sábado, 4 de enero de 2014

El Dybbuk.

El Dybbuk de la película "The Unborn".
En el año 2009, el mundo occidental se horrorizó con la película "The Unborn" (conocida en Latinoamérica como 'La profecía del no nacido'); la cual narraba la historia de una joven atormentada por una entidad demoniaca que tomaba la forma de su hermano nonato y era conocida como el 'Dybbuk'.
Si bien la película es enteramente ficción, hay una infinidad de casos a lo largo de la historia que hablan de la interacción de estas entidades con personas, y de objetos poseídos por ellos. Pero primero respondamos qué es un Dybbuk.
En la mitología, pues; los Dybbuks se dividen en tres especies dependiendo del origen del alma y sus intenciones:
*El primero es el Gilgul, que es la palabra hebrea para 'rodar'. En este caso, la palabra significa la transmigración del alma; y es representado como una secuencia natural en la vida del alma, la cual debe ocupar varios cuerpos con el fin de aprender múltiples lecciones antes de ser libre para reunirse con dios. El alma simplemente entra al cuerpo durante el nacimiento.
*El segundo es el Dybbuk, el cual es un espíritu sin cuerpo que posee uno vivo.
*El tercero es el Ibbur, palabra que significa 'impregnar'. El Ibbur es la forma de posesión más positiva, y la más complicada. Ocurre cuando un alma bondadosa intenta ocupar el cuerpo de una persona viva por tiempo determinado; y se une o 'impregna' el alma original. El Ibbur siempre es temporal, y la persona viva puede saber o no que su cuerpo está siendo ocupado. A veces la persona le da la autorización al Ibbur de hacerlo, ya que siempre es una entidad benevolente que busca terminar una tarea importante, cumplir una promesa o ejecutar un ritual religioso que solo puede elaborarse en un cuerpo vivo.

El Dybbuk maligno (del Yiddish "adherirse" o "aferrarse") es un espectro de la mitología judía, que se cree es el alma errante de una persona muerta, y aparece como una entidad maligna con la capacidad de poseer almas para cumplir un objetivo, abandonándolas solo cuando lo ha logrado.
Los Dybbuk también pueden ser (de acuerdo a algunas leyendas) demonios, espíritus que se han escapado del Gehenna (una versión hebrea del infierno) y son pecadores que buscan escapar del castigo eterno inflingido por ángeles. En otras historias son almas incapaces de descansar y están condenadas a vagar por la tierra eternamente (similar al mito del judío errante).
El Talmud se refiere a los espíritus de los muertos y como exorcizarlos, pero el concepto de la transmigración del alma no es parte del judaismo en sí. En el viejo testamento de la biblia, se habla de un caso en que el Rey Saul fue poseído por un espíritu; mientras que en el libro de los Reyes, el profeta Elías es poseído por el espíritu de un hombre muerto que busca engañar al profeta para convencer a un rey de iniciar una guerra.
Fue hasta el siglo XVI que la escuela del misticismo de Isaac Luria aceptó la idea de la transmigración de almas; y no era inusual que aparecieran individuos "poseídos" por un Dybbuk; los cuales eran exorcizados mediante un complicado ritual. Dicho ritual debía ser realizado por un rabino experto en la Cábala, y la ceremonia involucraba un grupo de 10 personas que debían pararse en círculo alrededor del individuo poseído, recitar el salmo 91 tres veces, para que al final el rabino sonara un cuerno de carnero con el fin de sanar tanto a la persona poseída como al espíritu.

La caja del Dybbuk.
Uno de los misterios (y leyendas urbanas) más conocidas de la última década por los usuarios de internet, es la existencia de la caja del Dybbuk.
La leyenda habla de un contenedor de vinos que supuestamente está embrujado por un Dybbuk; y se hizo famosa al ser puesta en subasta en eBay junto a un cuento de terror que explicaba la historia de la caja. La caja fue la inspiración original para la película del años 2012, "The Possession".
Kevin Mannis, el hombre que escribió la descripción del objeto al ponerlo en subasta en eBay; cuenta que compró la caja en el año 2001, y que pertenecía a una sobreviviente polaca del holocausto llamada Havela; quien había escapado a España previo a migrar hacia los Estados Unidos. Havela selló a un Dybbuk dentro de la caja luego de que la entidad la contactó a ella y a un grupo de amigos al realizar una seción espiritista con una ouija casera.
Al abrir la caja, Mannis se encontró con que contenía dos monedas de 1920, un montón de cabello rubio atado con un cordel, otro montón de cabello castaño oscuro atado con otro cordel, una estatuilla que tenía grabada la palabra hebrea 'Shalom', una rosa seca, un candelero con cuatro patas en forma de pulpo; y un pequeño cáliz dorado. Todos ellos supuiestamente objetos usados en el folklore judío para los ritos de exorcismo.
Mannis, al igual que los otros dueños posteriores de la caja; narra historias de sucesos paranormales ocurridos a raíz de haberla comprado. La madre de Mannis sufrió una embolia el mismo día que él le regaló la caja como regalo de cumpleaños, mientras que cada dueño del objeto dice que la caja está acompañada de un olor a orina de gato o flores de jazmín; mientras que en sus sueños se manifiesta una horrible bruja al lado de la caja.
Jason Haxton, director del museo de Medicina Osteopática de Kirksville Missouri, compró la caja y escribió el libro "La Caja del Dybbuk"; en el cual contaba haber experimentado múltiples problemas de salud, entre los que se incluyen el toser sangre, lesiones en la piel de pies a cabeza y urticaria. Su esposa fue víctima de ampollas sangrantes tras tocar la caja. Mientras que las bombillas de la oficina de Haxton se fundían constantemente.
Fastidiado, Haxton guardó la caja en la parte posterior de su camión,. En la noche, fue asediado por pesadillas en las cuales aparecían brujas espeluznantes, similares a las de Mannis. Según Haxton, se desesperó cuando una noche mientras veía televisión con su hijo, el chico se dio cuenta de que había una especie de 'bola' de fuego negra en la cocina; lo que llevó a Haxton a contactar a un rabino para encontrar una forma de sellar al Dybbuk dentro de la caja de nuevo.
Luego de un exorcismo aparentemente exitoso, Haxton tomó de nuevo la caja y la llevó a un lugar secreto, del cual jamás revelará su localización.







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada