada el año anterior. Se podía ver como la mujer posicionaba el aparato para aparecer en una toma junto al horno; y después de eso se veía como se introducía en él y cerraba la puerta una vez que lograba introducirse por completo.
Ocho minutos después,  el horno se sacude violentamente, y un humo negro y espeso emana de él. La cámara sigue filmando hasta que cuarenta y cinco minutos después, la batería se agota y la grabación se detiene.
Para evitar perturbar a la población con tal hallazgo, las autoridades jamás revelaron al público la información sobre lo ocurrido o siquiera las circunstancias exactas de la investigación sobre la cinta. La policía tampoco pudo determinar quién pudo haber colocado la cinta en el pozo.
O porqué los rasgos de la mujer en el vídeo no concordaban en lo más mínimo con la reconstrucción de la mujer que fue encontrada calcinada en el horno..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada