viernes, 28 de febrero de 2014

Coulrofobia.


Esta es la historia sobre Bubby el Payaso.
Bubby no era como otros payasos.
Él era malvado, cruel y desagradable.
Él era un demonio.
Y él era un caníbal.
Bubby podría verse divertido y adorable, como la mayoría de los payasos que van a las fiestas de los niños o al circo. Así podía atrapar a su presa. Eventualmente, voltearía a verte. Se convertiría en un monstruo indetenible. Sus dientes crecerían largos, afilados y con encías negras y desgastadas. Sus dedos en garras, todas sangrientas, torcidas y rotas; pero capaces de cortarte.
Sus ropas se volverían viejas, sucias y rotas; como si hubiesen estado en un ático por años. Mantendría una sonrisa sangrienta y amplia, y sus ojos se volverían negros. Su maquillaje se correría y podrías ver las heridas y llagas en su piel. El solo verlo te haría sentir mal.
 Bubby era la causa de varias desapariciones y asesinatos. Pero nadie sabía que un payaso caníbal era la causa, y todo lo que hacía permanecía como un misterio.
Quienes lograban escapar y sobrevivir a sus ataques por lo regular terminaban traumatizados, y con varias heridas. Otros terminaban incluso en hospitales psiquíatricos, mientras que algunos más perdían brazos o piernas, o Bubby les dejaba el rostro deformado. Pero a ciencia cierta... casi nadie sobrevivía sus ataques.
Al atacar, Bubby desgarraba la piel, dejando profundas heridas. Mordía, atravesando músculos y carne, y llegando al hueso. Aplastaba los huesos y destrozaba las entrañas. Pero lo que le gustaba más, era comerse primero el rostro; siendo sus favoritos la lengua y los ojos. Luego desgarraba el torso, comiéndose el estómago, intestinos, corazón y entrañas.
Rara vez hablaba, pero al hacerlo, su voz era profunda y distorsionada; al grado que casi no se le podía entender. Lo que se podía oír, sin embargo; era un lenguaje inhumano. El lenguaje del infierno. Y nada cliché como "Soy 666", o algo por el estilo. De hecho nadie podía identificar qué decía Bubby.
Bubby estaba lleno de maldad.
Era algo que nadie quería encontrar.
Bubby usualmente vivía en los bosques, donde cazaba animales y descansaba. Esperando el tiempo para que su presa devorara a más humanos.
Y también era muy alto. Casi de dos metros y medio.
Las personas reportaban ver a un payaso de aspecto perturbador en las ciudades; y quizás puede que hayas leído o visto "Eso" de Stephen King; pero a decir verdad, Bubby no era como Pennywise. Bubby era PEOR que Pennywise.
Así que, ten cuidado y no confíes en los payasos.
Porque ese payaso que veas actuando todo divertido y adorable es tal vez Bubby, que espera una oportunidad para alimentarse de tí.
Quién sabe.
Tal vez Bubby me hizo escribir esto. Tal vez Bubby te está viendo escribir esto. Tal vez sea Bubby el que lo escribió.
Así que... ¿le tienes miedo a los payasos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada