domingo, 24 de abril de 2011

Noppera-Bo - Los fantasmas sin rostro

Noppera-Bo dibujado por Asai Ryoi
El Noppera-Bo es descrito como un fantasma sin rostro en el folklore japonés, donde a veces se les refiere por error como "mujina", una palabra japonesa que también define al tejón y al perro mapache o Tanuki.

De acuerdo al mito, el Noppera-Bo  es un ser de apariencia aterradora, pero por lo regular inofensivo.
Aparecen como personas familiares a sus víctimas, para luego transformarse, haciendo que sus facciones y rasgos desaparezcan, dejando su rostro como una limpia masa de piel.
Los Noppera-Bo aparecen en el folklore japonés, pero hay una leyenda urbana que resulta relativamente perturbadora, y que ha sido contada en manga, anime y en películas a lo largo de los últimos cincuenta años: La leyenda de la Mujina del camino Akasaka.

En el camino Akasaka, en Tokio, existe una pendiente llamada Kii-no-kuni-zaka, que significa "la pendiente de la provincia de Kii", y en la cual, en uno de sus costados, existe un foso antiguo, profundo y muy ancho con paredes verduzcas por el moho que se alzan hacia un área de jardines, y del otro lado del camino se extienden las largas y enormes paredes de un palacio imperial.
Los registros históricos dicen que antes de que existiera iluminación en las calles, este vecindario era increíblemente solitario tras el anochecer, y que los peatones preferían rodear la colina y andar por kilómetros en lugar de bajar o subir solos por la Kii-no-kuni-zaka.
Todo porque había una Mujina que caminaba de vez en cuando por ahí.

El último hombre que vió a la Mujina, era un viejo mercader del área Kobayashi, que murió en los sesenta y narraba su aterradora experiencia con una Mujina...

"Una noche al atardecer, estaba subiendo a toda prisa por el Kii-no-kuni-zaka, cuando percibí a una mujer agachada cerca del foso, solitaria y llorando amargamente. Temí que tuviera la intención de ahogarse a sí misma, así que me detuve a ofrecerle cualquier tipo de consuelo o asistencia disponible en mis manos.
Era delgada y vestía elegantemente, y su cabello estaba peinado como el de una joven de buena familia. 'O-jochu', exclamé acercándome - '¡O-jochu, no llores así!... dime qué tienes, y si puedo ayudarte de alguna forma, estaré feliz de hacerlo.'

Pero ella continuó llorando, ocultando su rostro con una de las mangas de su kimono.

'O-jochu' - dije de nuevo, tan gentilmente como pude - 'por favor, por favor, ¡escúchame! ¡este no es lugar para una dama por la noche! No llores, ¡te lo imploro! ¡Solo dime como puedo ayudarte!'

La joven se puso de pie lentamente, sin dejar de llorar, con el rostro oculto tras su manga. Le puse una mano en el hombro con suavidad y supliqué:

'¡O-jochu! ¡O-jochu!... escúchame, solo por un momento... O-jochu, ¡O-jochu!'

La O-jochu entonces se giró, dejó caer su mano y se frotó la cara con la mano. Entonces pude ver que no tenía ojos, nariz o boca. Y entonces grité, y corrí a la cima de Kii-no-kuni-zaka, y todo era oscuridad y vacío frente a mí; pero jamás miré hacia atrás, así que continué hasta que ví una linterna. 
Era solo la linterna de un vendedor de Soba, que tenía su local al lado del camino, pero cualquier luz y cualquier compañía humana estaban bien tras la experiencia, así que me tiré a los pies del viejo vendedor, llorando.

'¿Qué pasó? ¿Qué tienes? ¿Quién te lastimó?' preguntó el vendedor.

'No, nadie. Solo... ¡Aa! ¡Aa!'

'¿Solo te asustó?' preguntó el vendedor de forma poco simpática. '¿ladrones?'

'No, ladrones no!' grité 'Vi... vi... vi a una mujer cerca del foso... y ella me enseñó... ¡no puedo decirte qué me enseñó!'

'Eh, ¿era algo así lo que te eneñó?' preguntó el vendedor, frotándose la cara que rápidamente se volvió como un huevo, y simultáneamente la luz se apagó."

Aunque claro, parece que las Mujinas o Noppera-Bo no se encuentran limitadas a Japón, pues en Hawaii se reportó a finales de los cincuenta, la aterradora historia del encuentro de una mujer con esta criatura en los baños de un local.
La Mujer Sin Rostro de Waialae

La historia de la Mujer sin Rostro data del 19 de mayo de 1959, cuando Bob Krauss reportó en el Honolulu Advertiser del encuentro de una mujer con la Mujina en el Teatro Waialae Drive-In, en Kahala.
Una versión de la historia narra que una chica salió de su automóvil a media función, y fue al baño alrededor de la media noche para ponerse lápiz labial.
Supuestamente, en el espejo vio a una figura de pie tras ella, con largo cabello y sin rostro. Vio horrorizada que la figura no tenía piernas, solo la mitad del cuerpo; y cuando se dio la vuelta para mirarla, no encontró a nadie. La puerta se azotó y encerró a la pobre chica, que acabó desmayándose.


La otra versión reportada por Krauss dice que la mujer fue al baño, pero que cuando entró se dió cuenta de que había otra mujer frente al espejo, peinando su largo cabello. La primera mujer se acercó y entabló conversación, pero fue ahí cuando la mujer frente al espejo giró para verla y le reveló que no tenía rostro; dejando a la víctima tan aterrada que acabó en un hospital tras un colapso nervioso.


Se achacó que, la causa tras la aparición de la Mujer sin Rostro era el hecho de que el Teatro Waialae Drive-In estaba al lado de un cementerio. El gerente Albert Silva negó que los baños de su autocinema estuviesen embrujados, pero se dio cuenta luego de un tiempo que la historia ayudó al negocio.


En 1981, durante un programa de radio sobre los fantasmas en Hawaii, se recibió una llamada anónima, en la cual el radioescucha describió de un encuentro con la criatura sin rostro, pero él la describió como un ser con brillante cabello rojo.
Algunas historias la Mujina indican que este tipo de fantasma también ha sido visto en el Japón contemporáneo, a veces dentro de baños para mujeres; mientras que en Hawaii ha habido reportes (y rumores) de encuentros con este ser en dos restaurantes en Hilo, y en varios centros comerciales de la Isla de O'ahu.

4 comentarios:

  1. Ahhh, yo los conocí por un cuento de Elsa Bornemann... Ahí adapta lo del viejo mercader a un niño, y en ves de la linterna del vendedor, se encuentra con un campamento... Creo que le fue peor...

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante los relatos... no habia escuchado de los fantasmas sin rostros...
    Gracias...

    ResponderEliminar
  3. La primera historia me hiso recordar mucho a La Batalla Tanuki de la Era Heisei Pom Poko es muy genial esa película es muy genial esa película.

    ResponderEliminar