miércoles, 19 de diciembre de 2012

El Caballero Negro

Supuesta foto del 'Caballero Negro'.
En 1899, Nicola Tesla desarrolló un equipo experimental de alto voltaje para transmisiones de radio mientras trabajaba en Colorado Springs. Tesla anunció como parte de su investigación, que estaba recibiendo una señal eléctrica aparentemente inteligente.
La señal se repetía de forma periódica con una clara sugerencia de orden y número. Esto lo llevó a creer que la señal era una comunicación extraterreste con alienígenas; llegando a asumir que se originaba en Marte. Posteriormente, cambió de opinión y sugirió en una de sus conferencias que la señal venía de un punto desconocido en el espacio profundo.
Curiosamente, en 1953, cuatro años antes que la Unión Soviética lanzara a Sputnik I; el Dr. Lincoln La Paz de la Universidad de Nuevo México captó un 'blip' desconocido; y eventualmente se obtuvieron más y más reportes de sucesos similares alrededor del mundo. El Departamento de Defensa de los E.U.A. asignó al astrónomo Clyde W. Tombaugh para investigar al objeto misterioso, ya que había sido él quien descubrió Plutón en 1930. El "blip" fue nombrado como 'El Caballero Negro' (Black Knight); y el Pentágono jamás reveló datos concretos o resultados de las investigaciones de Tombaugh.
No se escuchó más del objeto hasta diciembre de 1957, cuando Luis Corralos del Ministerio de Comunicación de Venezuela lo fotografió dos meses después de que Sputnik I había sido lanzado.
En marzo de 1960, un satélite misterioso fue descubierto orbitando la tierra. El satélite estaba en una órbita alrededor del polo, algo que ni los Estados Unidos o la Unión Soviética habían logrado en ese momento.
Se calcula que el objeto pesaba unas 15 toneladas, un peso inconcebible para los cohetes de esa época, y también viajaba a una velocidad del doble de la de cualquier satélite en ese momento. El objeto fue avistado y estudiado por múltiples astrónomos en Estados Unidos.
En declaraciones de Robert L. Judson, director del Planetario Adler:
"El objeto no tiene siquiera la decencia de mantener un itinerario como el de cualquier objeto celestial o hecho por el hombre. No sabemos ni siquiera cuando buscarlo. Aparece en algunas noches y en otras no."
Las fuerzas militares de Estados Unidos le tomaron mucha importancia, y crearon un comité especial para obtener información y estudiar el satélite misterioso; aunque eventualmente cualquier hallazgo o avistamiento fue mantenido en secreto; solo revelando que una señal obtenida del satélite contenía un mensaje que mostraba un mapa centrado en la estrella Epsilon Bostes.
En 1963, Gordon Cooper avistó el objeto durante la recta final de una misión que completaría 22 órbitas alrededor del planeta: en la vuelta final, reportó haber visto una forma verde y brillante que se acercaba hacia su cápsula. Se dice que la estación de rastreo Muchea en Australia reportó que fueron capaces de percibirla en el radar viajando en una órbita con dirección este-oeste.
En 1987, la misión Endeavour STS-088 fotografió un objeto misterioso orbitando la tierra; y se obtuvieron 5 imágenes del objeto que pueden encontrarse en el sitio web de la NASA. Muestra claramente un gran objeto orbitando la Tierra.



El Cabezón

Este es un creepypasta poco conocido que ronda internet desde el 2007, y fue presentado por primera vez en el sitio "Saya in the Underworld", que trata sobre leyendas urbanas y mitos del Japón.
La historia narra un encuentro con seres sobrenaturales en una pequeña aldea japonesa.

Still del video 'Rubber Johnny'.
Algunos años atrás recordé repentinamente una historia sobre una aldea que alguna vez visité. Era una pequeña aldea amigable que descubrí por casualidad al viajar solo. Pasé la noche ahí y fui recibido por una bienvenida por demás calurosa.
Por alguna razón que no sé, también sentía una urgencia de ir ahí de nuevo.
Tengo buena memoria y estaba casi seguro que recordaba como llegar allá. Al estar cerca de la aldea, encontré una señal de tránsito que, si mi memoria no me falla, debería decir "___ km. a ___ (el nombre de la aldea)". Pero curiosamente todo lo que había en la señal eran las palabras "El Cabezón" ("The Big Head-O", en el original). Tenía un mal presentimiento al respecto sobre ello, pero de todos modos decidí continuar conduciendo.
Al llegar a la aldea, la encontré desierta y con los edificios cubiertos por hierbajos. Estaba sumamente confuso y a punto de bajarme del auto cuando ví, a unos 20 metros de mí, algo que parecía ser un humano con una gran cabeza saliendo de los arbustos.
¿Qué? ¿Qué es esto? Mientras intentaba comprender lo que pasaba, fue que vi a otras criaturas similares viniendo de todos lados a mi alrededor, y lo que es peor, viniendo hacia mí con un caminar grotesco; con los brazos flácidos y colgando a sus costados, y sus enormes cabezas meciéndose de lado a lado.
Entonces me alegré de no dejar el vehículo.
Aceleré en reversa y me metí de nuevo al camino principal. Luego de ello revisé mi mapa, pero la ubicación de la aldea que visité unos años atrás y el lugar en el que estuve ese día eran la misma. Como sea, de todos modos no creo que me atreva a ir ahí de nuevo.

El Monstruo de Flatwoods


El Monstruo de Flatwoods
Uno de los casos más fascinantes y aterradores en la Criptozoología,  es aquél que involucra al Monstruo de Flatwoods; también conocido como el Monstruo del Condado Braxton o el Fantasma de Flatwoods; y que es descrito como una entidad extraterreste o críptido que apareció en el poblado del mismo nombre en Virginia del Oeste, durante la noche del 12 de septiembre de 1952.
En el caso del monstruo y su manifestación, hay dos entidades relacionadas que incluyen una gigantesca orbe de luz roja que sobrevolaba el área del pueblo, y que es considerada por ufólogos como una posible nave que era piloteada por el monstruo mismo; y la segunda, un humanoide de 3 metros de algo, con una cara roja que brillaba desde el interior y un cuerpo verde.
Los testigos describieron a la criatura con una cabeza redonda, con ojos mecánicos e inhumanos; y con una decoración en la parte superior con forma de as de espadas, que bien podía haber sido un casco o capucha..El cuerpo de la criatura era vagamente humanoide, metido en una falda oscura y plisada, de color verde.
La presencia de brazos varía de acuerdo a los reportes; ya que algunas personas la describen como falta de estos, mientras que otros indican que el ser tenía brazos cortos y delgados que terminaban en tres dedos similares a garras; posicionados frente al cuerpo y no a los costados como ocurre con los humanos o antropoides.
Encabezado local posterior al encuentro.
La noche del 15 de Septiembre de 1952, dos hermanos, Edward y Fred May, así como su amigo Tommy Hyer (de 12, 12 y 10 años respectivamente) observaron un brillante objeto que cruzaba el cielo sobre Flatwoods. El objeto descendió en territorio propiedad de un granjero local; y tras ver el objeto, los jóvenes acudieron al hogar de los hermanos May, donde dijeron haberlo visto chocar en las colinas.
De ahí, la madre de los chicos; Kathleen May, los acompañó junto con otros jóvenes más, Neil Lunley de 14 años, Ronnie Shaver de 10 y un guardia nacional llamado Eugene Lemon, de 17 años a lo largo de la granja propiedad de G. Bailey Fisher para localizar lo que sea que hubiesen visto los chicos
El perro de Lemon corrió a lo lejos hasta perderse y eventualmente comenzó a ladrar, para regresar solo segundos después al grupo con la cola entre las patas y una expresión de terror. Finalmente, tras caminar por unos cuatrocientos metros a lo largo de la colina, fueron testigos de una pulsante "bola de fuego" a unos 15 metros a su derecha. También dijeron haber percibido una niebla que hizo que sus ojos y narices ardieran.
Lemon entonces se dio cuenta de dos pequeñas luces a la izquierda del objeto, bajo un roble cercano. Al apuntar su linterna hacia ellas, la criatura se hizo presente con un agudo chillido y comenzó a flotar hacie ellos por un momento, antes de cambiar de dirección y salir rumbo a la luz flotante de nuevo.
En ese momento, el grupo huyó a toda velocidad, presas del pánico.
Al volver a casa, la señora May contactó al sheriff local y al dueño del periódico "El Demócrata de Braxton", un diario local. Stewert, dueño de periódico; condujo una serie de entreivistas y regresó al sitio junto a Lemon constatando que "aún había un olor enfermizo, ardiente y metálico en el ambiente".El Sheriff Carr y su asistente Burnell Long rastrearon el área por separado, sin encontrar restos algunos del encuentro.

Durante la mañana del sábado 13 de septiembre, el Sr. A. Lee Stewart visitó el sitio del encuentro por segunda ocasión y descubrió dos huellas alargadas en el lodo y restos de un líquido espeso y negro; reportándolos como posibles 'indicios' del aterrizaje de un platillo volador basado en la premisa de que el área no había sido transitada por vehículos en espacio de un año.
Posteriormente se reveló que las huellas habían sido hechas por una camioneta pickup conducida por un habitante local llamado Max Lockard; que había ido al sitio unas horas antes en busca de la supuesta criatura.
Luego del evento, un par de investigadores obtuvieron una multitud de reportes de testigos que afirmaron haber experimentado un fenómeno similar o relacionado; y entre estos se cuentan la hsitoria de una mujer y su hija de 21 que claman haber encontrado una criatura con la misma apariencia y olor una semana antes del incidente del 12 de septiembre; con el encuentro afectando a la hija de forma tal que tuvo qué ser confinada a un hospital de salud mental por espacio de tres semanas. También obtuvieron una declaración de la madre de Eugene Lemon, la cual reportaba que aproximadamente en el momento del evento; su casa fue sacudida violentamente y la recepción de radio desactivada por espacio de 45 minutos.

La enfermedad de Flatwoods.
Bocetos, fotografías y artículos originales respecto al caso.
Un evento firmemente relacionado con el encuentro de la criatura en el bosque es la supuesta enfermedad de Flatwoods; la cual sufrieron varios miembros del grupo que encontró a la criatura el 12 de septiembre. Los síntomas, que duraron varios días; fueron supuestamente ocasionados por la exposición a la niebla o gas emitido por el monstruo.
Estos síntomas incluían irritación de la nariz e inflamación de la garganta. Lemon sufrió de vómitos y convulsiones durante toda la noche, y tuvo dificultades para comer y pasar saliva durante algunas semanas posteriores, debido a la inflamación en su garganta. Un doctor que trató a varios de los testigos describió que los síntomas eran similares a los ocasionados al gas mostaza; aunque algunos de estos también son comunes en aquellos que sufren de histeria, la cual pudo ser desarrollada gracias a la exposición a un evento traumático.

La identidad de la bestia.
Lechuza común o de campanario
En el año 2000, tras casi 48 años de investigación del evento; Joe Nickell del grupo de investigación paranormal del Comité para la Investigación Escéptica, concluyó que la luz en el cielo reportada por los testigos el 12 de septiembre era nada más que un meteoro, y que la luz roja y pulsante era quizás un faro para navegación aérea.
En el caso de la criatura, se concluyó que la descripción de los testigos coincidía con un búho. Nickel explicó que la percepción del animal podría haber sido distorsionada por el estado de ansiedad de las víctimas tras observar la luz en el cielo.Al igual que con el Mothman y el Goblin de Hopkinsville; los investigadores y la Fuerza Aérea consideran a la criatura como nada más que un búho.
Nickell concluyó que la forma, movimiento y sonidos reportados como provenientes de la criatura eran consistentes con la silueta, patrón de vuelo y la llamada de una Lechuza Común posada sobre una rama; llevando a los investigadores a concluir que el follaje bajo el búho puede haber creado la ilusión de un cuerpo inferior de gran tamaño (la 'falda' del ser es descrita como plisada y de color verde). Otros investigadores concluyen que la descripción de "pequeñas manos similares a garras extendidas frente a la bestia" también entran en la descripción de una Lechuza Común con las garras sujetando la rama de un árbol.

jueves, 4 de octubre de 2012

Robert el Muñeco

Robert como aparece hoy en el Museo de Key West
Corrían los últimos años del siglo XIX cuando Thomas Otto y su familia se mudaron a una mansión en Key West, Florida; la cual es actualmente conocida como The Artist House (Casa del Artista). Los Ottos eran una familia muy estricta en cuanto al trato de sus sirvientes, y en múltiples ocasiones llegaban al grado de darles malos tratos. Sin embargo, fue este comportamiento el que eventualmente acabó creando la historia de Robert, el famoso muñeco poseído.

En el año de 1906, el muñeco le fue entregado al hijo, Robert Eugene Otto por una sirviente haitiana que de acuerdo a la historia, fue despedida por practicar magia negra y vudú. Fue poco después de eso que había algo espeluznante respecto al muñeco; ya que los padres de Eugene lo escuchaban constantemente hablando con la figura, y después creían que el muñeco de hecho podía hablar.
La historia reza que antes de irse tras ser despedida, la mujer le dió a Robert un muñeco de apariencia vivaracha, que medía tres pies de alto (90 cm.), tenía ojos de botón, cabello humano (que se cree era del niño) y estaba lleno de paja. Esta clase de muñecos que parecían niños era muy común en esta época, pero este juguete en especial tenía características muy especiales...
Al inicio, Robert llamó al nombre a partir de sí mismo y a veces lo vestía con su propia ropa. El muñeco Robert se transformó en un compañero usual de juegos; y a donde fuera el chico, el muñeco iba con él; e inclusive se le reservaba un lugar en la mesa a la hora de la comida (momento que Robert aprovechaba para darle pequeños bocados a la comida servida para el muñeco cuando sus padres no veían). Inclusive dormía con él.
Esta clase de relaciones entre niños y juguetes no es extraña, y sin embargo; con el paso del tiempo esto adoptó una naturaleza muy bizarra.

Conforme transcurrieron los días, Robert ya solo respondía a su nombre medio: Eugene, o Gene para abreviar; y cuando su madre lo reprendió por alguna razón, Eugene le indicó que "Robert" era el nombre del muñeco y no el suyo. Así fue que eventualmente comenzaron las conversaciones con el muñeco: Gene diría algo de forma infantil y la respuesta obtenida sería ejecutada con una voz mucho más baja; inclusive haciendo que Gene se agitara al grado en que su madre y los sirvientes se preocupaban con él.
En ocasiones, la madre encontraba a su hijo acurrucado en una esquina del cuerto, con el muñeco sentado en una cama o silla; mirándolo.
Algunos objetos eran arrojados a través de la habitación. Y cuando se encontraba a algún juguete mutilado, se podían escuchar risitas provenientes de la habitación del niño. Conforme los eventos sobrenaturales se incrementaron, la servidumbre comenzó a renunciar y los familiares de la familia Otto decidieron que era tiempo de hacer algo. Así, una tía abuela recomendó que los padres de Gene le arrebataran el muñeco y lo pusieran en una caja en el ático, donde el juguete residió por muchos años.
Gene Otto en su edad adulta
Al morir el padre, Gene recibió su hogar de la niñez como herencia; donde decidió vivir con su esposa. Gene se volvió un artista y creyó que la casa era espaciosa y lo proveería con un lugar perfecto para pntar. Fue al ático y recogió al muñeco, dándole tanto afecto que su esposa comenzó a preocuparse. Gene llevaba al muñeco a todos lados, y lo sentaba en una silla pequeña para que los viera mientras su esposa y él dormían. Con el tiempo, el matrimonio se volvió amargo y la esposa de Gene supuestamente enloqueció y murió de causas desconocidas.
Gene murió poco después.

Se cree que Robert atacaba a las personas, siendo encerrarlos en el ático su método predilecto. Algunas personas juraban escuchar risas malévolas viniendo del Turret Room (una habitación en la cual la esposa de Gene colocó al muñeco); y por un tiempo, Robert permaneció en la casa abandonada hasta que una familia nueva compró la mansión y la restauró. El juguete fue mudado de nuevo al ático sin resultado alguno, ya que pronto se le hallaba en varios lugares de la casa.
En 1974, la hija menor de la familia, una niña de diez años; se volvió la nueva dueña del muñeco y no pasó mucho tiempo antes de que la niña comenzara a gritar durante las noches, diciendo que Robert se movía en la habitación y que incluso intentó atacarla en múltiples ocasiones. Hasta la actualidad, más de 30 años después, la mujer aún le dice a los medios y entrevistadores que el muñeco estaba vivo y que intentó matarla.
Lo más aterrador es que en una ocasión, el muñeco fue hallado sonriendo con un cuchillo en su mano, a los pies de la cama de los dueños de la casa. Fue así que la familia huyó despavorida.

Con el tiempo, Robert fue movido al Museo de East Martello en Key West, donde permanece en el interior de una caja de cristal.
Se cree que continúa actúando por cuenta propia, ya que los visitantes y empleados del lugar aseguran verlo moverse; que su sonrisa a veces se transforma en una expresión desagradable y que en una ocasión, un empleado lo limpió, apagó las luces y se fue del lugar. Al día siguiente entró temprano a trabajar, encontrándose con las luces prendidas, con el muñeco sentado de forma distinta a como lo dejó y con una ligera capa de polvo en sus zapatos.
La leyenda dice que al tomarle una foto, debes preguntarle de forma amable o de lo contrario te lanzará una maldición. Si el muñeco accede, su cabeza asentirá diciendo que sí; pero si no, y de todos modos tomas la foto; una maldición caerá sobre de tí y de cualquiera que te acompañe. Ocurrirá lo mismo si te ríes de él.
Al muñeco se le mueve al Viejo Edificio Postal en Octubre, y es en esta fecha cuando el personal del museo dice que hay una alza en la actividad paranormal dentro del edificio.
Una advertencia que indica no tomarle fotos al muñeco
La historia fue tan espeluznante que inspiró a Don Mancini en el año de 1988 para crear una de las figuras más icónicas del cine de terror moderno: Chucky, mejor conocido como Charles Lee Ray; 'villano' y luego antihéroe de la saga de películas Child's Play (conocidas como "Chucky, el muñeco maldito" en Latinoamérica). En la película se mantienen algunos elementos como el vudú usado por la supuesta sirvienta de los Otto, presentado en un ritual ejecutado por el criminal Charles Lee Ray al momento de estar moribundo; traspasando su alma al interior del muñeco Chucky de la línea Good Guys; el hecho de que Robert era usualmente hallado con cuchillos (el arma predilecta de Chucky para matar durante la primer película) y que todo comenzó con pláticas entre un niño (Gene y Andy) con un muñeco (Robert y Chucky), las cuales pronto deterioraron en una serie de eventos espeluznantes.

Chucky, en la portada de la priemra Child's Play

miércoles, 3 de octubre de 2012

La Cosa en la Ventana

Esa cosa ha estado aquí por casi una semana.
La cosa en mi ventana.
Parece que no tiene rasgos, solo piel cubriendo lo que parece ser un humano; y de alguna forma se presiona contra la ventana. No sé como llegó aquí y no sé como deshacerme de ella.

Al principio pensé que era una broma, un maniquí o muñeco que algunos idiotas dejaron aquí para molestarme. Pero me di cuenta de algo cuando salí de la casa para intentar quitarlo.
No estaba ahí.
Me encogí de hombros pensando que alguien lo había escondido mientras iba hacia la puerta, pero volví y al mirar la ventana, ahí estaba; mirándome. Caminé alrededor de mi casa, gritándole a los culpables que salieran; pero no había nadie ahí.
La cosa está desnuda y no tiene pelo, y de hecho tampoco parece que tenga ojos; mucho menos un rostro. Pero su cabeza está siempre enfocada hacia mi cuando entro a la habitación. Cuando me siento en la computadora, puedo sentir su maldito odio sin rostro perforando mi nuca.
Pero cuando volteo a verlo, está mirando de forma inocente hacia otra dirección.

Finalmente, el jueves, intenté abrir la ventana; pero está atorada. Creo que las manos de la Cosa la mantienen cerrada. Fue ahí cuando vi su verdadero rostro: sus ojos y la boca están bajo la piel, presionando hacia afuera.
Me miró, sonriendo.
Claro, grité.

Moví mi puño hacia atrás y golpeé el cristal; determinado de una vez por todas a librarme de ese maldito monstruo mirón. Sé que tenía fuerza suficiente. El vidrio debía haberse roto. Pero no lo hizo.
Tembló cuando lo golpeé, pero no se rompió.
La sonrisa de la Cosa se hizo más y más ancha, al grado que pensé que partiría su cabeza en dos.
La criatura entonces levantó su propia mano y golpeó la ventana con la palma, imitándome. Entonces vi una pequeña grieta donde golpeó, y retrocedí. De ninguna forma quería esa sonrisa en el mismo cuarto donde yo estaba.
Así que conseguí un rollo de cinta de aislar y comencé a cubrir la ventana. No podía mirarla directamente, y saber que esa cosa estaba ahí viéndome casi me hacía cagarme en los pantalones. Pero no pude evitarlo. Lo miré rápidamente para ver esa cara cubierta de piel. Solo una ojeada.
Estaba enojado.
La sonrisa era ahora una mueca de odio llena de dientes. La piel se había desgarrado sobre su boca y ahora podía ver su cavernosa garganta. Un tronido amenazador sacudió la casa y la pequeña grieta comenzó a crecer como hielo quebradizo rompiéndose. Quité la cinta de aislar, y el sonido se detuvo; la piel rota de la Cosa comenzó a sanar de nuevo y volvió a sonreír. Ahora es de noche y el ruido no ha comenzado de nuevo.
No hay sonidos, no hay tronido, nada de vidrio riompiéndose.
Todo está en calma.
Puedo sentir sus garras sujetando la parte posterior de mi silla. Puedo oír su piel rasgándose mientras sonríe.
Me está viendo teclear.

El Despellejador




La historia original del Despellejador

Mi mejor amigo murió la noche anterior y sé que el culpable fue esta cosa. La primera vez que me habló de él fue hace como dos semanas, cuando lo soñó por primera vez. En su sueño, me contó que había visto una figura andrógina, alta y con una multitud de extremidades alargadas; y que en lugar de pies solo tenía manos.
La cosa estaba desnuda y con piel que parecía caerse como la de una serpiente mudando.
No tenía ojos, solo una boca que se alargaba tanto como él quería.
Recuerdo el terror que expresaba cuando me contó todo sobre él, especialmente el terror en sus ojos cuando recordó que durante un momento en el sueño la criatura demostraba qué tan rápida era, como si la cosa quisiera decirle que no podría escapar de él, por más rápido que fuera.
Recuerdo como me empezó a confiar que comenzaba a verlo más y más seguido, no solo en sus sueños si no en todos los lugares a los que iba; como aparecería siempre con esta sonrisa molesta y como desaparecería después, apareciendo más y más cerca con cada ocasión.
Así que ayer decidí pasar la noche con él para que no estuviera tan aterrado mientras sus padres salían de paseo, esperando que quizás yo pudiera consolarlo y decirle que todo estaría bien, que tal vez esta cosa que creía que lo seguía no era real.
Fue a media noche cuando desperté y mi amigo me tomaba de la mano.

"Sé lo que quiere."

Recuerdo como habló suavemente, con miedo en sus palabras.
Volteé para verlo, pensando que estaría mirándome; pero en lugar de eso sus ojos estaban fijos en el techo. Así que hice la peor cosa posible: miré hacia arriba y finalmente lo ví por mí mismo, y supe lo que quería.

La puta monstruosidad estaba adherida al techo, sonriendo, con sus colmillos afilados como agujas brillando en la oscuridad. La criatura llevaba 'parches' de piel de varios colores y cada uno tenía un rango distinto de 'frescura'. La cosa despellejaba a sus víctimas, provocándolas y fastidiándolas antes de tomar su piel. Observé como la criatura se dejó caer en la cama, ignorándome y dándole su atención total a mi amigo, quien gritaba de terror. Cerré mis ojos tan fuerte como pude, pero aún así podía escuchar lo que pasaba.
Podía oír los gritos de mi amigo mientras la criatura lo arrastraba de la cama hacia el pasillo más allá de la puerta.
Tal vez podría haber ayudado a mi amigo, pero creo que eso ya no importa; porque han pasado dos semanas y esta cosa está afuera de mi ventana, con esa misma sonrisa. Y sé lo que quiere.

La Llorona

Representación de la aparición de la Llorona
Tras la Conquista y durante el siglo XVI, los habitantes de la Ciudad de México se ocultaban en sus casas tras un toque de queda anunciado por las campanas de la Catedral Metropolitana, que indicaba que a la media noche y a la luz de la luna llena; una entidad vagaba por las calles, lanzando gemidos de tristeza. Algunos cuantos valientes pudieron ver que en las oscuras calles de la ciudad o en áreas iluminadas por la luna, se podía ver a una mujer que vestía un traje blanco con un velo que le cubría el rostro, y que caminaba despacio; recorriendo diversas calles pero siempre terminando en el Zócalo.
Finalmente, soltaba un gemido mucho más prolongado y lastimero; para después desaparecer en las aguas del lago de Texcoco.

Y es así, que en el folklore y la mitología mexicana no hay ser más temido que la Llorona; ese espectro nocturno que también se hace presente en gran parte de las naciones que conforman la diáspora latinoamericana; donde desde el sur de Texas hasta la Patagonia pueden hallarse mitos y relatos sobre un alma en pena que adopta la forma de una mujer que vaga por los campos, ríos, ciudades y pueblos buscando a sus hijos; lanzando siempre desgarradores gritos y llantos que pueden conducir a un hombre a la locura e inclusive a la muerte.
En el caso de la versión mexicana (que es de la que hablaremos en este artículo), existen dos versiones primarias del origen de la leyenda.
La Cihuacoatl 
La primera se remonta a la antigua Tenochtitlán y el Lago de Texcoco en la época del Imperio mexica; donde por las noches se podía escuchar los llantos de una mujer que vagaba en busca de su hijo, lamentándose por toda la eternidad. A la mujer se le denominaba "Chocacíhuatl", que se puede traducir como "mujer llorona" del náhuatl. Se suponía que ella era la primer mujer que murió dando a luz; y que en las noches, las calaveras descarnadas y separadas del cuerpo de la Chocacíhuatl y su hijo vagaban cazando a cualquier viajero que tuviese el infortunio de recorrer los caminos durante la noche.
Escena de la película "La Llorona".

En la obra de Fray Bernardino de Sahagún, "Historia General de las cosas de la Nueva España", se identifica a la Chocacíhuatl con la deidad prehispánica Cihuacóatl; la cual supuestamente poco antes de la llegada de los conquistadores españoles, salió de las aguas de los canales y se manifestó para alertar a los mexicas sobre la caída del Imperio; caminando entre los lagos y templos del valle de México; con un vestido blanco, con el cabello cayendo en cascada y gritando: "¡Aaaaaaay mis hijos... aaaayyy, ayyyyy! ¿A dónde iréis... a dónde os podré llevar para que escapéis a tan funesto destino?... hijos míos... estaís a punto de perderos..."
En la época posterior a la conquista de México, los pobladores de la capital comenzaron a reportar la aparición de la mujer vestida de blanco que recorría la ciudad lanzando alaridos; pasando por la Plaza Mayor (donde se ubicaba anteriormente el templo de Huitzilopochtli, hijo de la diosa) y luego desaparecía hacia el oriente, en el lago de Texcoco; desvaneciéndose en la oscuridad de la noche.

La segunda narra lo siguiente, y es la más famosa de las dos versiones:
"Existió una mujer indígena —criolla en algunas versiones— que tenía un romance con un caballero español. Fruto de esta pasión, nacieron tres niños, que la madre atendía siempre en forma devota. Cuando la joven comienza a pedir que la relación sea formalizada, el caballero la esquivaba, quizás por temor a lo que dirán. Un tiempo después, el hombre dejó a la joven y se casó con una dama española de alta sociedad. Cuando la mujer se enteró, dolida y totalmente desesperada, asesinó a sus tres hijos ahogándolos en un río o apuñalándolos, según la versión. Luego se suicida porque no soporta la culpa. Desde ese día, se escucha el lamento lleno de dolor de la joven en el río donde esto ocurrió. Luego de que México fuera establecido, comenzó un toque de queda a las once de la noche y nadie podía salir. Es desde entonces que dicen escuchar un lamento cerca de la plaza de la Patria, y que al ver por las ventanas para ver quien llamaba a sus hijos de forma desesperada, veían una mujer vestida enteramente de blanco, delgada y que se esfumaba en la Presa Calles."
Escena de la película, "La maldición de la Llorona"
Descripción.
A la Llorona se le describe como la aparición de una mujer alta, delgada y con largo cabello negro que cae por su espalda (y en algunos casos, le cubre el rostro); con la cara cubierta por un velo que, a pesar de ser traslúcido, no permite verle el rostro a menos de que ella se lo retire por sí misma. Su método de desplazamiento varía de acuerdo con las historias: puede mantener un paso lento pero constante, flotar sobre el suelo o inclusive moverse a gran velocidad para alcanzar a sus víctimas. En algunas historias se maneja que no tiene pies.
Su rostro es descrito de una infinidad de formas: como una mujer indígena, como una mujer caucásica de rasgos cadavéricos; y en las versiones más espeluznantes, se rumora que cuando es seguida por algún hombre atraído por la visión de su cuerpo, puede parar súbitamente y retirarse el velo, revelando el rostro de una calavera con ojos llameantes o un caballo; acto seguido de un grito que por lo regular ocasiona la locura o la muerte en su víctima. También se menciona que a veces carga a un niño entre sus brazos, el cual es poco más que un esqueleto o un bebé muerto; motivo de su lamentación.
Su rango de aparición es extenso, como ya se mencionó anteriormente: con historias reportadas tan al norte como el estado de Texas y tan al sur como la Patagonia; y es por esto que cuenta con una multitud de nombres dependiendo de la región.

Variaciones Regionales:
En Argentina es descrita como una mujer que mató a sus niños al lanzarlos al río para que se ahogasen, eventualmente suicidándose ella por el sentimiento de culpa a raíz de sus acciones. Aquí se le describe similar a la de las áreas rurales de México; apareciendo como un ser sin pies y que flota en el aire; aunque en el mito argentino ataca a quienes cabalgan por la noche, saltando a la parte posterior del caballo y matándolos con un abrazo gélido.
Se le considera (de forma similar a la Banshee) un ser portador de malos presagios; con la capacidad de causar enfermedades, deteriorar la salud de un enfermo o traer desgracias a quienes la oyen.

En Chile las variaciones son similares a la tradición mexicana, aunque se le considera un espíritu que cuenta con una relación especial con la misma muerte. También en otra variante de la tradición chilena se le conoce como Pucullén; la cual llora por que su hijo le fue arrebatado a una corta edad, y solo la pueden ver aquellos cercanos a la muerte, personas con capacidades especiales y los animales; mismos que se alarman al percibir su presencia.
También se cree que la Pucullén guía a los muertos, indicándoles con sus gemidos lastimeros el camino que deben recorrer hacia el más allá. Se dice que llora por todos los familiares del difunto, para que todos ellos se consuelen pronto de la pérdida; además, evita que el espíritu del muerto decida acudir a penarlos, disconforme con las pocas lágrimas y manifestaciones de pesar de sus parientes. Algunos cuentan que si uno se frota los ojos con lágrimas de perro, podrá verla; pero si el corazón del que observa no es firme, la imagen será espantosa.
Con sus abundantes lágrimas, que forman un charco cristalino, la Pucullén señala el sitio preciso en el campo santo donde debe abrirse la fosa para depositar el féretro. Se dice que si esto sucede, debe utilizarse toda la tierra necesaria para cubrir por completo el féretro, pues en caso contrario antes de un año morirá un familiar del difunto. Como castigo por el descuido que la llevó a perder a sus hijos, roba los hijos de otras madres, confundiéndolos con los de ella
En Valparaíso se cree  que la Llorona fue una mujer que se casó con el Diablo. Esta mujer se enamoró de él pensando que era un hombre bueno, sin saber quién era en realidad. Un día, el Diablo llegó más temprano de lo normal a su casa y la mujer aún no tenía preparada la comida. Salió a comprar para cocinar, pero el Diablo no aguantó más y tuvo que matar a sus hijos. Cuando volvió la mujer, desconsolada lloraba por sus hijos todas las noches. Un día, el Diablo se cansó de sus llantos continuos. La amarró a la cama con unas cadenas y le enterró una estaca en el corazón. Desde ese momento, la Llorona recorre las calles de toda la región arrastrando sus cadenas y llorando por sus hijos perdidos.
Una actriz posando como la Llorona en el Halloween Horror Nights
En Colombia es un espíritu nocturno junto a la Patasola, pero no tan conocida aquí. En la tradición colombiana; es un fantasma que recorre regiones rurales cercanas al agua; y se le describe como una mujer cubierta con una bata negra que le cubre todo el cuerpo, tiene el cabello largo, negro y rizado; y su rostro es una calavera con ojos incandescentes. En sus brazos arrulla a un bebé muerto.
Al gemir, la Llorona derrama lágrimas de sangre sobre la mortaja azul de la criatura, que conserva una expresión angelical y con sus ojos parece acusar a la madre que le quitó la vida. Dice la leyenda que la gente la oye llorar en los llanos, cuando no hay ruido o gente. También dicen que la Llorona asusta a las muchachas que han cometido actos de los cuales sus padres no estarían orgullosos. Como toda leyenda, los detalles cambian de pueblo en pueblo y de persona en persona. En Antioquia, por ejemplo, se le llama "María Pardo", mientras que en la región de Pasto, "la Tarumama". Esta última es una vieja monstruosa con cascos de mula por pies y grandes senos que se echa a la espalda, castigada como un alma en pena por haber abandonado al hijo que tuvo sin ser casada, para tapar su vergüenza. Su apariencia e historia tiene semejanzas con la Tulevieja de las leyendas de Costa Rica y Panamá, países vecinos de Colombia. Finalmente, también existe la versión de una mujer hermosa que llora por sus hijos en los cementerios, sosteniendo una vela encendida con llantos lastimeros.

En Costa Rica la historia es similar, aunque ahí senarra que ella una muchacha indígena muy hermosa. Cuando la conquista española, ella se enamoró de un español y él se enamoró de ella. Se veían a escondidas en lo alto de una cascada, para que el padre de ella no se diera cuenta. Ella quedó embarazada y cuando su padre se dio cuenta retó al español a un duelo por haber deshonrado a su hija. El español murió en ese duelo. Cuando el niño nació el indio lo cogió y lo tiró por la cascada. Cuando la muchacha buscó a su hijo; él la maldijo; la condenó a vagar por las orillas de los ríos buscando a su hijo perdido.

En Ecuador se habla de que la Llorona era una mujer que fue abandonada junto a su bebé, enloqueció y ahogó al niño en el río; para después arrepentirse y saltar al agua a buscarlo, sin embargo lo encontró ya muerto. La mujer se suicidó y quedó maldita por toda la eternidad. En Ecuador también se cree que cuando una mujer está dando a luz, hay que colocar una ofrenda de dulces para la Llorona, y así evitar que se lleve al niño nonato.
Máscara basada en la Llorona con cara de caballo.
En El Salvador, junto con La Siguanaba y La Descarnada, la Llorona es uno de los más famosos espectros nocturnos del folklore nacional.
En este país se cuenta que vaga por las calles de los pueblos llorando por sus hijos, y desaparece tras entrar a la iglesia de la comunidad. Se afirma que quien la mire o trate de seguirla, vagará por la eternidad; y se cree que al aparecer por la primer calle de un pueblo, comienza con sus llantos; y que de verla, no se le debe dar la espalda, pues aparecerá rápidamente al lado de la persona.

En la versión guatemalteca de la leyenda, la Llorona es una mujer llamada María, que fue condenada a repetir hasta el fin de los tiempos su grito. En efecto, mientras su esposo estaba fuera, María tuvo amores con un mozo que llegó a revisar un problema en su casa y la dejó embarazada. Angustiada, ahogó a su hijo, Juan de la Cruz, en el río (o, según otras versiones, a sus tres hijos).
La Llorona es bien conocida en toda Guatemala. Según la tradición (similar a la de México), pasea por las calles solitarias y frecuenta los lugares donde hay agua, como piletas, ríos, fuentes o tanques. Sus lastimeros gritos asustan al más valiente y paralizan al pavoroso. Muchos dicen haberla visto y escuchado. Se cuenta que cuando se la escucha cerca, en realidad está muy lejos, y viceversa. Se dice que no puede ganarse a una persona (es decir, quitarle la vida) si ésta usa la ropa interior al revés, se le presenta a los hombres mujeriegos pensativo en una mujer para engañarlos, se dice que si se le habla ella les quitara la vida, y que un hombre acechado por la Llorona se salvará si una mujer le toma de la mano, pues el espectro sólo ataca a personas solitarias. También se cuenta que si uno escucha el grito debe tratar de moverse y no quedarse congelado por el pavor. La persona tiene que huir antes de escuchar el tercer grito, o la Llorona se la ganará. Para evitar encontrarse con ella, o ahuyentarla, hará bien en rezar al santo de su devoción o rezar.
Unos imaginan a la Llorona como una mujer vestida de luto riguroso; otro la ven vestida de blanco. También se dice que el pelo suele taparle la cara, algunas personas dicen que su cara es como la de un caballo. otro aspecto propio del espectro según otra leyendas guatemaltecas es que su grito viene acompañado de un viento frío que hiela la sangre.

En Honduras aparece junto a los ríos, a las doce de la noche; vestida de blanco y gritando "¡Ay mis hijos!". Aquí se cree que la Llorona mtó a sus tres hijos al ahogarlos en el río, y que mata a las personas cercanas a cuerpos de agua pensando que son sus propios hijos.

En Panamá la historia no varía demasiado; ya que su llanto es el mismo que en México y Honduras; sin embargo aquí aparece únicamente en comunidades cercanas a ríos y playas durante la noche. En Panamá la leyenda se combina con otras dos, la de la Tulivieja y la Tepesa.
Según la leyenda, la Tulivieja era una hermosa y joven mujer casada que tenía fama de ser muy fiestera. En una ocasión había un baile en un pueblo vecino y ella porsupuesto no se lo quería perder, la mamá se negó esa noche de cuidarle al bebé ya que ya estaba cansada de hacerlo mientras ella se iba siempre de parranda. Esa noche por querer ir al baile de todas maneras dejó al bebé junto a su tule cerca de un río, con la intención de recogerlo después del baile. Sin embargo,cuando regresó al río a buscar a su hijo no lo encontró y comenzó a llorar, el río se lo había llevado corriente abajo. Arrepentida por el grave error que había cometido comenzó desesperada a buscarlo. Dios viendo lo que pasaba la castigó por su irresponsabilidad y la transformó en un ser horripilante con agujeros en su cara y cabellos largos hasta los pies. Sus pies se le viraron y se transformaron en patas de gallina. Desde entonces, anda vagando por la eternidad buscando a ese hijo perdido.
En cuanto a la Tepesa, su historia se remonta a la conquista, cuando un español enamoró a una hermosa joven indígena de la comarca Ngöbe Bugle y la dejó embarazada. Para que nadie en su tribu se percatara de su falta, la joven escapó hacia lo más profundo de las montañas, y cuando nació su hijo, lo ahogó en un río. Al ver el crimen, Dios le habló desde lo alto y la maldijo: "Ese pecado te pesa y te pesará hasta la eternidad, y desde ahora llorarás para pagar tu culpa". La Tepesa quedó transformada así en un ser espantoso que, al igual que la Tulivieja, anda vagando por los ríos y quebradas llorando, arrepentida de su pecado.

En Uruguay existe la leyenda de La Llorona del Parque Rivera:

"Una tarde de otoño, hace muchos años, una joven mujer decidió salir a pasear por el Parque Rivera. Aunque soplaba un viento frío y cortante que hacía gemir a los árboles y sumía al parque en la más absoluta soledad, la chica, madre soltera a punto de casarse, salió a dar un paseo con su bebé y se aventuró por el parque, por entonces más agreste que ahora y embarrado por las recientes lluvias. Se la vio bordear el lago con su niño, mientras el viento arreciaba con fuerza, hasta desaparecer de la vista. La futura novia no regresó. Al día siguiente hallaron su cuerpo inerte en el lago del parque, sin rastros del paradero del pequeño. Cuenta la historia que desde entonces, en las noches brumosas y tristes del otoño, puede verse a una joven vestida de novia en los alrededores del lago. Camina sola y llora desconsoladamente, mientras clama por un bebé que perdió hace mucho tiempo.
La Llorona y los ladrones

Hace mucho tiempo, en los inicios del mismo Parque Rivera, vivía una pareja en una casa contigua al lugar. Un miércoles 9, mientras la pareja se hallaba fuera, unos ladrones irrumpieron en la casa. El esposo llegó antes de que terminaran su faena y los sorprendió in fraganti: desesperados, los delincuentes le quitaron la vida con un cuchillo. Cuando intentaban esconder el cuerpo, sintieron ruido: era la mujer, que, vestida de blanco, llegaba a la casa. Se escondieron detrás de una puerta y observaron cómo la joven, aterrada, descubría el cuerpo de su marido. Mientras la mujer lloraba desconsoladamente sobre él, los ladrones, decididos a todo, llegaron por detrás y la mataron de igual manera. Para ocultar las huellas, los delincuentes arrojaron los dos cuerpos a la laguna del parque. Desde entonces, los vecinos de la zona comentan que el día 9 de cada mes se oyen extraños llantos y quejidos que provienen de la laguna, en el lugar donde los cuerpos de los infortunados amantes fueron arrojados.
La bufanda de la Llorona

Un hombre fue a un boliche y se encontró con una hermosa mujer. Estuvieron juntos y él decidió acompañarla a su casa. Como ella tenía mucho frío, él le prestó su bufanda. Al otro día, cuando él fue a buscar su bufanda, al tocar la puerta salió una señora mayor. Le preguntó qué quería y él dijo que venía a ver a la chica. La mujer, llorando, dijo que su hija había muerto hace 20 años a orillas de un río y que su cuerpo enterrado se encontraba en el Cementerio del Norte. Rápidamente él fue allí y buscó la tumba de la joven. Encontró la bufanda enroscada en la cruz. Preguntó por todos lados si conocían a la chica y todos decían que era la Llorona. Quiso saber por qué la llamaban así y averiguó que la chica se suicidó al ver a su esposo muerto en el río y desde entonces se escuchan día a día en su tumba fuertes llantos y lamentos."
La "cara" de la Llorona
En Venezuela también se conoce la leyenda de la Llorona, que circula en prosa y en forma de corrido (canción narrativa). La Sayona es otro personaje similar, pero sólo se aparece a los hombres parranderos, que gustan de estar de fiesta en fiesta.
Cuenta la leyenda que la Llorona es el alma en pena de una mujer muy jovencita que tuvo amores con un soldado. De esos amores quedó embarazada de una niña, a la cual dio a luz. El soldado la abandonó y ella, como no tenía idea de cómo criar a un infante, desesperada por el llanto de la niña, la mató con sus propias manos. Cuando la joven vio lo que había hecho, comenzó a llorar y a gritar fuertemente, lo que atrajo a los vecinos y familiares. Al ver lo sucedido, la maldijeron. Ella salió corriendo hacia el llano y se convirtió en espanto. Siempre está llorando, y cuando entra a los poblados dicen que llama a su hija. Se sabe que roba niños que están solos, ya sea en sus casas o en las orillas de ríos o quebradas. Por lo general, se la oye llorar en tiempos de Semana Santa.
Otra versión cuenta que era una mujer indígena llamada Yoltzin que tras llevar una mala vida en México se vino a vivir a los llanos de Venezuela con sus dos hijos Ollin y Tonatiuh. Como era una mujer sola tenía que trabajar duro y cuidar su chinampa. Poco a poco se fue ganando el cariño de toda la población del llano, hasta que un mal día de esos cuando Yoltzin llegó a su casa con sus hijos vieron cómo aquella casa estaba envuelta en llamas. Ela dejó a sus niños en la canoa y trató desesperadamente de apagar el fuego, pero no se dio cuenta de que la canoa donde estaban sus hijos se iba alejando. Cuando se dio cuenta de su ausencia ya era demasiado tarde, no quedaba ni rastro de los pequeños. Durante dos días enteros toda la población ayudaba para buscar a los niños hasta que un campesino encontró a dos niños muertos junto al canal. Yoltzin quedó envuelta en un dolor muy grande y poco a poco su vida se fue apagando, y cuando su historia fue quedando en el olvido, a medianoche se escuchan los gritos desgarradores de aquella mujer, así que en venganza se lleva a los niños para encontrar la paz, pero también cuenta la leyenda que solo encontrara la paz al ver la tumba de sus hijos.
Según otras versiones, la Llorona fue una muchacha joven que vivía en un pequeño pueblo de los llanos venezolanos. Esta muchacha cada vez que daba a luz a un hijo lo mataba sin piedad. Le confesó todo al sacerdote que vivía en su pueblo, añadiendo que no sentía ningún remordimiento por lo que había hecho. El cura notó que estaba embarazada de nuevo y le dijo a la muchacha que cuando tuviera a su hijo le diera de mamar antes de matarlo, y así lo hizo; tras darle leche materna lo mató, pero el solo hecho de amamantar despertó su instinto maternal, haciéndole sentir una gran culpabilidad. Desde entonces, vaga por los campos llorando de dolor, buscando a sus hijos y asustando a todo el que se le atraviesa en su camino.
Se la representa como una mujer joven, con una larga cabellera morena y la piel blanca. Lleva una bata blanca larga y encima otra bata de color negra con capucha, y suele portar un bebé en los brazos. Llora y grita diciendo "¡Mi hijo, mi hijo!".
La diferencia entre la Llorona y la Sayona es que esta última normalmente sólo se viste de blanco, tiene ojos rojos y colmillos que parecen de león. Asusta, mata o vuelve locos a los hombres que son o fueron infieles, no a todas las personas o niños, como hace la Llorona, se dice que tenía un frasco de agua de río y otro de sangre pura de niños, se ponía la sangre en los ojos y hacia que cada persona se le acercara y lo ataba a ella, lloraba por que su marido estaba con otra mujer y por eso decidió matar a sus hijos ahogándolos en el mismo río de donde sacaba el agua, su alma ronda en ese río diciendo: ¡mis hijos, devuélvanme mis hijos!

En Perú también se habla mucha de esta historia se dice que es muy vista en la chacras o en los campos los guardianes o los que viven ahí dicen que escuchan lamentos de una mujer llorando pidiendo por sus hijos los guardianes o los vecinos cuando van al lugar donde se escucha los ruidos no se encuentra a nadie y luego oyen como de una voz de ultratumba que les dice:¿ustedes saben o han visto a mis hijos?.

Al final y al cabo, la Llorona entra en la multitud de espíritus femeninos que vagan por la noche; como la Banshee irlandesa, el Pontianak del sureste de Asia y los múltiples Yurei del Japón; quizás las leyendas tengan algo de verdad en su origen, quizás no.
Sin embargo, por alguna extraña razón, ¿qué puede explicar la presencia del arquetipo del alma en pena a lo largo de toda la diaspora latinoamericana? ¿Porqué todas estas leyendas, aparentemente originadas en México durante la época de Mesoamerica; casi siempre hablen de la misma mujer?
Y de todos modos, ¿quién sería lo suficientemente valiente como para acercársele y confrontarla?

lunes, 1 de octubre de 2012

Papa Doc y el Misterio de los Zombies

Representación de un Zombie Vudú
En el año de 1937, al investigar sobre el folklore de los habitantes de la isla de Haití; Zora Neale Hurston encontró un caso impactante: una mujer que caminaba sin rumbo por una villa fue identificada como Felicia Felix-Mentor, una persona que había muerto en 1907 a la edad de 29 años; y Hurston se topó ahí con la creencia de que un cuerpo muerto podía ser levantado de la tumba y convertido en un zombie (del africano "Zombi", uno de los nombres para el dios serpiente del Vudú Iwa Damballah Wedo) para servir a un bokor (o brujo vudú), sin embargo fue incapaz de encontrar individuos que quisieran contarle de los procesos y técnicas usados para crear un zombie; aunque Hurston obtuvo múltiples historias sobre rumores de que dicho ser podía ser creado al suministrar a un cuerpo con una potente droga psicoactiva.
En sus crónicas, Hurston narra lo siguiente sobre el zombie:

"...Lo que es más, si la ciencia logra llegar al fondo del vudú en África y Haití, hallará importantes secretos médicos que, todavía desconocidos para la ciencia médica, son la fuente de su poder; y no las ceremonias."

Décadas más tarde, un etnobotánico de la universidad de Harvard, Wade Davis; publicó dos libros detallando el caso farmacológico del origen de los zombies: La Serpiente y el Arcoiris (en 1985) y Pasaje de Oscuridad: La Etnobiología del Zombie Haitiano (1988). Davis mismo viajó a Haití en 1982 y como resultado de sus investigaciones, desarrolló la teoría de que una persona viva puede ser transformada en un zombie mediante un compuesto químico en polvo introducido al torrente sanguíneo; mezcla de coup de poudre (Francés para "golpe de polvo), y que incluye Tetrodotoxina, una poderosa neurotoxina hallada en la garne del Pez Glboo; y una serie de drogas conocidas como datura. Juntos, estos polvos inducen un estado en el que la víctima se cree muerta y es sometida enteramente a la voluntad del Bokor.
Representación del ritual de levantamiento de un Zombie
Si bien el zombie en la cultura occidental es sinónimo de un muerto viviente que es reanimado por diversos motivos y vaga por la tierra en busca de carne y sangre human; en Haití es una realidad que si bien no es tan grotesca o exagerada como para el resto del mundo occidental, si resulta de temerse. De hecho, hay toda una infinidad de casos en los cuales, los Bokor han ejercido su poder o servido a los gobernantes para cundir el pánico en la población civil, controlarla o mantenerla atemorizada de forma tal que permanezca fiel al gobierno.
Francois "Papa Doc" Duvalier
El caso más famoso es el del dictador Francois Duvalier, "Papa Doc"; quien tomó control de Haití el 22 de Octubre de 1957 y estableció un gobierno en el  cual las prácticas de terror y crueldad eran cosa de todos los días. Duvalier tenía odio hacia los extranjeros, al grado en que prohibió las actividades comerciales a estadounidenses, franceses e ingleses; y prohibió también las actividades políticas a sus compatriotas. Duvalier era negro, y se transformó en un azote para miles de comerciantes haitianos de sangre mixta.
Papa Doc siempre se presentaba como un poderoso Bokor, y una de sus políticas consistió en la resurrección de las tradiciones del vudú. Duvalier, para mostrarse mucho más intimidante, adoptó una forma de vestir e imagen relacionada con el Barón Samedi (el loa de los muertos en la tradición del vudú); usando regularmente gafas oscuras para ocultar sus ojos y hablando con un tono reminiscente de aquél que se asociaba con el loa. La propaganda de su régimen incluso decía "Papa Doc: Era uno con los loas, Jesucristo y Dios mismo", y de hecho había una imagen en la cual aparecía Jesucristo poniéndole una mano en el hombro a Papa Doc con el texto "Lo he elegido".
También, Duvalier tenía en un armario la cabeza de su antiguo opositor Blucher Philogenes, quien intentó derrocarlo en 1963,
Entre la población campesina e iletrada de Haití, Duvalier era prácticamente un Dios; y su poder era reforzado por la fuerza paramilitar creada por él en 1959: Los Tontons Macoutes, nombrados así en honor a una criatura mitológica del folklore haitiano que secuestraban y castigaban a los niños desobedientes, metiéndolos en sacos llamados "macoutes" para consumirlos durante el desayuno.
Un altar al Barón Samedi
Tras un fallido golpe de estado, Duvalier disolvió al ejército y a todas las agencias de la ley en la nación, ejecutando también a todos los generales de alto rango. Los Tontons Macoutes eran extremadamente fieles a él; y su uniforme consistía de gorros de paja, camisas de mezclilla azules y gafas oscuras; mientras que iban armados con machetes y armas de diversos calibres.
El Tonton Macoute fue una de las fuerzas más peligrosas en el régimen de terror de Duvalier, usados para deshacerse de todos los oponentes, en especial aquellos que buscaban la instauración de sistemas sociales progresivos. Aquellos que hablaban contra Duvalier desaparecían por la noche, aunque a veces los Tontons atacaban durante el día, quemando y apedreando personas en público; y la mayoría de las veces los cadáveres de sus víctimas eran colgados de los árboles para que todo mundo los viera y supieran lo que les esperaba en caso de hablar contra Duvalier; e incluso se mencionaba que los familiares que intentaban retirar los cadáveres para darles entierro eran secuestrados también.
Los Tontons Macoutes
El más famoso fue Luckner Cambronne, un comandante del grupo durante los años sesenta y principios de la década de 1970; quien fue tan cruel que obtuvo el apodo de "Vampiro del Caribe" y se especializaba en vender cadáveres y sangre de las víctimas a las universidades y hospitales de los Estados Unidos. Fue condenado al exilio tras la muerte de Duvalier y murió en Miami a los 77 años, en el 2006. Entre otros miembros de la organización se encontraban importantes líderes vudú y esto le otorgaba a los Tontons Macoutes una atmósfera de poder casi sobrenatural para cimentar su poder; e incluso se manejaba que gran parte de los miembros de la organización eran de hecho zombies levantados de la tumba, lo cual justificaría su férrea obediencia y sumisión a las órdenes de Papa Doc, sin importar lo crueles o inhumanas que fuesen.

Papa Doc también decía ser inmortal y que reinaría Haití eternamente, prometiendo volver de su tumba. Luego de morir de un ataque cardiaco, no regresó; aunque en su tumba siempre hay guardias armados en caso de que intentase escapar o que algún bokor intentase robar el cuerpo y reanimarlo para sus propios fines.
La tumba de Papa Doc en la actualidad, 
en el cementerio de Port-Au-Prince.

domingo, 30 de septiembre de 2012

El Gasero Loco de Mattoon

También conocido como el "Merodeador Anestésico", el "Anestesista Loco", el "Anestesista Fantasma", el "Gasero Loco de Roanoke" o simplemente el "Gasero Loco", fue una persona o grupo de individuos que se cree eran responsables por una serie de ataques con gas que ocurrieron en el condado de Botetourt, Virginia, durante los 1930s y en Mattoon, Illinois, durante los años 40.
Aún hay debates sobre si todo fue un caso de histeria masiva, si los reportes individuales estaban conectados o si simplemente la explicación que se le otorgó a los eventos fue real.

Apariencia del Gasero Loco.
La mayoría de las descripciones del Gasero Loco están basados en el testimono del Señor y la Señora Bert Kearny del 1408 Marshall Avenue, las víctimas del primer caso de Mattoon reportado por los medios. Describen al gasero como un hombre alto, delgado, vestido en ropa negra y portando una gorra de cuero sobre la cabeza. Otro reporte hecho semanas después, describe al gasero como una mujer vestida con ropas de hombre. El gasero también ha sido descrito como portador de una herramienta de agricultura para rociar pesticida, con la cual supuestamente lanza el gas.

Botetourt:
El primer caso del Gasero Loco ocurrió en el condado Botetourt, Virginia, con una serie de ataques entre el 22 de Diciembre de 1933 y Febrero de 1934.

El primer reporte ocurrió en el hogar de Cal Huffman, en Haymakertown, condado de Botetourt, cuando se reportaron tres ataques a lolargo de una noche.

A las 10:00 pm el 22 de diciembre de 1933, la Señora Huffman reportó un olor inusual, y cayó víctima de una sensación intensa de náusea. El olor y la náusea volvieron a las 10:30 pm, cuando Cal Huffman contactó a la policía. Un tercer ataque tuvo lugar a la 1:00 am, esta vez afectando a la casa entera; en total, ocho miembros de la familia Huffman fueron afectados por el gas, junto a Ashby Henderson, un huésped en la casa. Los síntomas incluyeron dolores de cabeza, náuseas, hinchamiento facial, y constricción de la boca y garganta.
Alice Huffman, la hija de Cal Huffman, sufrió una reacción mucho más severa al gas: su garganta se cerró de tal forma que dejó de respirar y hubo que resucitarla. Sufrió convulsiones por varias semanas después del ataque, aunque el doctor local S.F. Driver registró que esto era debido a un ataque de ansiedad, y no por los efectos del gas.

El siguiente incidente ocurrió en Cloverdale, el 24 de Diciembre. Clarence Hall, su esposa y sus dos hijos regresaban de un servicio religioso a las 9:00 pm. Detectaron un fuerte olor dulzón, y de inmediato se empezaron a sentir débiles y nauseabundos. La policía que investigó el caso descubrió que un clavo había sido removido de una ventana trasera, cerca a donde el gas estaba más concentrado, presumiblemente el agujero del clavo había sido usado para inyectarlo a la casa.

Un tercer incidente ocurrió el 27 de Diciembre, en el cual, el residente de Troutville, A. Kelly y su madre, reportaron signos similares y síntomas parecidos a los casos Huffman y Hall. Un cuarto y quinto incidente ocurrieron el 10 de Enero, cuando la Señora Moore, una huésped en el hogar del residente de Haymakertown, Homer Hylton, reportó haber oído voces afuera antes de que el gas fuera inyectado a la habitación a través de una ventana dañada.
El segundo ataque fue reportado en Troutville, en el hogar de G. Kinzie.

Hubo otros incidentes registrados, pero las autoridades determinaron que fue una combinación de falsas alarmas y residentes preocupados que reportaban olores comunes como signos de un ataque.


Mattoon:
La segunda oleada de casos ocurrieron en Mattoon, Illinois. Comenzaron en agosto de 1944 y continuaron por varias semanas.

El primero de esta oleada ocurrió en una casa en Grant Avenue, Mattoon, el 31 de Agosto de 1944. Urban Raef despertó temprano en la mañana al sentir un olor extraño. Comenzó a sentir náuseas y a debilitarse, también sufriendo un caso de vómito. Sospechando que sufría de envenenamiento por gas doméstico, la esposa de Raef intentó revistar la estufa para ver si había problema, pero se dió cuenta de que estaba paralizada y no podía levantarse de la cama.

Esa noche, otro incidente similar fue reportado por una joven madre que vivía cerca. Se despertó por el sonido de su hija tosiendo, pero no pudo dejar la cama para levantarse a verla.

El primero de Septiembre, se reportó un tercer incidente en casa de la señora Kearny en Marshall Avenue a las 11:00 pm. A las 12:30 am, Bert Kearny, el esposo de la señora Kearny (un taxista local que había estado ausente cuando la señora olió el gas paralizante), regresó a casa para encontrar a un hombre sin identificar escondiéndose cerca a una de las ventanas de la casa. El hombre escapó, y Kearny fue incapaz de capturarlo. La descripción del merodeador era la de un hombre vestido en ropa negra, vistiendo una gorra ajustada. La descipción fue reportada en los diarios locales, y se convirtió en la descripción común del incidente de Mattoon.

El 5 de Septiembre, Carl y Beulah Cordes de la calle North 21, regresaron a casa a las 10 pm. Tras pasar unos minutos en la casa, encontraron un pedazo de tela blanca, poco más grande que una toalla de cocina, en su porche frente a un mosquitero. Beulah Cordes levantó la tela y la olfateó. Tan pronto como la inhaló, se puso violentamente enferma.
Describió el efecto similar a un choque eléctrico. Su rostro se inflamó, experimentando una sensación de ardor en su boca y garganta, y comenzó a vomitar. Beulah Cordes planteó una hipótesis posterior respecto a que la tela había sido dejada ahí para noquear al perro de la familia, para que el merodeador pudiera entrar a la casa sin ser visto.

En adición a la tela, una llave esqueleto desgastada, fue encontrada en la acera adyacente al porche, junto con un lápiz labial casi vacío. La tela fue analizada por las autoridades, pero no hallaron químicos que explicasen la reacción de Beulah Cordes.

La misma noche, se reportó un incidente en el cual la señora Leonard Burrell reportó haber visto a un extraño entrar por la ventana de su dormitorio e intentar aplicarle gas.

Una histeria colectiva comenzó a cubrir al pueblo, el FBI se involucró y la policía local ejecutó un toque de queda.

Durante este periodo, una evidencia física se incrementó; desde huellas bajo ventanas, o intentos para romper cristales, así como mosquiteros desgarrados.

Tras el anuncio el 12 de septiembre de que la policía reduciría la caza del gasero, los reportes desaparecieron. El único reporte notable es que Bertha Burch vió a una mujer vestida como hombre merodeando misteriosamente.


Explicaciones:
Hay tres teorías sobre los incidentes del Gasero Loco de Masttoon: histeria colectiva, polución industrial o un verdadero atacante. Los eventos también han sido tratados por autores como sucesos paranormales.

Luego de dos semanas de que iniciaran los ataques en Mattoon, el comisionado de salud pública, Thomas V. Wright, anunció que indudablemente habían ocurrido varios incidentes con gas, pero que muchas instancias se dieron gracias a la histeria: residentes oyendo eventos alarmantes, e incluso sufriendo pánico al ser confrontador por un olor fuera de lugar o una sombra en la ventana.


La Identidad del Gasero:
Luego de analizar los eventos, algunos investigadores han concluido en que algunos de los incidentes fueron el trabajo de un atacante actual que ejecutó los actos, según reportan los testigos.

Si los eventos en Botetourt y Mattoon están conectados, es algo que no se sabe aún. El autor Mike Dash argumenta que si bien hay hechos similares (huellas femeninas, olores similares y síntomas parecidos), no existe una conexión. Jerome Clark también nota similitudes entre los casos, pero alega que no existe un eslabón para unirlos. Clark rechaza la idea de que el caso en Virginia inspiró el ocurrido en Mattoon como un caso de histeria o un "efecto copycat". Los incidentes tomaron lugar una década aparte, en diferentes locaciones y argumenta que Botetourt recibió muy poca publicidad fuera del condado.

En el 2003, Scott Maruna, un antiguo residente del área afectada por el incidente de 1944, publicó un libro que detalla su hipótesis respecto a que los ataques fueron obra de un hombre perturbado mentalmente llamado Farley Llewellyn.
Maruna escribe que Llewellyn, quien estudiaba en la Universidad de Illinois durante los ataques, era un excelente estudiante de química aislado de la comunidad local por sospechas de que era homosexual, dándole posiblemente el conocimiento y el motivo para cometer los ataques. Maruna argumenta que muchos ataques fueron cerca del hogar de Llewellyn, y que la sprimeras víctimas asistieron a la preparatoria con él.
En adición a mencionarlo como el gasero, Maruna clama que las hermanas de Llewellyn, Florence y Kathryn Llewellyn, estuvieron involucradas y que llevaron uno o más ataques para evitar que a su hermano se le tomara como sospechoso.

Autores en lo paranormal han cubierto los eventos. Clark describre una ilustración del Gasero en el libro de Loren Coleman, Mysterious America, como un "ser no humano, posiblemente extraterrestre."

Jack Piernas de Resorte

Representación de la Época
Uno de los casos más tenebrosos y sorprendentes de la Inglaterra Victoriana es el de Jack Piernas de Resorte; una entidad descrita como un hombre de aspecto demoniaco con la habilidad de dar grandes saltos y con un comportamiento agresivo y burlón.
Hay una infinidad de teorías sobre su naturaleza e identidad, y la leyenda acabó convirtiéndose en parte del folklore y la identidad cultural de la Inglaterra Victoriana, junto con Jack el Destripador y el Drácula de Bram Stoker, entre otras historias y sucesos de corte sobrenatural ubicados en ese espacio de tiempo. A Jack se le describe como un ser de aspecto aterrador, casi diabólico: garras afiladas, ojos rojizos y brillantes; vistiendo una capa negra, un casco y un traje que parecía ser de 'hule'. En otras historias se menciona que era alto y delgado, y que vestía como un caballero en ropas elegantes de la época.
En algunos relatos se menciona que podía escupir flamas azules y que llevaba garras metálicas sobre los dedos; con las cuales 'arañaba' a sus víctimas; evitando causarles un daño mortal.

Para hablar de Jack Piernas de Resorte, debemos remontarnos a inicios de los años 1800s; cuando la creencia popular sostenía que las calles góticas y lúgubres de Londres eran hogar de una multitud de fantasmas y criaturas sobrenaturales; todas descritas como entidades humanoides y translúcidas que acechaban y atacaban a quienes se atrevían a deambular por las calles durante la noche; y se cree que muchas de estas fueron la base para cimentar la reputación de Jack Piernas de Resorte como una criatura sobrenatural.
Aquí se habla primariamente de dos seres: el Fantasma Hammersmith que aparecía en el oeste de Londres, y el de Southampton; que inclusive atacaba a las personas. Este ser en particular tenía múltiples características compartidas por Jack Piernas de Resorte; entre ellas la de saltar sobre casas y paredes de más de tres metros de alto.
El mismo Jack fue reportado por primera vez en el año de 1837 y fue visto por última vez en Liverpool, durante 1904. De acuerdo al primer relato, en una noche de octubre de 1837; una joven llamada Mary Stevens caminaba hacia Lavender Hill, donde se desempeñaba como sirviente. Al cruzar Clapham Common; una extraña figura saltó frente a ella desde un callejón en penumbras; y luego de inmobilizarla con un fuerte agarre, comenzó a besarla, desgarrándole la ropa y arañándola con sus garras, que, de acuerdo con la señorita Stevens; eran "frías y tiesas como las de un cadáver".
El ser se fue cuando la joven comenzó a gritar, obligándolo a huir en cuanto múltiples residentes cercanos acudieron a su ayuda.
Al día siguiente, el monstruo elegió a una víctima distinta cerca al hogar de Mary Stevens; esta vez saltando frente a una carreta, haciendo que el conductor perdiera el control del vehículo y se lastimara severamente. Testigos presenciales dijeron que el ser escapó dando saltos a lo largo de un muro de casi tres metros de alto, riéndose a carcajdas.
Gradualmente, las noticias del ser se diseminaron y llegó a ser conocido con el nombre de Jack Piernas de Resorte, otorgado por la prensa y el público durante los primeros meses de 1838 cuando el Lord Alcalde de Londres, Sir John Cowan; reveló en una sesión pública que había recibido una denuncia anónima al respecto.
La denuncia, una carta formada por "un residente de Peckham" decía lo siguiente:

"Pareciera se que algunos individuos (que, como cree quien escribe esta carta; son de los más altos estratos sociales) han organizado una apuesta con un compañero en particular; en la cual el involucrado debe recorrer Londres con tres diversos disfraces: Un fantasma, un oso y un demonio; pero que jamás deberá atravesar los jardines de un caballero con el fin de causar terror entre los habitantes de las casas. La apuesta sin embarfo fue aceptada, y el poco masculino villano fue exitoso al privar a siete damas de sus sentidos, dos de las cuales no se recuperarán jamás y acabarán como lastres para sus familias.
En un hogar, el hombre tocó la campana y en cuanto la sirvienta abrió la puerta; este bruto se apareció vestido como un espectro aterrador. La consecuencia fue que la pobre chica se desmayó de inmediato y desde ese momento jamás ha recobrado el sentido. El problema ha continuado por un tiempo, y es extraño decir que los periódicos permanecen silenciosos al respecto. Este escritor tiene razones para creer que saben todo sobre la historia, pero permanecen callados para proteger intereses."

Aunque el Lord Alcalde permaneció un poco escéptico, un miembro de la audiencia confirmó que "sirvientas de Kensington, Hammersmith y Ealing, cuentan historias aterradoras sobre este fantasma o demonio". El asunto fue reportado en el Times el 9 de enero, en otros diarios nacionales el 10 de ese mes y el día posterior; el Lord Alcalde mostró una pila de cartas provenientes de varios lugares alrededor de Londres, todas quejándose de "bromas malvadas". La cantidad de cartas que llegaron a la Mansion House sugieren que las historias se diseminaron ampliamente en el Londres suburbano. Un escritor dijo que varias mujeres Hammersmit habían sido asustadas hasta padecer "ataques peligrosos" y que algunas fueron "heridas severamente por una especie de garras que el truhán portaba en sus manos". Otros en Stockwell, Brixton, Camberwell y Vauxhall narraban que varias personas habían muerto de miedo y que otros habían sufrido ataques; mientras tanto se reportó que el bromista había sido visto repetidamente en Lewisham y Blackheath.
El Lord Alcalde mismo tenía una opinión dividida al respecto: creía que "las más grandes exageraciones" habían sido hechas; y que era imposible que "el fantasma ejerciera los actos de un demonio sobre la tierra", pero por otra parte confiaba en la narración de una sirvienta en Forest Hill, que había sido aterrorizada por una figura cubierta con la piel de un oso; y así confiaba que la persona o los involucrados en esta "pantomima" serían capturados y castigados. La policía fue instruida para buscar al culpable y se ofrecieron recompensas por su captura.
Un reporte del mes de abril contaba la historia de una jardinera en Rosehill, Sussex; asustada por un ser de naturaleza desconocida. "Jack Piernas de Resorte, parece, ha hallado su camino hasta la costa de Sussex", narraba el encabezado; aunque la historia en sí no tenía mucha relación con las historias sobre Jack; pues la atención del jardinero había sido atraída por un gruñido; luego saltó el muro del jardín y corrió a cuatro patas antes de saltar al suelo y perseguir al jardinero por un rato. Tras aterorizar al jardinero, la aparición trepó por el muro y escapó.

Eventualmente el monstruo se hizo más famoso al atacar a dos jóvenes: Lucy Scales y Jane Alsop, ambos reportes ampliamante cubiertos por los periódicos de la época.
En el caso de Alsop, la joven contaba que la noche del 19 de febrero de 1838, un hombre que se identificaba como oficial de policía llamó a la puerta de casa de su padre, pidiéndole que por favor llevara una luz y que "habían capturado a Jack Piernas de resorte aquí en el camino". La joven abrió la puerta y le acercó una vela al hombre, dándose cuenta de que llevaba una capa larga.
Al momento que lo iluminó, el hombre se quitó la capa y "mostró la apariencia más espantosa y terrible", vomitando llamaradas blancas y azules por la boca mientras que sus ojos parecían "bolas de fuego rojo". Alsop también reportó que llevaba un gran casco y que su ropa asemejaba cuero o hule. Sin decir nada más el ser se abalanzó sobre ella y comenzó a arañarla con sus garras que de acuerdo a ella, eran "de una sustancia metálica". La joven gritó por ayuda y logró apartarse de él, corriendo hacia la casa; pero el ser la atrapó y desgarró sus brazos y cuello con las garras. Alsop fue rescatada por una de sus hermanas tras que el ser escapó.
En el caso de la primera, el 28 de febrero; Lucy Scales, de 18 años, y su hermana venían de regreso a casa tras visitar a su hermano, un carnicero que vivía en un área respetable de Limehouse. Scales contaba que mientras su hermana y ella caminaban a lo largo de Green Dragon Alley, observaron a una persona de pie en uno de los ángulos del pasaje. Ella caminaba delante de su hermana entonces, y justo cuando se acercó a la persona (quien portaba una gran capa), él escupió un chorro de fuego azul a su rostro, cegándola y alarmándola de tal forma que colapsó en el suelo y sufrió ataques epilépticos por varias horas.
El hermano añadió que esa noche en cuestión, escuchó los gritos de sus hermanas momentos después de que habían salido de su casa y corrió hacia Green Dragon Alley, donde halló a Lucy en el suelo, convulsionándose mientras su hermana intentaba ayudarla. La llevaron a casa y entonces la hermana contó lo que había ocurrido; describiendo al atacante de Lucy como un ser alto, delgado y de apariencia similar a un caballero; cubierto con una capa y cargando una especie de lámpara o linterna similar a las que usaba la policía. El individuo no habló o intentó siquiera agredirla físicamente, si no que de inmediato se escabulló corriendo.

En marzo 2, un hombre que decía ser Jack Piernas de Resorte fue arrestado por el oficial James Lea (mismo que atrapó previamente a William Corder, el Asesino de Red Barn). El hombre identificado como Thomas Millbank, llevaba overoles blancos y un abrigo, el cual tiró fuera de la casa donde se el capturó; y también se le encontró en posesión de una lámpara . Fue declarado inocente porque Jane Alsop insistó que su atacante escupía fuego, algo que Millbank admitió que no podía hacer. Luego de este incidente, Jack se convirtió en un personaje popular del momento. Sus historias eran contadas por los diarios y se convirtió en el tema principal de múltiples cuentos llamados Penny Dreadfuls, obras presentadas en teatros baratos y en algunas historias de corte Punch and Judy
Eventualmente, desapareció del ojo público hasta 1843, cuando inició una nueva ola de avistamientos a lo largo del país. En Northamptonshire se le describió como "la imagen misma del Demonio, con cuernos y ojos de fuego"; y en East Anglia los reportes de ataques a conductores de carrozas y carteros se volvieron comunes. También se ligó al fenómeno con las "Huellas del Diablo", aparecidas en Devon en Febrero de 1855.
En 1870 apareció en una multitud de lugares, todos bastante separados el uno del otro. En noviembre de 1872, el News of the World reportó que Peckham estaba en "estado de conmoción gracias a lo que se conocía como 'el Fantasma de Peckham', un ser de apariencia alarmante y misteriosa". La editorial apuntó que no era otro más que Jack Piernas de Resorte, que había aterrado a una generación anterior.Otras historias similares fueron publicadas en el Illustrated Police News. Se le vio de nuevo en Sheffield durante 1873, donde se le identificó como "el Fantasma del Parque."
Hubo más reportes hasta que en agosto de 1877, un grupo de soldados en las barracas de Aldershot narraban que un ser fue visto en los muros de las barracas, y se le disparó sin causarle daño. La figura desapareció entonces dando saltos sobrehumanos. En las memorias de Lord Ernest Hamilton, el autor menciona las apariciones de Jack Piernas de Resorte en Aldershot; esta vez contando que el pánico fue tal que a los guardias se les ordenó abatirlo a tiros en cuanto apareciera.
En el otoño del mismo año, fue visto en Lincolnshire, usando una piel de oveja; donde supuestamente fue perseguido y arrinconado por una turba iracunda, y como ocurrió en Aldershot, se le disparó sin causarle daño alguno. Desapareció usando sus poderosos saltos superhumanos.

A finales del siglo XIX, hubo reportes del noroeste de Inglaterra; y en 1888 apareció en el tejado de la Iglesia de San Francisco Javier, al norte de Liverpool. En 1904 se le vio de nuevo en la calle Wiliam Henry; y recientemente, durante 1986 un vendedor llamado Marshall reportó haberlo visto en la frontera con Gales, en South Herefordshire; describiéndolo con un ser de barbilla alargada y vestido con un traje negro para esquiar. Finalmente, en febrero del 2012, Scott Martin y su familia viajaban en taxi por Stoneleigh a las 10:30 de la noche, cuando vieron a "una figura negra sin rasgos" correr frente al camino, antes de saltar 4.5 metros hacia un muro del colegio Nescot, en el sobrepaso Ewell. La familia lo identificó como Jack Piernas de Resorte.

Teorías.
A lo largo de estos doscientos años, se han ofrecido una multitud de teorías sobre la identidad de Jack Piernas de Resorte; que van desde que era una entidad paranormal con una apariencia y rasgos inhumanas, agilidad superhumana posiblemente derivada de vivir en un mundo con alta gravedad; o que incluso era un humano invocado a propósito o accidentalmente por practicantes de lo oculto; o que simplemente se manifestó para crear caos espiritual.
Autores forteanos como Loren Coleman de Cryptomundo y Jerome Clark, listan a Jack en una categoría de "atacantes fantasmales"; entre los que se cuentan otros como el Gasero Loco de Mattoon. Los típicos "atacantes fantasmales" parecen ser humanos y se les puede percibir como criminales prosaicos, pero que podrían mostrar habilidades extraordinarias (como los saltos de Jack que podrian romper los tobillos de alguien que intentara replicarlos) o que no pueden ser capturados. Las víctimas comúnmente son atacados en sus dormitorios, hogares y otros lugares aparentemente seguros. Reportan ser sometidos o paralizados, o también describen un asedio en el cual pelean con un número de intrusos persistentes. Muchos de estos reportes pueden ser descritos como "El Síndrome de la Bruja", reconocido por psicólogos por una forma de alucinación.

jueves, 27 de septiembre de 2012

La Bestia de Bray Road

Interpretación de la Bestia.
Descrito como un ser similar al hombre lobo mitológico, la Bestia de Bray Road fue descrita por primera vez durante los años ochenta en un camino rural a las afueras de Elkhorn, Wisconsin; y el nombre también es aplicado a cualquier criatura desconocida que sea vista en el área que comprende del sur de Wisconsin al norte de Illinois, y que entre en las características descritas por los testigos iniciales.
La criatura obtiene su nombre del camino de Bray Road, una vía de tráfico a las afueras de la comunidad rural de Elkhorn; y su historia fue cubierta por la periodista Linda Godfrey, quien eventualmente publicó el libro titulado "La Bestia de Bray Road: Tras el Rastro del Hombre Lobo de Wisconsin".
Al monstruo se le describe de múltiples formas: como un ser similar a un oso, un bípedo peludo similar a Pie Grande, e inusualmente grande (aproximadamente 1.20 de alto al correr a cuatro patas; 2.10 mts.sobre sus patas traseras); con rasgos definitivamente caninos y con una gran inteligencia. Se cree que pesa cerca de 350 kilos y que su pelaje es de un color café grisáceo, similar a la de un perro peludo.
Y aunque no se le ha visto transformarse en humano, se le considera un licántropo a la hora de hablar de él en artículos de periodico. Hay múltiples teorías para su origen que van desde una variedad desconocida de perros salvajes, un waheela (que se cree que era un perro prehistórico gigantesco), una cruza de lobo y perro, o una cruza de perro y coyote.
La evidencia más 'concreta' de la Bestia de Bray Road es la Película Gable; un film supuestamente grabado durante los años 70. Es una película casera, y al inicio muestra cosas cotidianas como niños montando trineos, un hombre lavando su camión y otras características más de películas caseras. Casi al final de la cinta, la persona que graba está viajando por un camino de terracería cuando se detiene y observa lo que parece ser una bestia muscular en cuatro patas. La criatura rápidamente lo mira y corre hacia el camarógrafo, que intenta huir por un momento antes de ser capturado por la bestia.
Una segunda película fue descubierta un poco después, y mostraba una supuesta investigación policiaca posterior a la muerte del camarógrafo de la primera cinta. La cámara policial muetra a dos oficiales examinando el cuerpo, que entonces aparece partido a la mitad. Unos meses después, un usuario de un foro de criptozoología que llevaba el nick "Don Coyote" contó que conocía a un familiar del muerto del video, y que el policía encargado de recoger el cadáver se volvió loco después de grabar el video, murmurando de forma incoherente una y otra vez que "Los perros tienen cuatro dedos, los osos tienen cinco".

La primera parte de la Película Gable.
Las múltiples teorías respecto a la identidad de la Bestia de Bray Road van como ya se mencionó antes, desde osos y perros escapados hasta figuras mitológicas y criptozoológicas como el Skunk Ape (un pariente del Pie Grande descrito en el sur de Florida), el Waheela o el Shunka Warakin (cánidos legendarios), e inclusive nuevas especies de caninos u osos que rondan los bosques de Wisconsin.

Durante 1987 en el estado de Michigan, el DJ Steve Cook de WTCM-FM, grabó una canción titulada "La Leyenda", que originalmente transmitió como parte de una broma del día de los inocentes; diciendo que había basado la canción en reportes actuales de una criatura similar a la Bestia de Bray Road, conocida como el "Dogman de Michigan" (El Hombre perro de Michigan).
Luego de ponerla al aire, Cook recibió llamadas del público que narraban historias con un ser similar, y a lo largo de los años obtuvo más de 100 reportes de la existencia de la bestia; entre los cuales se encuentran registros del año 1887 del condado de Wexford, donde dos leñadores aseguraron haber visto una criatura que describían como un animal con el cuerpo de un hombre y la cabeza de un perro. Otro en 1938, en el pueblo de Paris, Michigan; donde Robert Forney fue atacado por cinco perros de los cuales, uno supuestamente podía andar en dos patas. Otros reportes vinieron del condado de Allegan en los años 50, y de Manistee y Cross Village durante 1967.

Al ser investigado por el programa de History Channel, MonsterQuest; la película Gable fue desmentida por su autor, y la bestia en ella fue identificada como un hombre usando un disfraz cubierto de peluche, similar a los que se usan en disfraces de gorilas y monos para Halloween.
Sin embargo, cada año hay más y más reportes de avistamientos del supuesto Michigan Dogman y de la Bestia de Bray Road; los cuales hacen pensar que si bien la cinta resultó ser un fraude, hay algo desconocido que vaga por los bosques del medio oeste americano en busca de presas.

La Fundación SCP

Habiéndole dedicado ayer una entrada al SCP-173, he decidido publicar una enfocándose a qué es la Fundación SCP; describiéndola a grosso modo y desmitificando un poco la leyenda de que sí existe y que el SCP-173 es real.

Originada en /x/ durante el 2007, con un post que narraba la historia del SCP-173; la Fundación SCP es un proyecto abierto que se centra en reportes ficticios de objetos considerados anomalías científicas y a veces potenciales riesgos para la humanidad; todos ellos catalogados como 'pertenecientes' a una organización gubernamental conocida como la Fundación:
El proyecto actual puede hallarse en la página de la Fundación: www.scp-wiki.com, y contiene una serie numerosa de objetos que van desde estereotipos del horror y la ciencia ficción como reptiles humanoides, alienígenas, virus zombie y máquinas vivientes; hasta entidades lovecraftianas, seres extradimensionales y elementos de índole casi apocalíptica.
A la fecha de la escritura de esta entrada, la SCP-Wiki tiene más de mil artículos de diversos fenómenos; enviadas por autores, aunque estrictamente reguladas por los moderadores del sitio, para mantener un estándar de calidad y no desviarse de la temática del proyecto.

La idea de la Fundación se describe de la siguiente forma:
"Somos el último bastión de seguridad en un mundo donde las leyes naturales se descomponen bastante rápido. Estamos aquí para proteger a la humanidad de las cosas que salen en la noche, de gente que tiene un poder más allá del entendimiento mortal. Estamos aquí para hacer del mundo un lugar más seguro. Somos los portadores de maravillas y los creadores de sueños. Somos el porqué de que el mundo continúe. Para abreviar, somos un sitio de escritura creativa encaminada hacia el horror."

La página cuenta con una introducción ficticia para una mayor inmersión en el juego:
"La Humanidad en su estado actual ha existido así durante un cuarto de millón de años, y aún así solo durante los últimos 4000 hemos hecho algo significativo. Así que, ¿qué hicimos por casi 250,000 años? Nos escondimos en cavernas y alrededor de pequeñas fogatas, temerosos de las cosas que no podíamos explicar. Era más que comprender porqué el sol salía, era siempre el misterio de aves enormes con cabezas de humanos, de rocas que cobraban vida. Así que los llamamos 'dioses' y 'demonios', y les suplicamos que nos perdonaran, y oramos por nuestra salvación.
Eventualmente, sus números se redujeron y los nuestros aumentaron. El mundo comenzó a cobrar más sentido cuando había menos cosas qué temer. Aún así, lo inexplicable jamás se fue, como si el universo demandara la existencia de lo absurdo y lo imposible.
La humanidad no debe volver a ocultarse temerosa. Nadie nos protegerá, así que debemos hacerle frente por nosotros mismos. Mientras el resto de la humanidad habita la luz, nosotros debemos permanecer en la oscuridad para combatirla, contenerla y ocultarla de los ojos del público; para que los otros puedan vivir en un mundo coherente y sano.
Aseguramos. Contenemos. Protegemos."

En el  universo ficticio creado en torno a ella, la Fundación SCP (Secure, Contain, Protect: Asegurar, Contener, Proteger) es una organización con un pasado turbio. Regida por 12 comandos O5, la Fundación tiene una multitud de doctores, investigadores y agentes que buscan comprender y catalogar objetos anómalos. El personal de clase D, formado por condenados a muerte, es usado para pruebas en humanos respecto a cualquier aspecto relacionado con los SCPs. La Fundación también se encuentra con algunos grupos ficticios como la Coalición Global de lo Oculto y la Iglesia del Dios Roto. La Fundación colecciona y protege a los SCPs para que no caigan en las manos de otros.
 Los objetos y seres descritos se clasifican en tres niveles de seguridad: Seguros, para objetos ya comprendidos que pueden ser almacenados sin mayores consecuencias; Euclidianos, para aquellos no tan bien entendidos que pueden escapar si no se les vigila; y Keter, aquellos que pueden salir de la contención y ocasionar daños si no son vigilados las veinticuatro horas del día, y potencialmente pueden ocasionar un escenario apocalíptico.
Los artículos describen procedimientos de contención para los objetos y luego a éstos mismos. Algunos SCPs tienen apéndices como registros de audio, transcripciones de entrevistas, registros de pruebas y muchas otras formas de expandir sus historias y los factores de miedo que poseen.