domingo, 30 de septiembre de 2012

El Gasero Loco de Mattoon

También conocido como el "Merodeador Anestésico", el "Anestesista Loco", el "Anestesista Fantasma", el "Gasero Loco de Roanoke" o simplemente el "Gasero Loco", fue una persona o grupo de individuos que se cree eran responsables por una serie de ataques con gas que ocurrieron en el condado de Botetourt, Virginia, durante los 1930s y en Mattoon, Illinois, durante los años 40.
Aún hay debates sobre si todo fue un caso de histeria masiva, si los reportes individuales estaban conectados o si simplemente la explicación que se le otorgó a los eventos fue real.

Apariencia del Gasero Loco.
La mayoría de las descripciones del Gasero Loco están basados en el testimono del Señor y la Señora Bert Kearny del 1408 Marshall Avenue, las víctimas del primer caso de Mattoon reportado por los medios. Describen al gasero como un hombre alto, delgado, vestido en ropa negra y portando una gorra de cuero sobre la cabeza. Otro reporte hecho semanas después, describe al gasero como una mujer vestida con ropas de hombre. El gasero también ha sido descrito como portador de una herramienta de agricultura para rociar pesticida, con la cual supuestamente lanza el gas.

Botetourt:
El primer caso del Gasero Loco ocurrió en el condado Botetourt, Virginia, con una serie de ataques entre el 22 de Diciembre de 1933 y Febrero de 1934.

El primer reporte ocurrió en el hogar de Cal Huffman, en Haymakertown, condado de Botetourt, cuando se reportaron tres ataques a lolargo de una noche.

A las 10:00 pm el 22 de diciembre de 1933, la Señora Huffman reportó un olor inusual, y cayó víctima de una sensación intensa de náusea. El olor y la náusea volvieron a las 10:30 pm, cuando Cal Huffman contactó a la policía. Un tercer ataque tuvo lugar a la 1:00 am, esta vez afectando a la casa entera; en total, ocho miembros de la familia Huffman fueron afectados por el gas, junto a Ashby Henderson, un huésped en la casa. Los síntomas incluyeron dolores de cabeza, náuseas, hinchamiento facial, y constricción de la boca y garganta.
Alice Huffman, la hija de Cal Huffman, sufrió una reacción mucho más severa al gas: su garganta se cerró de tal forma que dejó de respirar y hubo que resucitarla. Sufrió convulsiones por varias semanas después del ataque, aunque el doctor local S.F. Driver registró que esto era debido a un ataque de ansiedad, y no por los efectos del gas.

El siguiente incidente ocurrió en Cloverdale, el 24 de Diciembre. Clarence Hall, su esposa y sus dos hijos regresaban de un servicio religioso a las 9:00 pm. Detectaron un fuerte olor dulzón, y de inmediato se empezaron a sentir débiles y nauseabundos. La policía que investigó el caso descubrió que un clavo había sido removido de una ventana trasera, cerca a donde el gas estaba más concentrado, presumiblemente el agujero del clavo había sido usado para inyectarlo a la casa.

Un tercer incidente ocurrió el 27 de Diciembre, en el cual, el residente de Troutville, A. Kelly y su madre, reportaron signos similares y síntomas parecidos a los casos Huffman y Hall. Un cuarto y quinto incidente ocurrieron el 10 de Enero, cuando la Señora Moore, una huésped en el hogar del residente de Haymakertown, Homer Hylton, reportó haber oído voces afuera antes de que el gas fuera inyectado a la habitación a través de una ventana dañada.
El segundo ataque fue reportado en Troutville, en el hogar de G. Kinzie.

Hubo otros incidentes registrados, pero las autoridades determinaron que fue una combinación de falsas alarmas y residentes preocupados que reportaban olores comunes como signos de un ataque.


Mattoon:
La segunda oleada de casos ocurrieron en Mattoon, Illinois. Comenzaron en agosto de 1944 y continuaron por varias semanas.

El primero de esta oleada ocurrió en una casa en Grant Avenue, Mattoon, el 31 de Agosto de 1944. Urban Raef despertó temprano en la mañana al sentir un olor extraño. Comenzó a sentir náuseas y a debilitarse, también sufriendo un caso de vómito. Sospechando que sufría de envenenamiento por gas doméstico, la esposa de Raef intentó revistar la estufa para ver si había problema, pero se dió cuenta de que estaba paralizada y no podía levantarse de la cama.

Esa noche, otro incidente similar fue reportado por una joven madre que vivía cerca. Se despertó por el sonido de su hija tosiendo, pero no pudo dejar la cama para levantarse a verla.

El primero de Septiembre, se reportó un tercer incidente en casa de la señora Kearny en Marshall Avenue a las 11:00 pm. A las 12:30 am, Bert Kearny, el esposo de la señora Kearny (un taxista local que había estado ausente cuando la señora olió el gas paralizante), regresó a casa para encontrar a un hombre sin identificar escondiéndose cerca a una de las ventanas de la casa. El hombre escapó, y Kearny fue incapaz de capturarlo. La descripción del merodeador era la de un hombre vestido en ropa negra, vistiendo una gorra ajustada. La descipción fue reportada en los diarios locales, y se convirtió en la descripción común del incidente de Mattoon.

El 5 de Septiembre, Carl y Beulah Cordes de la calle North 21, regresaron a casa a las 10 pm. Tras pasar unos minutos en la casa, encontraron un pedazo de tela blanca, poco más grande que una toalla de cocina, en su porche frente a un mosquitero. Beulah Cordes levantó la tela y la olfateó. Tan pronto como la inhaló, se puso violentamente enferma.
Describió el efecto similar a un choque eléctrico. Su rostro se inflamó, experimentando una sensación de ardor en su boca y garganta, y comenzó a vomitar. Beulah Cordes planteó una hipótesis posterior respecto a que la tela había sido dejada ahí para noquear al perro de la familia, para que el merodeador pudiera entrar a la casa sin ser visto.

En adición a la tela, una llave esqueleto desgastada, fue encontrada en la acera adyacente al porche, junto con un lápiz labial casi vacío. La tela fue analizada por las autoridades, pero no hallaron químicos que explicasen la reacción de Beulah Cordes.

La misma noche, se reportó un incidente en el cual la señora Leonard Burrell reportó haber visto a un extraño entrar por la ventana de su dormitorio e intentar aplicarle gas.

Una histeria colectiva comenzó a cubrir al pueblo, el FBI se involucró y la policía local ejecutó un toque de queda.

Durante este periodo, una evidencia física se incrementó; desde huellas bajo ventanas, o intentos para romper cristales, así como mosquiteros desgarrados.

Tras el anuncio el 12 de septiembre de que la policía reduciría la caza del gasero, los reportes desaparecieron. El único reporte notable es que Bertha Burch vió a una mujer vestida como hombre merodeando misteriosamente.


Explicaciones:
Hay tres teorías sobre los incidentes del Gasero Loco de Masttoon: histeria colectiva, polución industrial o un verdadero atacante. Los eventos también han sido tratados por autores como sucesos paranormales.

Luego de dos semanas de que iniciaran los ataques en Mattoon, el comisionado de salud pública, Thomas V. Wright, anunció que indudablemente habían ocurrido varios incidentes con gas, pero que muchas instancias se dieron gracias a la histeria: residentes oyendo eventos alarmantes, e incluso sufriendo pánico al ser confrontador por un olor fuera de lugar o una sombra en la ventana.


La Identidad del Gasero:
Luego de analizar los eventos, algunos investigadores han concluido en que algunos de los incidentes fueron el trabajo de un atacante actual que ejecutó los actos, según reportan los testigos.

Si los eventos en Botetourt y Mattoon están conectados, es algo que no se sabe aún. El autor Mike Dash argumenta que si bien hay hechos similares (huellas femeninas, olores similares y síntomas parecidos), no existe una conexión. Jerome Clark también nota similitudes entre los casos, pero alega que no existe un eslabón para unirlos. Clark rechaza la idea de que el caso en Virginia inspiró el ocurrido en Mattoon como un caso de histeria o un "efecto copycat". Los incidentes tomaron lugar una década aparte, en diferentes locaciones y argumenta que Botetourt recibió muy poca publicidad fuera del condado.

En el 2003, Scott Maruna, un antiguo residente del área afectada por el incidente de 1944, publicó un libro que detalla su hipótesis respecto a que los ataques fueron obra de un hombre perturbado mentalmente llamado Farley Llewellyn.
Maruna escribe que Llewellyn, quien estudiaba en la Universidad de Illinois durante los ataques, era un excelente estudiante de química aislado de la comunidad local por sospechas de que era homosexual, dándole posiblemente el conocimiento y el motivo para cometer los ataques. Maruna argumenta que muchos ataques fueron cerca del hogar de Llewellyn, y que la sprimeras víctimas asistieron a la preparatoria con él.
En adición a mencionarlo como el gasero, Maruna clama que las hermanas de Llewellyn, Florence y Kathryn Llewellyn, estuvieron involucradas y que llevaron uno o más ataques para evitar que a su hermano se le tomara como sospechoso.

Autores en lo paranormal han cubierto los eventos. Clark describre una ilustración del Gasero en el libro de Loren Coleman, Mysterious America, como un "ser no humano, posiblemente extraterrestre."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada